Aliba-jueza y los 56 ladrones

No me cansaré de repetir que “aquí solo falta que llueva para arriba”, titular de la desaparecida revista Oiga. De niño cuando leí (o me leyeron) el cuento con el que juego para titular esta columna, me pareció exagerado el número de ladrones ¡cuarenta!, y aun ahora después de años también me parece de enorme crueldad el castigo a los ladrones que se esconden en tinajas para entrar en casa de Alí Babá y castigarlo por haberles robado ya que conoció las palabras mágicas para entrar a la cueva donde escondían su botín (¡ladrón que roba a ladrón!).

Sin embargo la esclava al servicio de Alí Babá descubre la estrategia de los ladrones y llena las tinajas con aceite hirviendo y bueno, por cierto, ningún de los ladrones sobrevive. Pues bien esta semana no ha llovido para arriba…todavía, pero casi.

La protagonista del reciente desbarre es una jueza que decide liberar a cincuenta y tres ladrones y dejar detenidos a tres. Días atrás, los cincuenta y seis entraron a un domicilio, sin permiso vale aclarar.

Lo hicieron violentado cerraduras y a punta de amenazas hicieron que los propietarios huyeran por los techos a refugiarse en la solidaridad de los vecinos mientras los forajidos destrozaban todo lo que encontraban a su paso. Los vimos en vivo y en directo.

A uno de ellos se le ocurrió hacer un brindis mostrando por la ventana una copa con vino. La policía no tuvo que entrar a sacarlos, solo esperó que salieran y los tomó presos.

Luego, siguiendo el trámite normal pasaron a la fiscalía y después ya acusados formalmente, fueron entregados a la jueza protagonista, la que como sabemos ordenó liberarlos.

Las reacciones contra la decisión de esta jueza no han sido de tanta indignación como yo esperaba. Solo una que otra voz altisonante y eso sí, una rápida reacción del Poder Judicial disponiendo su expectoración (o separación) del cargo que ocupaba.

Sin embargo nada se dice sobre lo que pasará con los cincuenta y tres liberados ¿los volverán a capturar? ¿los indemnizaran por detención arbitraria? Quizás algún colectivo de justicia popular decida meterlos en tinajas y…Sinceramente espero que no se llegue a esos extremos y sin embargo ya la modalidad de robo en mancha está inaugurada.