Contáctanos

Especial

Brasil: Una elección decisiva

Publicado

en

Luiz Inacio Lula da Silva

Con el líder del Partido de los Trabajadores en prisión, un candidato designado para salvaguardar la imagen del ex líder sindical, un postulante conservador y radical y dos elementos más que se disputan los votos que se pierden arriba pintan el escenario para lo que puede ser un proceso parteaguas tras el escándalo Lava Jato.

Muchas veces los cientistas sociales que coqueteamos con el ámbito periodístico solemos utilizar palabras rimbombantes para clasificar una situación que se avecina. Decisiva, trascendental, parteaguas: toda esa carga valorativa, alguna vez exagerada por el minuto a minuto de la repercusión, tendrá sentido concreto para la próxima elección presidencial en Brasil.

Ahora sí no erraremos el diagnóstico: suceda lo que suceda, aquel país mutará aún más de lo que viene cambiando su propia piel, al menos desde el inicio de las movilizaciones callejeras que condujeron al impeachment sin crimen de responsabilidad que desembocó en la salida de Dilma Rousseff del Palacio Planalto, en un clarísimo –más evidente a medida que pasa el tiempo– golpe institucional.

LOS CANDIDATOS

Primero lo primero: Jair Bolsonaro, que encabeza las encuestas –Datafolha, Ibope, CNT/MDA– con un discurso cada vez más corrido a la derecha, es el resultado visible del proceso de creciente deterioro de la política que vivió el gigante continental. Bolsonaro es el heredero de un Lava Jato desordenado, irregular, apartado del Estado de Derecho y las instituciones que de él deberían emanar.

Pero a su vez representa, para un sector de la población que ya descree de las promesas de progreso, la idea de orden, también presente en la bandera del país. Orden de derecha, pero orden al fin para una parte del electorado.

No solo Bolsonaro se ve en la segunda vuelta: el propio Doria, del PSDB (partido socialdemócrata), manifestó para enojo de algunas líneas internas de su partido que pronostica al acuchillado en Juiz Da Fora compitiendo en el ballotage.

Segundo, el segundo: Fernando Haddad parece consolidarse, de acuerdo a las últimas encuestas, como la alternativa al crecimiento de Bolsonaro. De hecho acompaña la misma curva, subiendo parejo con el ultraderechista, mientras se desmorona la histórica promesa Marina Silva, que en su momento fuera asesorada por el ecuatoriano Jaime Durán Barba.

HADDAD, POR LULA

Haddad sube porque promete el progreso que Lula, detenido en Curitiba, ya mostró posible durante sus dos presidencias, aquel que anhelan millones de brasileños y brasileñas hoy, nostálgicos de un pasado que parecía presente para siempre.

El desafío del PT (Partido de los Trabajadores) es bajar a Haddad del pedestal de la academia –Doctor en Filosofía y autor de múltiples libros– para llevarlo a las calles nordestinas, allí donde ruge el clamor por otro gobierno trablahista, y a los sets de televisión.

Mudar su piel, de los papers a los spots, es algo para lo que está trabajando día y noche un equipo de comunicación encabezado por la joven promesa Otavio Antunes, con el siempre influyente Ricardo Stuckert a cargo de la fotografía.

LOS OTROS

Más abajo en las siempre falibles encuestas, Ciro Gomes, a quien Haddad inteligentemente ya le ofrece públicamente espacio en un hipotético gobierno suyo; la propia Marina; y el candidato de la tradicional derecha, Alckmin, que cae a medida que Bolsonaro sube. Como se ve, una elección irregular –un candidato preso y luego inhabilitado, otro acuchillado– que comienza a mostrar algunas variables lógicas de seguimiento recién tras varias semanas.

El voto femenino (52 por ciento del padrón) podría llegar a ser el muro de contención lógico a la misoginia del candidato ultraderechista: un grupo de Facebook llamado “Mujeres contra Bolsonaro” logró 2 millones de adhesiones en poco tiempo, dibujando una perspectiva que podría tener repercusiones directas en las urnas.

Sería una buena noticia dentro del derrumbe general –institucional, político, económico– que vive Brasil. Como se ve y sin exagerar, una elección decisiva.

 

Juan Manuel Karg
Politólogo. Magíster en Estudios Sociales Latinoamericanos UBA.

 

Seguir leyendo
Anuncio

Especial

Elecciones en EE.UU.: ¿Cultura política o “cultura del dinero”?

