Contáctanos

Especial

Bolivia y el regreso de la cuestión militar

Publicado

en

Marchas conflictos en Bolivia

El derrocamiento del gobierno popular de Evo Morales en Bolivia confirma que la cuestión militar está de vuelta en América Latina, como resguardo de los planes de Estados Unidos para el control civil y político de su “patio trasero”, y garantía para la apropiación de las enormes riquezas naturales de la región.

En América Latina, las luchas sociales en Chile o Ecuador, el golpe de estado en Bolivia, la intervención estadounidense en Venezuela, las elecciones en Uruguay, la prisión de Lula, las políticas del FMI, el avance de las iglesias evangélicas, el retorno al militarismo, la violencia en las ciudades, la migración, el racismo, son expresiones de esa guerra global.

Esta guerra, aunque no se quiera aceptar, ya es parte de todos los ámbitos de la vida del ser humano y condiciona su propia sobrevivencia como especie, señala el ex vicecanciller ecuatoriano Kintto Lucas.

Para eso fue necesario ir minando todas las instancias de integración regional para poder involucrar a las fuerzas armadas en asuntos de orden público, en la vida electoral, su involucramiento en la violación de los derechos humanos, la militarización del supuesto combate a las drogas, en la represión de las migraciones, en situaciones inspiradas, estimuladas por la política militar estadounidense en la región.

También fue necesario rescatar el belicista Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), para tener otro frente –y éste miltar- de ataque contra Venezuela, Bolivia, Nicaragua, o quien osara enfrentarse a las políticas de Washington.

Donald Trump, el presidente estadounidense, lo dejó en claro: Ahora estamos un paso más cerca de un Hemisferio Occidental completamente democrático, próspero y libre. Estos eventos envían una fuerte señal a los regímenes ilegítimos en Venezuela y Nicaragua, dijo.

«Estados Unidos aplaude al ejército boliviano por acatar su juramento de proteger no sólo a una persona, sino a la constitución boliviana (…) Después de casi 14 años y su reciente intento de anular la constitución boliviana y la voluntad del pueblo, la partida de Morales preserva la democracia y allana el camino para que el pueblo boliviano haga escuchar sus voces», dijo Trump, dejando en claro la participación de su gobierno en el golpe a Morales.

En Brasil, el presidente, el vice, numerosos parlamentarios y más de la mitad del gabinete presidencial son militares, de estrecho vínculo con EU: un militar brasileño es hoy vicecomandante de interoperabilidad del Comando Sur.

El gobierno de Jair Bolsonaro aprobó un acuerdo bilateral para el lanzamiento de satélites, cohetes y naves desde la base de Alcántara y firmó un acuerdo con la Guardia Nacional del Estado de New York. En Uruguay, el exgeneral Guido Manini obtuvo con un partido ultraderechista, Cabildo Abierto, once por ciento de los votos en la elección de octubre, logrando tres senadores y 11 diputados.

La influencia del Comando Sur estadounidense en Centroamérica es decisiva y la actuación de los militares es clave en seguridad interna, supuesta lucha contra el narcotráfico, frenar la migración hacia EU, en materia de seguridad interna y en la defensa de gobiernos corruptos e impugnados.

En México, la creación de la Guardia Nacional para combatir el crimen organizado no ha implicado la desmilitarización de la “guerra contra las drogas”. En Venezuela, el principal sostén del gobierno de Nicolás Maduro son los militares.

En Colombia, el lentísimo avance por parte del gobierno de los compromisos de la paz acordada con las FARC y el fracaso del diálogo con el ELN es en parte causada por la presión de las fuerzas armadas, financiadas y preparadas por Estados Unidos, hoy preocupadas por las crecientes denuncias de sistemáticas violaciones a los derechos humanos y a la presentación de falsos positivos (campesinos asesinados y vestidos como guerrilleros para mostrar victorias militares).

