Complicado, pero no imposible

Selección Dinamarca

Cuando salió Perú e iba al grupo de Francia, Ricardo Gareca esbozó una sonrisa. Entiendo que era una de las selecciones que prefería no enfrentar pues hoy, el equipo galo es el que probablemente tenga a los mejores jugadores del planeta. Aún no llega a jugar tan bien en forma colectiva, es cierto; pero con tanto desequilibrio individual será complicado para cualquier selección superarla.

De todos modos, la lógica nos decía que el rival de Perú para pelear la clasificación a la otra fase, no era del bombo 1, sino del 3 y 4. Así que cualquier selección de los cabezas de serie igual sería complicada.

La cara de Gareca cambió cuando salió Dinamarca. Era de incredibilidad. Me imagino cuantas cosas pasaban por su cabeza. Lo primero debió de pensar en la mala suerte. Dinamarca y Suecia en teoría eran los más complicados del bombo 3.

Su rostro hubiese cambiando si en lugar de los daneses salía Irán, Túnez, Senegal o Costa Rica seguramente. Con Dinamarca en el mismo grupo de Perú y sin posibilidad que sea Serbia (solo pueden haber dos europeos por grupo), daba lo mismo cualquiera que le tocara en el bombo 4.

Creo que pasado algunos minutos, Gareca pensó mejor y se convenció que aún siendo Dinamarca el rival, tampoco es para morirse de miedo. El técnico sabe que será difícil, complicado, pero tampoco imposible y luego declaró a la prensa que le gustaba la serie.

DINAMARCA
En otras columnas me encargaré de desnudar tácticamente a cada una de las selección rivales, hoy solo me dedicaré a presentar a los daneses. Dinamarca que no se clasificó a la Eurocopa del 2016 al perder en el repechaje con Suecia, no tenía una buena selección para jugar la eliminatoria. En las tres primeras fechas, cosechaba dos derrotas, incluida 0-1 ante Montenegro de local y una victoria 1-0 ante la débil Armenia.

Pero como la eliminatoria europea dura dos años, tuvo tiempo de renovar al equipo con sangre nueva. Ingresaron Christensen y Poulsen con 20 años y Sisto con 21 (todos hoy tiene un año más). Eriksen siempre se quedaba solo en promesa. Al igual que Perú, daba la impresión que no les alcanzaría para clasificar.

Sin embargo, en la última parte de este año, Dinamarca sufrió un cambio para bien. Comenzaron a jugar mejor en conjunto y golearon de local 4-0 a Polonia y vencieron de visita 0-1 a Montenegro. Eriksen que se consolidó en el Tottenham, comenzó a brillar en la selección.

El mejor partido que vi a los daneses fue el último. Justamente ante Irlanda en Dublín a la que golearon 5-1 con tres goles de Eriksen que es un gran ejecutor de tiros libres.

LIGERA SUPERIORIDAD
Nunca quiero engañar con patriotismo así lo desee. Cuando escucho decir a los hinchas que Dinamarca es fácil, los excuso porque justamente son incondicionales, pero cuando los conductores, comunicadores y quizás periodistas dicen que el grupo es fácil, entiendo que saben muy poco de fútbol.

Dinamarca hoy no es una potencia, pero Perú tampoco. Si vemos los planteles, nos sacan ventaja. Eriksen es estrella en el Tottenham, luego no hay más. Pero la mayor parte de sus jugadores militan en clubes mucho más importantes que los nuestros: Poulsen (Leipzig), Kaejr (Sevilla), Christensen (Chelsea), Sisto (Celta), Durmisi (Betis), Jorgensen (Feyenoord), Vestergaard (B. Monchengladbach), Fischer (Mainz), etc.

La mayoría de ellos están acostumbrados a jugar torneos de jerarquía en Europa.

A FAVOR
Cuando Perú jugó en 1978 su primer partido ante Escocia estaba muy nervioso y solo se apaciguó después de los primeros 25 minutos. Me imagino que algo similar podría suceder.

Es cierto que el toque corto peruano puede complicar a Dinamarca y hasta Francia. Es un argumento válido.

Sin embargo, por los partidos ante Nueva Zelanda y frente a Colombia donde casi no hubo toque corto es difícil asegurar que Perú hará valer ese recurso. Creo que es mejor ir como víctima y no pensando que Dinamarca es pan comido. Estoy seguro que los europeos serán favoritos ante nosotros en las casas de apuestas.

Si Perú hace un buen partido y supera a los nórdicos hasta podría pasar primero como sucedió en Argentina 78’, cuando nos tocó la potencia Holanda.

Sin embargo, una derrota nos golpearía y el siguiente partido ante Francia podría ser una catástrofe.