Año Viejo… Año Nuevo

Celebración de año nuevo

Es muy frecuente escuchar a los amigos cuando va terminando un año y se avecina un año nuevo, realizar una serie de promesas y metas para el próximo año como el de dejar de fumar, bajar de peso, sacar la tesis de la maestría y un montón de etcéteras.

Debemos siempre dar las gracias a Dios por la oportunidad de estar vivos, todos los ritos que se realizan por lo general, van dirigidos hacia la persona que los realiza sin pensar en el prójimo o en sus familiares y cómo podemos ver van dirigidos a obtener algún bien material como amor, dinero, viajes o un estatus superior como un ascenso en el trabajo, etc.

Así como la Navidad es la fiesta de la Unión Familiar, el Año Nuevo es la celebración de la esperanza, pero esta debe de orientarse a agradecer al Altísimo por darnos la oportunidad de estar vivos para poder celebrarlo y lo que se debe de pedir es salud y no para el que lo pide sino para todos los que lo rodean.

Supuesta y erróneamente las personas piensan que el Año Nuevo es una celebración de las personas jóvenes como si solo los jóvenes tuvieran la ocasión de celebrar; el Año Nuevo es la celebración de todas las edadesy los adultos mayores, generalmente discriminados en estas fechas, son personas que pueden y podrían celebrar el Año Nuevo con la misma intensidad y pasión que la de los jóvenes, obviamente dependiendo su estado funcional o grado de independencia.

Mi recomendación es que no discriminemos a los adultos mayores durante estas celebraciones, que los invitemos a nuestras fiestas, almuerzos, cenas y chocolatadas con panetón que se celebran desde principios del mes en los colegios, clubes y asociaciones en donde participan las personas de todas las edades, y si ya está con algún grado de dependencia incluirlos en las celebraciones, darles compañía y no dejarlos solos en sus habitaciones predispuestos a tener sentimientos de soledad y tristeza, donde los recuerdos y sentimientos se tornan más fuertes, por la ausencia de quien ya no está a su lado; es favorable que el adulto mayor participe de acuerdo a sus capacidades, integremos a los adultos mayores en actividades tan cotidianas para disfrutar, sin importar la edad, y continuar con la tradición de estas fechas llenas de alegría y cariño, las reuniones familiares, comidas, amigos, regalos e ilusión.

Creo que el mejor regalo que podemos entregar este año a nuestros padres o abuelos es un amor, sonrisas, tolerancia, comprensión, abrazos y por último tiempo de nuestros tiempos que refuercen la confianza y otorguen tranquilidad.

TEMAS PENDIENTES
Esperamos que el Gobierno peruano de una vez por todas firme los acuerdos tomados en la “convención interamericana sobre la protección de los derechos humanos de las personas mayores” propuesta por la Organización de los Estados Americanos en Junio del 2015 y que nuestro país fue uno de los pocos que la ha suscrito pero aún no ha firmado (pese a que fue un compromiso pre electoral del actual presidente de la República Pedro Pablo Kuczynski cuando era candidato presidencial).

Estamos a la espera de “La Ley del Enfermo con demencia y demencia tipo Alzheimer”, que beneficiaría a miles de pacientes con esa terrible enfermedad y sobre todo a su familia, pues el Estado les daría el soporte que se requiere siendo una enfermedad incurable y progresiva, devastadora en donde no solo se enferma el enfermo que la padece sino toda la familia.

Continuamos en la espera del fármaco para que cure o detenga el curso de la Enfermedad de Alzheimer.

Esperamos se continúe investigando sobre algunas vacunas contra una serie de cánceres y enfermedades como el Alzheimer que continúa en investigación. Quizá el nuevo año nos traiga novedades en favor de nuestros adultos mayores.