El presidente Lenín Moreno, en Ecuador, necesitó del respaldo y la represión de las fuerzas armadas para imponer el paquetazo de medidas neoliberales. Su foto junto a los cuatro representantes de las fuerzas armadas puso en evidencia el papel castrense en el sostenimiento de un gobierno impopular. En Chile, Sebastián Piñera quiso imponer más medidas neoliberales y logró un estallido social. Su respuesta fue decretar el estado de emergencia y aplicar mano dura de la mano de Carabineros y fuerzas arnadas.

Para el vicerrector de la Universidad argentina Torcuato di Tella, Juan Gabriel Tokatlian, lo ocurrido el domingo en Bolivia se enmarca en lo que algunos analistas llaman el neogolpismo, encabezado abiertamente por civiles y con apoyo tácito o complicidad explícita de las fuerzas armadas, de forma de que la violación constitucional sea menos ostensible y preservar una semblanza institucional aunque sea virtual.

Marchas conflictos en Bolivia

APOSTAR CONTRA LA DEMOCRACIA

Desde el estallido de la crisis económica en 2008, la oligarquía financiera global y su articulación con las elites regionales dejaron de apostar a la democracia, señalan Matías Caciabue y Paula Giménez, investigadores del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico.

Fue justo al mismo tiempo que los pueblos de la región lograban consolidarla como herramienta de organización, con capacidad de otorgar niveles de reparación económica y justicia social para las inmensas mayorías de la región más desigual del planeta, Este duro presente, caracterizado como el de una región en disputa, comenzó con el golpe civil y militar contra Mel Zelaya en la Honduras de 2009.

A este rosario se agregan el intento de golpe de Estado también en Bolivia en 2009 y que la rápida intervención de los países de la región y de los organismos de integración bloquearon, el derrocamiento jurídico-mafioso de Fernando Lugo en el Paraguay de 2012

Se suma el golpe continuado en Venezuela desde el fallecimiento de Hugo Chávez en 2013, que escaló con las guarimbas y el inicio de las sanciones económicas estadounidenses de 2015, y la guerra de carácter no convencional desde la segunda asunción de Nicolás Maduro en este 2019 (sin olvidar, por supuesto, el golpe de abril de 2002 y el paro petrolero de 2003).

No se puede olvidar el desgaste jurídico-mediático del gobierno de Cristina Fernández en 2015 y el posterior triunfo de Macri y su alianza Cambiemos (recordando también el golpe patronal agrario de 2008) ni el impeachment (juicio político) contra Dilma Rousseff en 2015 y la criminalización de la militancia del Partido de los Trabajadores.

Ni la posterior detención por probados mecanismos del law-fare (guerra jurídica) de Lula Da Silva que, de estar en libertad, habría ganado las elecciones de 2018 en Brasil, donde finalmente se impuso el ultraderechista Jair Bolsonaro.

Y hay que mencionar las traiciones por parte de Lenín Moreno en Ecuador y Nayib Bukele en El Salvador que expresan defecciones de los sectores burgueses a los programas de transformación en los que estaban inscritos, además de los movimientos destituyentes contra el sandinismo en Nicaragua de 2018, a pocos meses de unas elecciones donde Daniel Ortega obtuvo más del 72% de los votos.

Hoy, ante nuestros ojos se edifica en Bolivia una dictadura cívico-militar que ha aplicado una fuerte censura mediática y ha empezado a detener a activistas sociales, dirigentes políticos y funcionarios del gobierno constitucional, bajo el ala de Estados Unidos, la secretaría general de la Organización de Estados Americanos y el Grupo de Lima (de respaldo a las políticas injerencistas de Estados Unidos).

A DESTRUIR LO CONSTRUIDO

Lo que tanto costó construir en tres lustros del Movimiento Al Socialismo puede desaparecer en horas o días. Los logros sociales, económicos, étnicos, culturales, de género que hicieron de Bolivia un ejemplo en programas de salud, educación y vivienda serán demonizados, considerados los causantes del golpe de Estado:

-Bolivia pasó de ser el país más pobre de América, a ser el país con el mayor crecimiento de América: incrementó su PIB en un 400 porciento. El salario mínimo aumentó en mil por ciento,

-Se terminó la discriminación para con indígena y se creó la República Plurinacional de Bolivia. Se promovió la cultura y el respeto al medio ambiente, el amor a la Pachamama.

