Audios que acusan a Keiko

El piloto de aviación peruano Jesús F. Vásquez, quien reside en los Estados Unidos, ha dicho a nuestro diario que se ratificará en su denuncia de que Joaquín Ramírez, quien era entonces secretario general de Fuerza Popular, le aseguró que Keiko Fujimori le había entregado 15 millones de dólares para que los lavara invirtiendo en sus negocios de grifos.

Cuando difundió esa información el año pasado, Vásquez fue atacado por el fujimorismo, que lo calificó de mentiroso y delincuente. José Chlimper, el empresario que es socio de Keiko en negocios agrícolas, llegó a contratar con Panamericana Televisión la transmisión de un audio adulterado, que mostraba al piloto como un farsante.

Un personaje que se identificó como Orlando López y se dijo jefe de campaña de la candidata fujimorista le envió un mensaje en el que le decía que todos tenemos hijos y debemos cuidarlos. Una amenaza mortal.

Ya en ese momento, el aviador precisó que su conversación era parte de una serie de diálogos con Ramírez, que la DEA (Agencia Antidrogas de los Estados Unidos) había grabado, porque estaba investigando a Ramírez. Desde entonces, el piloto propone que la Fiscalía peruana pida a la DEA los audios respectivos.

El caso del aviador peruano revela los métodos del fujimorato, y también lo peligroso de su peso político. Un ejemplo lo ofrece la fiscal Sara Vidal, quien mandó el proceso al archivo.

En la entrevista con Jesús P. Vásquez que nuestro diario publicó ayer, se precisa que la fiscal superior Luz Peralta revisó el caso que la fiscal Vidal había archivado y encontró que el interrogatorio que enfrentó el aviador fue insuficiente, superficial y sin motivación. Vásquez respondió:   

—Hablé telefónicamente con la doctora Sara Vidal cuando recién tomó el caso hace un tiempo. Me manifestó que iba a viajar a Miami para tomarme una ampliación y ratificación de mi manifestación y que también traería un pedido para que la DEA le entregue copia de la grabación que hice a Joaquín Ramírez; pero extrañamente, después, ya no me contestaba el teléfono.

Lo que está en juego es muy importante. Si se prueba que hubo el lavado de los 15 millones de dólares, se deberá investigar el origen de esa fortuna. Si fuera lícita no requería lavado. La DEA debería colaborar entregando los audios que acusan a Keiko y a Ramírez. La red de droga y política no solo preocupa al Perú.