Caminar derecho

Esta semana, una vez más, quedó en evidencia que el fujimorismo no puede caminar derecho. Después que, desde Brasil, se confirmara las anotaciones de Marcelo Odebrecht sobre los aportes que dio a Keiko en la campaña del 2011, las respuestas del fujimorismo fueron cambiando de tono.

Los primeros en pronunciarse fueron Héctor Becerril y Rolando Reátegui, quienes rechazaron categóricamente cualquier posibilidad que su lideresa haya recibido dinero de Odebrecht y no tuvieron reparos en pedir a la Fiscalía que se rectifique y deje de lado cualquier posibilidad de investigar.

Luego fue el turno de Keiko, quien vía Twitter volvió a descartar la recepción de aportes de Odebrecht. Sin embargo, una vez que desde Brasil se confirmó la existencia de las anotaciones, el discurso fue cambiando.

La siempre temperamental Martha Chávez dio muestras de que algo distinto pasaba, cuando al defender a Keiko, dijo que si hubiera recibido dinero de Odebrecht, ello no constituye un delito. De la negativa total pasaron a considerar la posibilidad que sí pudo haber recibido dinero.

Después de eso Keiko no volvió a escribir en su cuenta de Twitter y en el fujimorismo no saben si es que su excandidata sigue en el Perú o está en el extranjero. ¿Habrá fugado?.

Miguel Torres ya no salió con el ímpetu inicial y ensayó una nueva versión al decir que “quizás haya sido un intento de Odebrecht de querer dar algún aporte a la campaña de Keiko”.

El fujimorismo sabe que pronto llegará del Brasil el documento de la anotación de Odebrecht y ha entrado en pánico. La bronca entre Keiko y Kenji ya quedó a un lado. Si la hija del reo cae, puede caer el resto. Se avizora la prisión preventiva y eso no es juego.

Reacciones