– Se creó una nueva Constitución que le dio derechos a los trabajadores, a los campesinos, a los estudiantes, a las mujeres y a los indígenas;

– Se nacionalizó el gas y el agua. Se construyeron más de 25 mil kilómetros de carreteras, 134 hospitales, 7.191 centros deportivos, 1.100 escuelas.

– El analfabetismo pasó de 22,7 por ciento a 2,3 por ciento

– Se crearon 12 fábricas de litio, tres de cemento, dos fábricas automotrices, 28 de textiles y se crearon 12.694 cooperativas,

-Se eliminaron las ocho bases militares que EU tenía en Bolivia, y se desarmaron las misiones de la DEA y la CIA,

– La mitad de los cargos públicos son ocupados por mujeres, de las cuales el 68 por ciento son Indígenas.

-Se creó la Pensión para los Adultos Mayores a partir de los 65 años y se estableció un Bono para todos los Estudiantes de Bolivia,

– Bolivia lanzó su primer satélite, el Tupac Katarí.

El odio acumulado por la plutocracia en un país donde la dominación oligárquica se funda en un discurso de superioridad étnico racial es el aglutinante, señala Marcos Roitman. Alcaldes atados a los árboles, obligados a caminar de rodillas, insultados, sacados de sus hogares, apaleados, amenazados de muerte. Y un pueblo que sale desarmado a defender su lucha, su historia

La violencia en manos de hordas fascistoides suple y complementa la acción de las fuerzas armadas y la policía amotinada. Una situación novedosa en la técnica del golpe de Estado, sin olvidar el anticomunismo ultramontano, un fantasma fuera de moda, pero que siempre viene bien para manipular poblaciones.

 

ÁLVARO VERZI RANGEL
Sociólogo, Codirector del Observatorio en Comunicación y Democracia y del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

Seguir leyendo
Anuncio

Especial

Putin y Zelenski sellan el destino de una región bañada en sangre

Publicado

en

Vladimir Putin

Los presidentes de Rusia y Ucrania, Vladímir Putin y Volodímir Zelenski, se reunieron por primera vez el 9 de diciembre para abordar la cuestión de Donbás. A pesar de que el encuentro fue muy productivo, varios aspectos importantes siguen en el aire. Sputnik analizó los resultados de esta reunión y las consecuencias que tendrá para la región.

¿QUÉ ES LO QUE QUIERE ZELENSKI?

Conseguir la paz sostenible en Donbás —una región donde viven cuatro millones de habitantes y que se rebeló contra Kiev en 2014 después del golpe de Estado en Ucrania— fue uno de los puntos clave de la campaña de Volodímir Zelenski. De hecho, sus intenciones pacifistas le allanaron el camino hacia la silla presidencial porque la mayor parte del país está cansada de una guerra que ha durado cinco años.

Zelenski ha conseguido un logro muy importante durante su mandato: los bandos del conflicto fueron separados en algunas localidades de Donbás. Este es considerado el primer paso en la retirada completa de las partes beligerantes de la línea de contacto. Pero primero hay que establecer el cese al fuego definitivo en este territorio. Esta vez está previsto que se establezca a finales de este año.

El propio mandatario admitió que no sabe cómo conseguirlo, ya que diariamente hay enfrentamientos. El cese al fuego ha sido proclamado muchas veces y ha sido constantemente violado, según las palabras del propio Zelenski. Un gran problema para las autoridades en Kiev siguen siendo los batallones de voluntarios que no acatan las órdenes del mando de las Fuerzas Armadas ucranianas que están desplegadas en esta región.

Otra manzana de la discordia es el cumplimiento de los acuerdos de Minsk firmados en febrero de 2015. El documento estipula que Ucrania podrá reestablecer el control sobre la frontera con Rusia en Donbás después de la celebración de elecciones en este territorio. Pero Zelenski insiste en que todo se haga al revés.

