Ají de gallina

Cuando éramos adolescentes, uno de los mayores traumas de nuestra generación era que Alianza Lima no podía campeonar. Las burlas de los hinchas de la “U” eran constantes, al punto que los aliancistas más pequeños adquirían traumas, producto del bullying crema en los colegios. En cada clásico no era raro ver a un tipo de la Trinchera Norte vestido de quinceañera y bailando el clásico vals. “Quinceañera” era la frase más ofensiva. Todo esto causaba impotencia a mi hermano Guillermo y a mis vecinos de Lince, con quienes parapetábamos en la tribuna Sur. Solamente nos consolábamos en las noches escuchando a Littman Gallo “Gallito” y su Deportegrama, “que pena me da mirarte cuando te miro”.

En las últimas horas, el administrador temporal de la “U”, Carlos Moreno, solicitó una sanción al arquero y campeón aliancista Leao Butrón, por “ofender” a los hinchas cremas durante las celebraciones del título.

Butrón pidió disculpas por su polo alusivo a una “gallina” pero muy difícilmente nuestros clásicos rivales nos dejarían de tildar “cagones” si el título fuese de ellos. Siempre va a ser complicado determinar si lo de Butrón es ofensivo o no y más aún para una hinchada como la crema.

En honor a la verdad, la hinchada blanquiazul no es la más pacífica pero el lenguaje que utilizan los hinchas cremas es más que ofensivo.La administración de la “U” habla que Alianza fomenta la violencia pero no recuerdo algún incidente o muertos fuera o dentro del estadio de Matute. ¿Pueden ellos decir lo mismo del Monumental Gremco? Ni el Estadio Nacional se salvó. Tampoco recuerdo que la hinchada blanquiazul haya quemado algún bus. ¿Hace 26 años no pasó eso en Odriozola? Los vecinos de Ate no son los más entusiastas en tener al estadio en su jurisdicción. No conozco un victoriano que se queje de tener al Alejando Villanueva en su seno. Alianza Lima es identidad y tradición. Hablar de La Victoria es hablar de Alianza. ¿Lo mismo podrá decir Ate o Breña? En Alianza se vive y se muere, se sufre y se goza; aunque muchos se piquen, esta vez nos tocó gozar. ¡Arriba Alianza!.