Publicado

en

Donald Trump

Muchos entre los autoproclamados periodistas progresistas y analistas en el mundo hacen hincapié en la riqueza de los candidatos, en los millones de dólares necesarios para ser elegidos, en los ingresos adicionales del candidato y congresista elegido provenientes de los grupos de presión (“lobbies”), en la corrupción y en la feroz rivalidad bipartidista.

Sin embargo, casi todo el mundo lo sabe, incluso en Estados Unidos. En este último caso, por ejemplo, durante las elecciones presidenciales, la concurrencia de los electores habilitados apenas alcanzó entre el 50% y el 52%.

Aun teniendo en cuenta el número récord de votantes durante las elecciones de mitad de mandato de 2018, la abstención es aproximadamente del 50% de los votantes habilitados para hacerlo.

¿Por qué sería perjudicial fomentar la noción de que los candidatos estén nadando en millones de dólares, envueltos en corrupción y en el descrédito de las disputas intestinas del partido, para la gente que se preocupa por ello?

Haciendo énfasis en estos aspectos, las principales características del sistema político estadounidense (tan importantes que constituyen una parte fundamental de su cultura política) están encubiertas. Por cultura política me refiero al pensamiento, la perspectiva y las actividades, en este caso, del sistema político, tal como es aplicado y propagado por las élites gobernantes.

Marcha protesta en Estados Unidos

¿Cuáles características de la cultura política estadounidense deberían conocerse?

1. En cuanto al dinero, mientras más sutil es la publicidad a través de los medios de comunicación, esta es mucho más importante. Por ejemplo, la reciente campaña electoral de mitad de mandato y los resultados son presentados por la élite de los medios en el Norte, y en muchos casos son reproducidos en el Sur, como una batalla del bien contra el mal, representado por Trump.

Sin embargo, ¿cómo surge el “trumpismo”? Hasta marzo de 2016, los medios de comunicación corporativos (especialmente la CNN en inglés), bajo el pretexto de realizar reportajes, entrevistas y paneles interminables donde se presentan panelistas pro-Trump, ya había ofrecido al “ilustre viejo partido republicano” (GOP) de Trump, una venta estratégica de 2 000 millones de dólares en medios gratuitos.

Esto significaba más “anuncios” gratuitos que todos los demás candidatos del Partido Demócrata y del GOP combinados. Al final de la campaña para las elecciones generales presidenciales de 2016, los medios corporativos habían proporcionado un total de 5 000 millones de dólares en visibilidad gratuita a Trump.

En ese momento era imposible mirar CNN en inglés sin escuchar el nombre de “Trump”. Por tanto, este medio elitista creó a Trump, y en ese proceso aumentó el número de anuncios empresariales destinados a CNN en inglés, así como las tarifas de dichos anuncios.

Portada Time

“Se vende. 2,500 millones de dólares”. Excelente portada sobre lo que cuesta ser inquilino de la Casa Bklanca

2. El sistema bipartidista y el “menor de dos males” están arraigados en la conciencia de muchos estadounidenses y de muchos en Occidente y en el Sur, como, por ejemplo, en América Latina, inundada con esta característica de la cultura política estadounidense. Todos los medios corporativos estadounidenses están unidos en la actual cacofonía diaria para presentar un ala del sistema bipartidista como la “izquierda” (el Partido Demócrata) y la otra como la “derecha” (el Partido Republicano). No son pocos los periodistas y analistas que sucumben ante esto.

3. El fetichismo electoral es un distintivo de la cultura política estadounidense oficial. Estamos abrumados por una “campaña electoral permanente”, impuesta por medios virtuales internacionales.

Tan solo para dar el ejemplo más reciente de las elecciones de mitad de mandato, es de dominio público que la campaña política de verano y de otoño de 2018, y las campañas de la televisión durante la noche y los días siguientes a los resultados —todo ello combinado y acumulado—, son consideradas tan solo como un ejercicio de precalentamiento y como un primer paso hacia las elecciones presidenciales de 2020. El principal efecto secundario de esto no significa tan solo estar abrumados y aburridos.

El resultado de este fetiche es que las acciones cotidianas progresistas anti statu quo (no el autoproclamado “progresismo” democrático) impulsadas por la gente en las calles, lugares de trabajo e instituciones educativas, son sustancialmente debilitadas o virtualmente asfixiadas.