Es posible que el presidente ucraniano tema que le engañen y que no le permitan establecer el control sobre la frontera después de los comicios en el este, pero es más probable que deliberadamente trate de poner a prueba la determinación de Rusia en las negociaciones.

De todas maneras, muchos ucranianos aprueban su enfoque, si bien este contradice las cláusulas del acuerdo firmado por Kiev en 2015. En cualquier caso, se trata de una jugada mal pensada porque era evidente desde el principio que Moscú nunca lo aceptaría.

Mapa de la Guerra del Donbass

¿EN QUÉ INSISTE PUTIN?

Rusia representa los intereses de las repúblicas autoproclamadas de Donbás y para ella es imperativo el debido cumplimiento de los acuerdos de Minsk. Estos suponen la realización de una reforma constitucional en Ucrania que otorgue atribuciones adicionales a determinados territorios de las regiones de Donetsk y Lugansk que componen Donbás.

De esta manera, Donbás seguirá siendo parte de Ucrania y Kiev debería estar contento con estas condiciones. Desde hace mucho tiempo, las autoridades ucranianas incluso afirman estar dispuestas a introducir enmiendas en su Carta Magna, pero aún no lo han hecho. Kiev preferiría involucrar a Donbás en el proceso de descentralización que se realiza en el país, pero esto no es suficiente para las repúblicas autoproclamadas que buscan un estatus especial.

En su discurso ante la prensa, el presidente ruso subrayó la necesidad de otorgar amnistía a todas las personas que participaron en la guerra en Donbás. Zelenski, a su vez, poco antes de la reunión, declaró que está dispuesto a otorgarla a aquellos “cuyas manos no están manchadas de sangre”. Es un concepto muy amplio porque no queda claro quién va a decidir si las manos de alguien están manchadas de sangre o no.

Según los acuerdos de Minsk, la amnistía no es aplicable a los que son culpables de crímenes de guerra, lo que incluye a los responsable del siniestro del Boeing malasio MH17 en julio de 2014. El problema aquí es que Ucrania y una parte de la comunidad internacional culpan a Rusia y a las milicias de Donbás, mientras que Moscú niega todas las acusaciones e indica que su investigación demostró que Ucrania debe asumir la responsabilidad de la catástrofe.

En resumidas cuentas, el principal fruto de las negociaciones entre Putin y Zelenski en París ha sido el acuerdo de intercambiar todos los prisioneros. El resto todavía no está claro. Para esclarecer la situación, las partes prevén reunirse en el formato de Normandia en cuatro meses. Es obvio que el camino que toman no será fácil porque Moscú y Kiev todavía tienen muchas discrepancias.

Tanques en guerra

PRUEBA DE FUEGO PARA ZELENSKI

La atmósfera en el Palacio del Elíseo, donde tuvieron lugar las negociaciones, era tensa. Y no es de extrañar, porque en juego está el futuro del este de Ucrania. Además, era la primera vez que Zelenski y Putin se reunían en persona, por lo cual habría sido difícil predecir cómo se llevarían los dos líderes.

Esta reunión iba a ser una verdadera prueba de fuego para Zelenski, un novato en la política mundial. Antes de ser elegido presidente en abril tuvo muy poca experiencia política, lo que contrasta con los más de 20 años de experiencia de Putin en los puestos de más alto nivel de su país.

Antes de esa reunión, los dos mandatarios solo habían hablado por teléfono. Sin embargo, esta vez se encontraron cara a cara y pasaron varias horas negociando la situación en Donbás. Antes de su reunión bilateral durante la cumbre, los dos se sentaron a negociar con la canciller alemana, Ángela Merkel, y el presidente galo, Emmanuel Macron, y también conversaron durante varias horas.

Cuando las dos rondas de negociaciones terminaron, los líderes de los cuatro países comparecieron en una conferencia de prensa. Dio la impresión de que Zelenski se sentía muy nervioso, a juzgar por su comportamiento. Es difícil adivinar de qué hablaron los dos presidentes, pero parece que fue algo poco agradable para el mandatario ucraniano. De todas maneras, durante la rueda de prensa Zelenski logró expresar con claridad su visión sobre el proceso de paz en el este de su país.

