Amenaza judicial

Mañana lunes el abogado Juan José Quispe del Instituto de Defensa Legal (IDL) pedirá la nulidad de la sentencia que el 25° Juzgado Civil de Lima emitió contra el director del diario UNO, César Lévano, y el periodista Javier Soto por una denuncia interpuesta por la exintegrante del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), Luz Marina Guzmán.

El caso data de diciembre del año 2010 cuando Javier Soto publicó una nota en el entonces diario La Primera denunciando que Guzmán había presentado padrones con firmas falsas para avalar su candidatura como representante del Colegio de Enfermeras ante el CNM.

La sentencia, que fue emitida en marzo del 2016, establece que Lévano y Soto deben pagar una reparación civil de 50 mil soles a la denunciante, pero, según el abogado Quispe esta resolución debe anularse porque es falso que el periódico haya negado a Luz Marina Guzmán el derecho a rectificar la información publicada. El documento aclaratorio y la prueba de que la rectificación se publicó está en el expediente judicial.

La sentencia debe anularse además porque el debido proceso y el derecho a la defensa fueron violados ya que ninguno de los acusados fueron debidamente notificados en sus domicilios tal y como lo señalan las leyes y la Constitución.

Otra de las razones que abonan a la nulidad es que en la resolución se da a entender que la publicación de La Primera se hizo después del archivamiento de la denuncia que Guzmán tenía en la fiscalía por este tema, lo cual hubiera sido grave y negligente, pero, esto es falso ya que la nota periodística fue publicada en el 2010 y la denuncia de la fiscalía fue archivada en el 2012.

Otro cuestionamiento que Quispe hace a la sentencia es el criterio utilizado para determinar el perjuicio que justifica el pedido de la reparación civil. Según el abogado inicialmente se pidieron 5 millones de soles de reparación y luego 50 mil soles, pero, en la resolución no se establece de manera clara cuál es el perjuicio causado a la denunciante.

Para el abogado, los argumentos son ambiguos y en el documento no se acredita si debido a la publicación a la entonces magistrada la cambiaron de puesto o la restituyeron en su cargo. Esperemos a ver cómo se pronuncia la sala frente al pedido hecho.

Según Quispe la sentencia contiene muchos hechos falsos y, de ser declarada nula, en dos meses, una sala superior deberá ver el caso y luego que los denunciados sean correctamente notificados recién podrán presentar sus argumentos para desvirtuar las imputaciones que les hacen.

Reacciones