Si no es así, los medios corporativos cooptan muy hábilmente muchas de estas actividades populares en forma de propaganda electoral. Esto es facilitado en algunos casos cuando estas acciones —consciente o inconscientemente— están diseñadas para el consumo electoral.

4. Como resultado directo de tal situación, se desprende la cuarta característica de la cultura política estadounidense: la cooptación. El poderoso papel de los medios de comunicación, cultivar la ingenuidad y a la vez lucrar con ella, es un veneno que nunca debe subestimarse.

Hay muchos ejemplos de cómo los movimientos revolucionarios o progresistas en Estados Unidos son cooptados en el callejón sin salida del sistema bipartidista. Sin embargo, tomemos uno de los casos más recientes.

Tras la masacre en la escuela secundaria de Marjory Stoneman Douglas, en Parkland, Florida, los estudiantes inspiraron heroicamente a la mayoría de los estadounidenses, muchos de los cuales se unieron masivamente en las calles, y en manifestaciones y en huelgas en las escuelas, para exigir acciones en materia del “control de armas”.

Sin embargo, aun cuando era real en la base, el movimiento estudiantil multifacético fue cooptado simultáneamente desde la acción de masas hacia la política electoral por el Partido Demócrata, en las elecciones de mitad de mandato.

Adicionalmente, la cuestión de las masacres es mucho más profunda que el “sentido común de las leyes que regulan las armas de fuego”. La masacre de Thousand Oaks, California, el 8 de noviembre de 2018, no es la primera ejecutada por un exmiembro de las fuerzas armadas.

Eso indica una vez más que, desde la Segunda Guerra Mundial, las masacres domésticas están vinculadas a la agresión estadounidense y a las masacres en todo el mundo. Los tiradores masivos de EE.UU. son desproporcionadamente veteranos de la guerra: 35%. Estados Unidos es, de lejos, la sociedad más violenta del mundo, en la que esta cultura de la violencia doméstica e internacional influye y contribuye a la cultura política general.

De esta manera, el movimiento por el “control de armas”, como cualquier otra actividad legítima de masas, no puede atarse al fetichismo electoral y menos aún a uno de los dos partidos dominantes. Sin embargo, mientras escribo estas líneas, los estudiantes de Parkdale se están organizando para ejecutar acciones de masa tras el tiroteo en Thousand Oaks, California. No obstante, ¿serán estas valientes y persistentes acciones populares capaces de impedir ser devoradas por el vórtice de las elecciones presidenciales de 2020? ¿Será este creciente movimiento capaz de resistir a las ilusiones de la Cámara de Representantes en el Congreso controlado ahora por los Demócratas, y evitar ser contagiado por la gloria política, la carrera y la popularidad personal de cada miembro del Congreso con miras al 2020, lo que constituye siempre su principal interés? ¿Llevará esto a que la iniciativa del movimiento sea cooptada por el fetichismo electoral?

5. Este problema de la cooptación, presentado en el ejemplo del movimiento contra la violencia armada, también nos lleva a la cuestión fundamental de la violencia racista en contra de indígenas y afroestadounidenses. Esta característica de la cultura política reaccionaria se remonta a la fundación de las Trece Colonias, en los siglos XVII y XVIII.

De hecho, la historia y los acontecimientos actuales indican que en Estados Unidos, el Estado constituye un vestigio de la esclavitud y el genocidio contra los indígenas estadounidenses. Esta apreciación realista del Estado debe —o debería— permear la evaluación de la cultura política impuesta por las élites estadounidenses.

Esto es mucho más complejo que el tratamiento superficial dado por los medios corporativos y algunos medios progresistas a temas como la financiación, la corrupción y la guerra salvaje interpartidista del sistema electoral, lo que resulta muy evidente en la medida en que esta se normaliza: casi todo se puede escribir o decir para ocultar que en Estados Unidos el Estado constituye un vestigio de la esclavitud y el genocidio.

6. Los afroestadounidenses han sido siempre —y lo siguen siendo actualmente— la vanguardia de la oposición revolucionaria frente al statu quo de la cultura política, como el necesario e inevitable resultado de su condición histórica, impregnada de ideologías marxistas y otras revolucionarias.

Examinar el proceso electoral estadounidense, como el de mitad de mandato, sin ocuparse de esta contradicción histórica como piedra angular de la cultura política dominante —y donde cualquier ciclo electoral posiciona a indígenas y afroestadounidenses—, equivale a analizar un proceso político como, por ejemplo, en América Latina, negándose a tomar en cuenta los efectos del colonialismo europeo y del imperialismo estadounidense, sus aliados occidentales y sus serviles oligarquías locales de la región.

