Cómo está Argentina

Selección de Argentina - Lionel Messi

En el 2014 el técnico de la selección argentina Alejandro Sabella tuvo un gran problema en la ofensiva que fue maquillado con la obtención del segundo lugar del certamen. En el primer partido jugaba Messi con Agüero, en el ataque. Pero como ya se sabe, el jugador del Barcelona en realidad juega de libre. Es decir se mueve por todo el campo sin tener restricciones.

Cuando realizaba ese movimiento, dejaba en punta a Agüero y esa no era la idea de Sabella. El técnico pensaba que al poner juntos en una línea a Messi y Agüero, generarían toque corto como lo hace el Barcelona.

Pero la realidad era diferente. Pese a que Argentina terminó ganando el primer tiempo 1-0 (con autogol), el técnico Sabella se dio cuenta que no funcionaba su sistema ni su idea. Por ello, ingresó Higuaín comenzando la segunda etapa. Así pasaría a jugar con tres delanteros y cuando Messi abandone su posición inicial, se quedarían dos en el ataque.

Pero tanto Agüero como Higuaín querían jugar por el medio cada vez que Messi se retrasaba. Confiaban en los volantes Di María y Maxi Rodríguez para que jugasen como extremos.

Si bien ganó Argentina 2-1 a Bosnia, Sabella se dio cuenta que su sistema de 5-3-2, no funcionó. Había momentos que Messi, Higuaín y Agüero aparecían como centros delanteros, pero no jugaban entre ellos, sino que todos querían culminar la jugada.

HIGUAÍN
Los dos siguientes partidos, empezaron los tres de titulares, pero a Higuaín lo puso primero al medio y luego a la derecha. Porque una vez más, no había comunicación entre los delanteros. Pensé que era un problema de ubicación, pero cuando Tata Martino tomó la dirección de la selección, observé que el problema de entendimiento podía ser generado por otro factor.

Todos los técnicos de la selección argentina (salvo Maradona) armaban el equipo, buscando la comodidad de Messi, tal como sucedía en el Barcelona.

Hasta Neymar entendió eso. La estrella es Messi y el equipo juega para él. Pero en la selección el problema es que sus compañeros no entienden (o no quieren aceptar) este tema. Y es que Higuaín, Agüero o Di María no se sienten menos que él. Pues todos son estrellas en sus respectivas ligas.

Todos quieren terminar la jugada y no depender del astro del Barza. Quizás sea un problema de ego, pero que perjudica a Argentina, pues con tan brillantes jugadores, no funciona el colectivo.

BAUZA
Luego de Martino, llegó Edgardo Bauza. Creo que se dio cuenta de ello y por eso en su primera convocatoria, no llamó a Higuaín y Agüero. Prefirió confiar en Pratto, Lamela o Alario. Más allá de la victoria 1-0 ante Uruguay y el 2-2 con Venezuela, el equipo no respondió. Así que para los partidos ante Perú y Paraguay volvió a convocar y hacerlos jugar de titular a Higuaín y Agüero.

A este último lo puso de enganche. Es decir para ser “alimentador” de los atacantes.

Otra vez no volvió a funcionar el colectivo y para desgracia de Bauza, los resultados fueron malos.

SAMPAOLI
Desde su primer partido ante Brasil (amistoso), Jorge Sampaoli tiene la idea de jugar con tres defensores y dos laterales volantes. Dos mediocampistas de contención y dos de enganche y un delantero.

Sampaoli creyó encontrar la solución para la ubicación de Messi (que es el que genera todo el problema en realidad). Con Brasil puso a Higuaín como centro delantero, Pero Messi nunca jugó con él. Así que para la convocatoria como lo hizo Bauza prescindió del delantero de Juventus. Llamó a Icardi con la idea que sea más disciplinado tácticamente y en lugar de Agüero, ubicó a Dybala para que sea el socio de Messi detrás del punta.

DESORDEN
Cuando Messi bajaba al mediocampo en el Barza, se encontraba con Iniesta y Xavi, cuando Lionel retrocede en la selección, se encuentra con Pizarro y Biglia. Hay una enorme diferencia. Ninguno puede tocar en corto con él.

Pero el desorden se genera arriba. Messi no entiende que si hay alguien delante de él, debe habilitarlo. Lionel quiere terminar la acción o que lo habiliten como sucede en el Barcelona. Por eso, Pratto o Icardi no tuvieron protagonismo. Y ponerlo casi en la misma posición a Dybala tampoco fue solución.

El tema es que Sampaoli es muy táctico y Messi no entiende mucho de eso. Él juega de “libre” empezando como centro atacante. Esta es la razón por la cual, pese a tener extraordinarios jugadores, Argentina no funciona en el colectivo.

Reacciones