Acercar posiciones es un asunto muy complicado para Putin y Zelenski, pero afortunadamente cuentan con dos buenos intermediarios: Francia y Alemania. Si ambos países consiguen tener el coraje político necesario, es posible que a largo plazo veamos el fin de este sangriento e insensato conflicto armado.

 

DENIS LUKYANOV
SPUTNIK MUNDO

Seguir leyendo

Especial

Neoliberalismo y América Latina

Publicado

en

Margareth Thatcher y Ronald Reagan

Realizando un apretado recuento de una suerte de historia del neoliberalismo, citaremos a Fernando Escalante Gonzalbo, quien sostiene que:

“El programa neoliberal se perfila en sus rasgos generales a fines de los años treinta, principios de los cuarenta, y siempre va a conservar algo del aire apocalíptico, de fin del mundo, de aquella época. Su momento de mayor vitalidad intelectual está en los años cincuenta, en los sesenta, cuando escriben lo fundamental de su obra Hayek, Friedman, Bruno Leoni, Buchanan, Gary Becker, cuando en Alemania se ensaya la “economía social de mercado”. No obstante, a lo largo de todo ese tiempo es prácticamente marginal en el espacio público. Salvo en Alemania, que tiene que reconstruirlo todo, de arriba abajo, la obsesión antiestatal del neoliberalismo parece cosa de otro tiempo. Cambian las tornas rápidamente en los años setenta”.

Es decir, durante casi 40 años, el programa neoliberal se desarrollo en el ambiente universitario, entre intelectuales ultra conservadores y anticomunistas que, al no encontrar un espacio político público, limitaron su trabajo intelectual al gabinete y a la elaboración de simples esquemas que no tenían posibilidad de ser contrastados con la realidad. Pero, los vertiginosos acontecimientos políticos de la década de 1970, así como la crisis de los modelos socialistas entre 1978-1990, determinaron que el programa neoliberal se implante a nivel del mundo capitalista como un modelo único y hegemónico.

Tal como lo reconoce Rodrigo F. Miranda:

“El neoliberalismo, gestado durante la Guerra Fría, tuvo una fuerte expansión a partir de la crisis del 73. Dos de los autores que contribuyeron a dar forma a las recetas neoliberales fueron Milton Friedman y Friedrich Hayek . A partir de estos y otros académicos, los patrocinadores de esta doctrina fueron creando en poco tiempo un sinfín de institutos de investigación y formación, organizaciones y fundaciones, publicaciones o especializaciones, con el objetivo de difundir estas ideas, insertarlas en el ámbito académico y construir el mayor consenso y aceptación social posibles. Cercano a los valores de la posmodernidad, el neoliberalismo ha estado relacionado desde su nacimiento con corrientes políticas “necons”, que planteaban la necesidad de eliminar la tutela social del Estado y los mecanismos para la redistribución de la renta”.

De esta forma, los máximos representantes del movimiento “necons”, Margaret Tatcher y Ronald Reagan, fueron los que impulsaron y aplicaron el neoliberalismo en el Reino Unido y Estados Unidos respectivamente.

Augusto Pinochet

En el caso latinoamericano, el Golpe de Estado ejecutado por Augusto Pinochet Palacios contra el gobierno democrático de Salvador Allende en Chile, el 11 de septiembre de 1973, significó la aplicación del modelo neoliberal en ese país, convirtiendo al pueblo chileno en una suerte de cobayos de experimento. Con el tiempo, la economía chilena se especializó en la exportación de materias primas y agroindustria, lo cual fue difundido a nivel de América latina como “el milagro chileno”. Fueron muchos los que se enamoraron del “milagro chileno” y lo tomaron como un modelo a seguir. El neoliberalismo necesitó de una dictadura militar violadora de Derechos Humanos para imponerse en Chile. Igual sucedió en Perú desde 1992. Aunque, en el caso peruano, las medidas neoliberales ya se aplicaban (sin llegar a ser hegemónicas) desde 1976. Finalmente fue el fujimorato el encargado de aplicarlas sin ninguna objeción. Dicho modelo para el caso peruano ha continuado desde 1992 hasta estos días (2019).