7. ¿Cuál es entonces la situación actual de los indígenas y afroestadounidenses en cuanto a su vocación histórica, que aún está por realizarse? Los afroestadounidenses son la vanguardia de la oposición a la cultura política dominante. Sin embargo, esto nunca se sabe cuando se lee y se escucha la mayor parte de la élite periodística y a los analistas, incluso aquellos que se proclaman “progresistas”.

No obstante, la realidad reconocida por la misma contraofensiva negra de los periodistas y activistas, su propio movimiento, es debilitado y limitado por la capacidad del Partido Demócrata de cooptar a una pequeña fracción de afroestadounidenses en sus filas, como lo hace con otros movimientos de masa progresistas.

De este modo, parte esencial de la cultura política de los círculos dominantes es que el Partido Demócrata, lejos de estar inclinado a la izquierda o al menos ser más progresista que el Partido Republicano moderno, como lo ha pretendido, es en realidad el cementerio del avance de una verdadera izquierda alternativa. ¿Están algunos lectores confundidos? No es sorprendente.

Por una parte, las fuerzas revolucionarias de izquierda en Estados Unidos están muy familiarizadas con este fenómeno: ellas padecen enormemente y de forma trágica el rol de excavadoras de la tumba del Partido Demócrata, especialmente desde la Segunda Guerra Mundial.

Por otra parte, en otros lugares como en Europa, América Latina y el Caribe, gran parte de la prensa, incluyendo algunos medios de la izquierda progresista, dan una imagen opuesta del Partido Demócrata: un vehículo de cambio, de progreso y un caldo de cultivo para una “alternativa de izquierdas”.

No obstante, esta óptica provoca burlas por parte de la izquierda revolucionaria estadounidense. Este es uno de los dilemas que este artículo se esfuerza por afrontar como un primer paso.

No valorar este hecho —ya sea por limitación intencional o ingenua— significa encubrir un aspecto esencial de la cultura política.

En conclusión, basta con afirmar por el momento que los escritores afroestadounidenses y no afroestadounidenses, y los activistas, forman parte de esta lucha, de este movimiento de oposición amplio y creciente frente a la cultura política del statu quo.

ALGO MÁS

Compuesto por decenas de miles de periodistas, escritores, analistas, activistas sociales, políticos, y los medios sociales, esta formidable cultura política de izquierda −e incluso revolucionaria– merece ser conocida por analistas y periodistas fuera de Estados Unidos, y así en América Latina y el Caribe, a través de sus escritos, sus audiencias y el público en general.

 

ARNOLD AUGUST
ALAINET

Seguir leyendo

Especial

China exige libertad inmediata y amenaza

Publicado

en

Xi Jinping y Donald Trump

China anunció el domingo que convocó al embajador de Estados Unidos en ese país, Terry Branstad, y le pidió que Washington retire la orden de detención contra Meng Wanzhou, la hija del fundador del gigante de las telecomunicaciones chino Huawei y directora financiera de la compañía, quien se encuentra arrestada en Canadá.

Pekín señaló que tomaría medidas adicionales sobre la base de la respuesta de Estados Unidos.

El sábado, China le había pedido a Canadá que de inmediato dejara en libertad a Meng y le advirtió que de no hacerlo habrá consecuencias graves.

El vicecanciller chino, Le Yucheng, convocó al embajador canadiense en ese país, John McCallum, y le presentó una “fuerte protesta”, dice un comunicado oficial.

Ese despacho calificó la detención de Meng como “extremadamente ofensiva e ilegal”.

EL PRETEXTO

Meng fue arrestada porque Estados Unidos considera que Huawei usó una subsidiaria para evitar las sanciones que pesan sobre Irán, según trascendió en su comparecencia ante la fiscalía este viernes.

El viernes, Meng se presentó ante una corte canadiense, la cual pospuso para el lunes la decisión de si se le otorgará el beneficio de libertad bajo fianza.

De acuerdo con el ministerio de Relaciones Exteriores de China, el arresto de Meng en la ciudad canadiense fue una grave violación de sus derechos, informó la agencia de noticias Reuters.

