Cautelando los intereses de la gran industria

Desde hace muchos años el Perú tiene una Política de Medicamentos uno de cuyos objetivos es facilitar el acceso a los medicamentos que la población necesita. Para eso se requiere establecer medidas que eviten el abuso monopólico, promuevan la competencia y se tengan precios razonables para los medicamentos. Los genéricos son una alternativa válida y legítima para promover la competencia en el mercado farmacéutico y de hecho, están en el mercado, también desde hace muchos años.

Últimamente, la gran industria farmacéutica está utilizando algunos mecanismos legales para limitar la competencia en ciertos submercados farmacéuticos. Ya lo ha hecho en el caso de un producto biológico para el tratamiento del cáncer. Y ahora lo está haciendo para un producto de síntesis química, también para el cáncer. Este último es el caso del bortezomid, usado para el tratamiento de mieloma múltiple, un tipo de cáncer sanguíneo. Nunca ha tenido patente en el Perú y la patente otorgada en Estados Unidos ha vencido en octubre del 2014.

La compañía Johnson y Johnson ha solicitado una medida cautelar contra cualquier otro producto que se reclame como similar a su producto original. Y el argumento es que el Ministerio de Salud –DIGEMID no han establecido los criterios y otras condiciones para definir la similaridad e intercambiabilidad de los medicamentos. En este sentido, la DIGEMID estaría incurriendo en incumplimiento de sus funciones, lo que es bastante criticable y que seguramente ha sido la idea para que, a pedido de la compañía estadounidense, cancele el registro del genérico competidor.

Se entiende que no es sencillo formular una norma que defina los criterios, condiciones, principios, etc. para declarar que un medicamento es intercambiable por otro. Pero antes del concepto de intercambiabilidad, están las Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) que la DIGEMID vigila que se cumplan en los productores de medicamentos. Las BPM son la regla de oro para asegurar la calidad de un medicamento y que consecuentemente lo podría hacer intercambiable con otro.

Tenemos en el mercado muchísimos productos genéricos como elbortezomid; salvando vidas y aliviando el dolor. Si la solicitud de Johnson y Johnson se extendiera a todos los casos de medicamentos genéricos, nos quedaríamos sin ellos. Es decir, sin competencia; un escenario apetecido por la gran industria farmacéutica.

Reacciones