Alzas de tarifas benefician a las transnacionales

Con el supuesto objetivo de alcanzar la máxima eficiencia en el servicio público de electricidad, el sistema tarifario vigente para la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica está originando el alza de las tarifas eléctricas, beneficiando a las trasnacionales que controlan el monopolio de la distribución eléctrica en perjuicio directo de los usuarios finales. Reconocidos analistas han criticado duramente las distorsiones económicas en el sector eléctrico y cuestionan el aumento de la tarifa eléctrica en 19.2% para usuarios residenciales en el año 2015; incluso el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) ha hecho público su total desacuerdo y ha cuestionado el aumento de la tarifa.

A pesar de estos ingresos extraordinarios, las empresas Luz del Sur S.A.A. y TECSUR S.A. (ambas de propiedad de la transnacional Sempra con sede en San Diego USA) siguen aplicando prácticas anticuadas en la negociación colectiva para dilatar los acuerdos e inclusive Tecsur le ha puesto un tope a los aumentos con la artimaña de negociar primero con los no sindicalizados a través de “seudos” representantes.

Caso sui géneris es el de Luz del Sur, la empresa distribuidora líder del sector, que en los últimos cinco años ha obtenido una rentabilidad anual del orden de 22.34% para el año 2012, 20.73% para el año 2013, 23.33% para el año 2014 y 21.17 a junio 2015. Sin embargo, la Comisión Negociadora de la empresa no ofrece un aumento decoroso a sus trabajadores.

A pesar de que la principal ejecutiva de SEMPRA, envió una carta a los trabajadores, agradeciéndoles por su aporte para conseguir los buenos resultados económicos de la empresa, en la Negociación Colectiva sus representantes solo ofrecen diminutos montos como incrementos remunerativos.

En dicha carta, la ejecutiva señaló que lo más importante no es el resultado económico, sino la responsabilidad social y el bienestar de la comunidad. Entonces, nos preguntamos, ¿de qué bienestar se habla, si los usuarios tenemos que pagar más?. ¿De qué responsabilidad social se habla, si las remuneraciones de sus trabajadores cada vez tienen menor poder adquisitivo y las subsidiarias pretenden limitar antes y durante la negociación colectiva?.

Al parecer los ejecutivos de Luz del Sur y Tecsur aún no han entendido el concepto de responsabilidad social y siguen pensando que el trabajador es un costo y no la parte más importante del servicio eléctrico. Esta incoherencia, entre lo que pregona SEMPRA y lo que hace Luz del Sur S.A.A. y Tecsur S.A., está obligando a las organizaciones sindicales a adoptar las medidas de presión que la ley les franquea.