Para tener una idea de cómo se pretende contrabandear el modelo neoliberal en Cuba, tomemos la cita de Omar Pérez Salomón:

“Los emprendedores, según los teóricos y agentes al servicio del imperialismo, son solo los que acometen negocios particulares, a los cuales invitan a cuanto evento se organiza en Estados Unidos y en otros países. No falta por supuesto el financiamiento a varios de ellos. Un sector priorizado en la atención a los emprendedores es el de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC). Diariamente en los medios al servicio del capital se publicitan aplicaciones informáticas desarrolladas por estos, visitas a la sede de grandes corporaciones del sector en el vecino del norte, convocatorias a eventos y críticas a las empresas estatales cubanas del ramo”.

Es decir, se está utilizando la misma fraseología confrontacional que tuvo efecto en el resto del continente. “Emprendedores” como “exitosos” frente a los “fracasados” que esperan todo del Estado. Además, el apetito desmedido por el control de los medios de comunicación con el afán de re-ideologizar a los ciudadanos con sus apologías a la “libertad”.

Pedro Rodríguez Rojas, sostiene que en Venezuela:

“El discurso neoliberal fue acogido en Venezuela por pocas instituciones. Tanto Carlos Andrés Pérez como Rafael Caldera llegaron a sus segundos periodos de gobierno no sólo con un discurso moderado sino claramente antineoliberal, en contra del Fondo Monetario Internacional y de los vejámenes de la deuda externa, y a favor de mantener el peso del estado Venezolano. Sin embargo, al poco tiempo de asumir el poder ambos gobiernos cambian totalmente de discurso; en el caso de Pérez apenas en días”.

Como en el Perú de 1990, rechazar y no aplicar las medidas neoliberales fueron parte de la campaña de candidatos que, inmediatamente en el poder las ejecutaron sin más que firmar decretos de urgencia y dar golpes de Estado con sus actos de lesa humanidad. Pero, fue el comandante Hugo Chávez quien terminó con los catastróficos efectos del neoliberalismo en Venezuela. Iniciando un gobierno de orientación nacionalista y atención a los problemas nacionales por parte del Estado. Por ello, en el 2004 Chávez sentenció que:

“El modelo neoliberal prometió a los latinoamericanos mayor crecimiento económico, pero en los años neoliberales el crecimiento no ha alcanzado siquiera la mitad del que se obtuvo en la etapa 1945-1975 con políticas diferentes…El modelo recomendó la más estricta liberalización financiera y libertad cambiaria para lograr mayor ingreso de capitales extranjeros y mayor estabilidad, pero en los años neoliberales las crisis financieras han sido más intensas y frecuentes que nunca antes, la deuda externa regional que era inexistente al finalizar la Segunda Guerra Mundial, hoy alcanza en América Latina 750 mil millones de dólares, es la más elevada en términos per cápita en el mundo y en varios países equivale a más de la mitad del PIB”.

De esta forma, Venezuela inició un camino distante del neoliberalismo que significó mayores logros durante la bonanza internacional de los precios del petróleo y que, a pesar de la crisis presente a la que ha sido sometida por los especuladores de la ultraderecha venezolana y mundial, sigue resistiendo los ataques desde los medios de comunicación particulares y con intereses en el mercado.

Cuba y Venezuela son dos naciones que se han negado rotundamente a caer en las garras del modelo neoliberal porque eso significaría la pérdida de los derechos laborales para los miles de trabajadores; la venta de las empresas públicas con la pérdida de miles de puestos de trabajo; la contaminación de las tierras agrícolas por parte de las grandes transnacionales de la minería y el petróleo; la estupidización de los ciudadanos por la llamada televisión y prensa basura; el sometimiento a una economía que saquea las riquezas y el patrimonio de los pueblos; etc. Lo popular es ocultado mientras que lo burgués es popularizado. Creando de esta manera una sociedad del consumo y totalmente alienada, lo que significa que los individuos serán cada vez menos capaces de entender la realidad. Así, la realidad queda reducida a un vídeo clip o un vídeo juego; mientras que los problemas de la realidad serán entendidos a partir de un Reality o un Talk Show.