“China insta encarecidamente a su par canadiense a que libere inmediatamente a la persona detenida, de lo contrario Canadá debe aceptar toda la responsabilidad por las graves consecuencias causadas”, señalaron las autoridades chinas en un comunicado.

LA COMPARECENCIA DEL VIERNES

En la Corte Suprema de British Columbia, la directiva fue acusada de haber usado Skycom, una subsidiaria de Huawei, para evadir las sanciones que se le impusieron a Irán, entre 2009 y 2014.

Meng fue señalada de haber públicamente representado de forma inadecuada a SkyCom como una compañía separada.

Un abogado del gobierno canadiense indicó que Meng era acusada de “conspirar para estafar a múltiples instituciones financieras”.

El abogado aseguró que la directiva le había negado a banqueros estadounidenses que hubiese cualquier conexión directa entre Huawei y SkyCom, cuando, de hecho, “SkyCom es Huawei”.

También indicó que sobre la acusada pesaba el riesgo de fuga y, por lo tanto, se le debía negar la libertad bajo fianza.

IMPORTANCIA DEL ARRESTO

El arresto de Meng ha puesto más presión a las ya tensionadas relaciones entre Estados Unidos y China.

El nuevo episodio de hostilidad contra la compañía se produce en medio de la guerra comercial entre Washington y Pekín, con el presidente Donald Trump acusando a China de prácticas comerciales injustas y de facilitar el robo de propiedad intelectual a las empresas estadounidenses.

Sin embargo, el sábado pasado (1 de diciembre), los líderes de ambos países acordaron una tregua de 90 días, una decisión a la que llegaron antes de que se conociera la detención de Meng.

Trump y su homólogo chino, Xi Jinping acordaron posponer la imposición de nuevos aranceles comerciales durante ese lapso para permitir que ambas partes se sienten a conversar.

Huawei es uno de los proveedores de servicios y equipos de telecomunicaciones más grandes del mundo, recientemente superó a Apple para convertirse en el segundo fabricante de teléfonos inteligentes después de Samsung.

La ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, dijo el viernes que le había asegurado a China que se estaba siguiendo el debido proceso y que Meng tendría acceso a los servicios consulares mientras su caso estaba en los tribunales canadienses.

LO QUÉ DICE HUAWEI

Freeland reiteró lo que ya había dicho el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau: el arresto de Meng “no tiene vínculos políticos”.

Huawei dijo que su directora financiera fue detenida en una conexión de vuelos.

En un comunicado dijo que había cumplido con “todas las leyes y regulaciones aplicables donde opera, incluidas las leyes y regulaciones aplicables de control y sanción de exportaciones de Naciones Unidas, Estados Unidos y la Unión Europea”.

Huawei ha negado en reiteradas ocasiones que tenga lazos cercanos con el aparato de seguridad del gobierno chino.

Pero varios gobiernos desconfían de la tecnología china porque temen que Pekín obligue a compañías como Huawei a ayudar a las autoridades a obtener acceso a secretos industriales y otra información confidencial.

En concreto, existe preocupación por el riesgo de espionaje por parte de China, alegan algunos expertos.

Seguir leyendo

Especial

En riesgo tregua entre China y EEUU por detención de directora de Huawei

Publicado

en

Meng Wanzhou

Los buenos augurios del “Acuerdo de Buenos Aires”, que significó una tregua comercial de 90 días, entre China y EEUU no duraron ni una semana y hoy están en peligro de muerte. El hecho nuevo, detonante de una situación impredecible, fue el encarcelamiento -en Canadá- de Meng Wanzhou, ejecutiva de la empresa Huawei e hija de su fundador, RenZhengfei.

Se trata de la empresa de informática más importante de China y una de las más poderosas del mundo. ¿De que la acusan? Su delito consiste en vender sus productos a Irán y otros países que fueron sancionados por el gobierno de EE.UU. Es difícil valorar el simbolismo y la importancia de la detención

El 1 de diciembre, el mismo día en que el presidente estadounidense, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping, se sentaron juntos en la cumbre del G20 a comer bife de chorizo a la parrilla y panqueques de dulce de leche para ayudar a aliviar la guerra comercial, Meng era arrestada en Canadá y ahora enfrenta la extradición a Estados Unidos.

También compartieron la misma carne, vinos y postre con el mandatario argentino Mauricio Macri (quien sobrevive en medio de una aguda crisis económica, social y de credibilidad) y el presidente francés Emmanuel Macron, quien a su regreso debe enfrenta la rebelión de los “chalecos amarrillos” en su país. Es lo que en Argentina llaman la Maldición del Gato (mote reservado por los argentinos para quien hace un trabajo subordinado a los intereses de otro).

