¡Baja, baja PPK!

Hace un año y medio, con el 50.12% del electorado, PPK ganó a Keiko Fujimori en un reñida segunda vuelta. El fujimorismo con todos sus males no pudo instalarse nuevamente. Pudo más la lucha contra la corrupción de todos los peruanos que los intentos fallidos de “La China” por llegar al poder.

Ahora, 18 meses después, el gobierno de PPK ha presentado una serie de dificultades producto de sus decisiones como actual presidente y como ministro de Economía y Finanzas durante en el gobierno de Toledo.

El descontento de la población ha subido, a tal punto de estar al borde de la vacancia. El 75% de peruanos, lo rechaza. Hasta Kenji le gana en aprobación, tiene 36%.

PPK debió haber estado sudando frío, y no era para menos, porque su vacancia hubiera traído consigo la pérdida de su inmunidad presidencial. Por eso, se alió con “el diablo”. Le dio la espalda a millones de peruanos un 24 de diciembre indultando al dictador y asesino Alberto Fujimori.

El pueblo se ha levantado ante tal traición, se han dado cuatro marchas, de las cuales la del 11 de enero fue la más grande. No solo en Lima, sino también en provincias y en el extranjero marcharon contra indulto, de manera espontánea.

Trataron de amedrentarlos. En todas las marchas, los policías han golpeado y lanzado bombas lacrimógenas, como si se tratara de delincuentes prontuariados, pero eso no ha frenado la lucha y como prueba está que cada vez más gente se une a la causa.

Luchan en contra del indulto, pero su razón principal es luchar contra la corrupción. Los ciudadanos están cansados de que les mientan y que los engañen. Cada vez hay menos gente que se conforma con el político, que “roba, pero hace obra”, con el que contrata empleados fantasmas y con el que cobra su “porción” por asignar concesiones millonarias.

No nos quedemos con una fracción del pueblo que lucha, apoyemos el progreso del país y sobre todo saquemos del poder a quienes nos hacen tanto daño.