AG en su laberinto

Alan García Pérez

Una noticia ha remecido la llamada “Casa del Pueblo” de la avenida Alfonso Ugarte; el fiscal José Antonio Castellanos ha decidido investigar, de manera preliminar, al expresidente Alan García, actual líder del Partido Aprista Peruano (APRA), por el presunto delito de lavado de activos; dicha investigación se hará en el marco de la “Ley contra el Crimen Organizado” (Ley 30077). Al igual que sus aliados fujimoristas, el aprismo es quien ahora siente que pasa por sus peores días.

Hay que recordar que no es la primera vez que al señor Alan García lo acusan. Después de su primer gobierno (1985-1990), fueron varias las acusaciones que cayeron sobre él, aunque desde el exterior siempre dijo que eran falsas acusaciones que le hacía la dictadura fujimorista para evitar su regreso al Perú.

García nunca se sometió a la justicia peruana y el año 2001 la Corte Suprema de Justicia del Perú declaró prescritos los supuestos delitos de enriquecimiento ilícito y soborno que se le atribuían. Gracias a esta prescripción, que recordemos no es lo mismo que inocencia, García pudo regresar al país y volver a ser candidato presidencial ese mismo año, aunque finalmente perdió la segunda vuelta al enfrentar a Alejandro Toledo.

A pesar de todo, García llegó a ser presidente nuevamente el año 2006 cuando le ganó la segunda vuelta a Ollanta Humala. Su gobierno fue hasta el año 2011. Posterior a éste, y ya siendo Ollanta Humala presidente, en el Congreso de la República se conformó la llamada “Megacomisión” presidida por el entonces congresista Sergio Tejada y que tuvo como objetivo investigar los presuntos actos de corrupción acontecidos durante el segundo gobierno de García.

MEGACOMISIÓN
La Megacomisión encontró diversas irregularidades y recomendó diversas denuncias; entre estas estaba el informe sobre los colegios emblemáticos que recomendó denunciar constitucionalmente a los exministros José Antonio Chang Escobedo (Educación), Yehude Simon (PCM) y Pedro Sánchez (Energía y Minas) por haber firmado un Decreto de Urgencia que no respondió a una situación de emergencia y que permitió adjudicar construcciones a empresas sin que pasen por concurso público. Otros casos conocidos fueron los referidos a “Agua para Todos” o los llamados “Narcoindultos”; en los respectivos informes se daban recomendaciones parecidas a la del caso de los colegios emblemáticos y en ellas había diversos ex funcionarios públicos con carnet del APRA.

En el caso del señor García, la Megacomisión lo citó en varias ocasiones lo que no impidió que en mayo del 2012, el expresidente presentó una Acción de Amparo ante el Poder Judicial mediante la cual alegaba que se violó su derecho al Debido Proceso así como su derecho a la defensa. Como consecuencia de aquello, en septiembre del 2013 se emitió un fallo que anuló lo actuado por la Megacomisión desde el 8 de marzo de 2013. Dicho fallo fue ratificado por otra instancia del Poder Judicial y se le ordenó a la Megacomisión anular todo lo actuado en cuanto al expresidente Alan García se refería. ​Nuevamente García salía libre de cualquier acusación sin necesariamente haber demostrado su inocencia.

La actual acusación contra García lo involucra junto a otras 30 personas. Según lo que se ha dado a conocer, García sería el presunto líder de una organización criminal que cometió delitos como el lavado de activos con fondos obtenidos a través de diversos sobornos hechos a funcionarios públicos. Entre los implicados en esta presunta organización están Hernán Garrido Lecca, Miguel Facundo Chinguel, Aurelio Pastor, José Antonio Chang, Luis Nava y hasta la exesposa de García, la señora Pilar Nores.

Uno de los elementos que podría evidenciar los sobornos que se habrían dado durante el segundo gobierno de García es que el Director Superintendente de Odebrecht en Perú, Jorge Simoes Barata, fue recibido al menos 16 veces en Palacio de Gobierno, habiéndose reunido al menos en 12 de ellas con el mismo García. El fiscal Castellanos indicó que habría existido una conexión entre los integrantes de la presunta organización criminal que lidera Alan García con las actividades de Odebrecht.

Reacciones