El arresto en Canadá de una de las principales empresarias chinas, para su deportación a EEUU, pone en delicada posición al presidente Xi, ante las presiones en su país de quienes le demandan un boicot a los productos estadounidenses, mientras otras empresas muestran nerviosismo por el futuro de sus inversiones en EEUU.

EEUU solicitó a sus aliados que no dejen circular los productos fabricados por Huawei y ZTE -otra empresa semejante a la anterior- por violar dichas sanciones y porque ellos pueden servir para realizar ciberataques. Esa prohibición alcanza a los dispositivos que usen partes proporcionadas por esas empresas en sus propios productos.

Los servicios de inteligencia estadounidenses están detrás de esos aparatos y esas empresas porque consideran que esos productos atentan contra la seguridad nacional. Japón ya prohibió el uso gubernamental de dispositivos de telecomunicaciones fabricados por las firmas denunciadas.

Este suceso deja en evidencia que los países occidentales se resisten a perder el control monopólico en los mercados de este tipo de productos. Por lo que se ve estamos asistiendo -y no en la ficción- a una auténtica guerra informática.

Canadá, el amigo carnal

La detención en Vancouver de la hija del fundador de Huawei, empresa china que en pocos años ha tomado el liderazgo mundial de la telefonía celular después de Samsung, relegando a las empresas estadounidenses a un segundo plano, no constituye sorpresa alguna. Tampoco que Canadá esté dispuesto a permitir a EEUU cualquier cosa, incluso contra sus propios ciudadanos.

En 1964, John Watkins, antiguo embajador de Canadá en la Unión Soviética, fue secretamente detenido por la CIA en un hotel en Montreal, con la colaboración de la Real Policía Montada del Canadá, y murió a consecuencia de las torturas a las que fuera sometido. Washington quería que Watkins reconociera ser un “agente de influencia” soviético, para desacreditar al primer ministro liberal Lester Pearson, su colega diplomático y amigo.

En 1955, siendo embajador en la Unión Soviética, Watkins había organizado una reunión entre Pearson, entonces ministro de relaciones exteriores de Canadá, y Nikita Khrushchev, quién –en plena Guerra Fría- otorgó algunas ventajas comerciales a Canadá, lo que molestó a EEUU. Más tarde, al producirse la invasión de Egipto por tropas británicas, francesas y de Israel, con el propósito de apoderarse del Canal de Suez, Pearson fue artífice de la creación de una fuerza de paz que, en nombre de las Naciones Unidas, solucionara el conflicto.

Ello le valió a que, en 1957, le otorgaran el Premio Nobel de la Paz, pero molestó a los EE.UU., porque tenían el proyecto de aprovechar la ocasión para establecer una base militar en esa estratégica vía de comunicación, de la que dependía el abastecimiento de petróleo para Europa.

Teléfono smartphone Huawei

RELACIONES DAÑADAS

Este arresto podría dañar materialmente la relación entre Estados Unidos y China, probablemente en uno de los momentos más delicados entre los dos países en su larga y tórrida historia.

“No podría llegar en un peor momento y probablemente ensombrecerá las próximas negociaciones”, indicó Vinesh Motwani, de la organización financiera Silk Road Research. “El mercado ya se había vuelto más escéptico con al acuerdo del G20 en los últimos días. Esto solo hará que el mercado se vuelva aún más escéptico a la hora de llegar a cualquier acuerdo”, añadió.

Es probable que China vea el arresto de Meng como un ataque y una “toma de rehenes”, considera Elliott Zaagman, de The Lowy Institute, quien se sumó a la tesis de Trump de que China tiene fama de hacer acuerdos y no cumplirlos, y esta podría ser una manera para que EEUU haga que Pekín cumpla su palabra respecto a la guerra comercial”.

“Estados Unidos está tratando de encontrar una forma de atacar a Huawei”, señaló Hu Xijin, editor en jefe de las ediciones en chino e inglés del diario Global Times, una publicación que a menudo se considera como portavoz del gobierno chino. “Está tratando de oprimir a Huawei. Es por eso que ha presionado a sus aliados para que no utilicen sus productos. Está tratando de destruir la reputación de Huawei”.

FALSAS

No existe evidencia alguna de que Huawei haya estado involucrado alguna vez en actividades de espionaje o en proveer información al gobierno chino. En el mercado mundial es vista como la firma global moderna, dinámica y respetuosa de la ley, y que la narrativa de Estados Unidos es errónea, infundada y malintencionada.

Zaagman en The Lowy Institute, señaló que “la relación de la firma con el Ejército Popular de Liberación de China (del cual fue integrante el padre de Meng), sigue siendo un tema de preocupación y opacidad”. Es por eso que EEUU dice que los países deben tener cuidado con las compañías chinas como Huawei. ¿O será porque su tecnología es mejor que la estadounidense y van perdiendo mercados de forma alarmanente?

El gran enemigo de la ultraderecha estadounidense es China, que ha logrado aprovechar las inversiones extranjeras para desarrollarse tecnológicamente y generar una base innovativa capaz de superar a EEUU, por ejemplo, en el número de patentes inscriptas a nivel internacional. Cuando la derecha estadounidense cuestiona la mundialización, expresa su terror a la incapacidad de competir con el gigante asiático.

ALGO MÁS

La globalización fue funcional a las fracciones más concentradas del capital transnacional pero se mostró incapaz de diseminar esos beneficios en el mercado interno estadounidense, ni evitar que China se constituyera en la locomotora productiva mundial.

 

EDUARDO CAMÍN
ALAINET

*Periodista uruguayo, miembro de la Asociación de Corresponsales de prensa de la ONU. Redactor Jefe Internacional del Hebdolatino en Ginebra. Asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

Seguir leyendo

Lo más reciente

Vicente Zeballos Vicente Zeballos
Políticahace 17 horas

Ministro pide investigar a García y cobrarle 1,500 millones a Odebrecht

El ministro de Justicia, Vicente Zeballos, pidió ayer a la Fiscalía que investigue al expresidente Alan García Pérez, por interferir...

César Villanueva César Villanueva
Políticahace 17 horas

Premier contra cambio de fiscales Lava Jato

“Espero que no se produzcan esos cambios porque cada cambio te frena o te hace retroceder en estos procesos que...

Daniel Enrique Salaverry Villa Daniel Enrique Salaverry Villa
Políticahace 17 horas

Congreso verá hasta enero creación de Junta Nacional de Justicia y otros temas

El Congreso seguirá trabajando en el primer mes de verano del 2019 para ejecutar la primera reforma de la Constitución...

Pedro Gonzalo Chávarry Pedro Gonzalo Chávarry
Políticahace 17 horas

Presencia del fiscal naranja en la JNJ genera reacciones

Adelantándose a lo que podría ocurrir, si la creación de la JNJ se da rápidamente y se procede a su...

Pedro Barreto Pedro Barreto
Políticahace 17 horas

Referéndum sancionó solo al Congreso

Los resultados del referéndum han sido una sanción exclusiva para el Poder Legislativo, sostuvo el cardenal Pedro Barreto, tras indicar...

Pedro Gonzalo Chávarry Pedro Gonzalo Chávarry
Políticahace 17 horas

Chávarry quedará mal si destituye a fiscal Pérez

El fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, quedaría mal ante la población si retira a José Domingo Pérez y Rafael...

Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) Consejo Nacional de la Magistratura (CNM)
Políticahace 17 horas

Hay que implementar la reforma del CNM

Lo que corresponde tras la realización del referéndum es implementar la reforma del Consejo Nacional de la Magistratura y reactivar...

Paloma Noceda - Luis López Vilela Paloma Noceda - Luis López Vilela
Políticahace 17 horas

Fuji-acosador identificado y habría nuevas víctimas

La congresista independiente Paloma Noceda reveló finalmente ayer que Luis López Vilela es el congresista que la hizo víctima de...

Moisés Mamani Moisés Mamani
Políticahace 17 horas

También el abogado de Mamani es acusado de manosear a menor

El abogado Eduardo Piaggio, quien defendió a Moisés Mamani en el pleno del Congreso, fue acusado públicamente ayer de haber...

Susana Villarán - Luis Castañeda Lossio Susana Villarán - Luis Castañeda Lossio
Políticahace 17 horas

Sin avances casos de otras cuatro constructoras brasileñas corruptas

Al mercado peruano de la industria de la construcción de megaproyectos, ingresaron las empresas brasileñas Norberto Odebrecht, Camargo Correa S.A,...

Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.