Los investigadores y profesionales cubanos y venezolanos identificados con el desarrollo de sus naciones han estudiado el caso peruano y conocen muy bien los efectos que traerá imponer el modelo neoliberal en sus países. Ellos advierten a sus gobernantes de los efectos nefastos para el hombre y el medio ambiente. Y por ello se han convertido en el blanco del ataque de todos los medios de comunicación privados y con intereses en el mercado.

Por ello, Joseph Eugene Stiglitz ha sentenciado que:

“Ahora tenemos un tercio de siglo de resultados sobre este experimento [neoliberalismo] y francamente ha sido un desastre. El 90 por ciento inferior de la población de Estados Unidos de América no ha visto un incremento de sus ingresos en el último tercio del siglo. Esto para mí es una economía fracasada. El ingreso mediano está en menos de lo que era hace un cuarto de siglo, el ingreso mediano de un trabajador de tiempo completo masculino está en menos de lo que era hace cuarenta años. Los salarios en la parte inferior de la sociedad están como hace quince años”.

El neoliberalismo es un desastre y ha fracasado. En Latinoamérica los sabemos. Han experimentado con nosotros. Siguen experimentando con nosotros y los gobernantes de turno que –en la mayoría de los países- sólo representan los intereses de las clases dominantes y las transnacionales no harán nada por cambiar la situación. Es deber de los pueblos liberarse de esta opresión.

 

AUGUSTO LOSTAUNAU MOSCOL

Seguir leyendo

Especial

Nuestra América ante la arremetida del imperialismo y de las oligarquías

Publicado

en

Marcha conflictos protestas en Bolivia

Los más recientes acontecimientos en la región confirman al gobierno de Estados Unidos y a las oligarquías reaccionarias como los principales responsables de la peligrosa convulsión e inestabilidad política y social de América Latina y el Caribe.

Como anticipara el 1ro de enero de 2019, el Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, General de Ejército Raúl Castro Ruz: “Quienes se ilusionan con la restauración del dominio imperialista en nuestra región deberían comprender que América Latina y el Caribe han cambiado y el mundo también (…) La región se asemeja a una pradera en tiempos de sequía. Una chispa pudiera generar un incontrolable incendio que dañaría los intereses nacionales de todos”.

El presidente Donald Trump proclama la vigencia de la Doctrina Monroe y apela al Macartismo para preservar la dominación imperialista sobre los recursos naturales de la región, impedir el ejercicio de la soberanía nacional y las aspiraciones de integración y cooperación regional; tratar de restablecer su hegemonía unipolar a escala mundial y hemisférica; eliminar los modelos progresistas, revolucionarios y alternativos al capitalismo salvaje; revertir las conquistas políticas y sociales e imponer modelos neoliberales, sin importarle el Derecho Internacional, las reglas de juego de la democracia representativa, el medio ambiente ni el bienestar de los pueblos.

El secretario de Estado Mike Pompeo acusó amenazadoramente, este lunes 2 de diciembre, a Cuba y Venezuela de sacar provecho y ayudar a elevar la agitación en los países de la región. Tergiversa y manipula la realidad y oculta, como elemento central de la inestabilidad regional, la permanente intervención de los Estados Unidos en América Latina y el Caribe.

Marcha conflictos protestas en Chile

Las legítimas protestas y las masivas movilizaciones populares que se registran en el continente, en particular en el Estado Plurinacional de Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Brasil, son causadas por la pobreza y la creciente desigualdad en la distribución de la riqueza; la certeza de que las fórmulas neoliberales agravan la excluyente e insostenible situación de vulnerabilidad social; la ausencia o precariedad de los servicios de salud, educación y seguridad social; los abusos contra la dignidad humana; el desempleo y la restricción a los derechos laborales; la privatización, encarecimiento y cancelación de servicios públicos y el incremento de la inseguridad ciudadana.

Estados Unidos defiende y apoya la represión contra manifestantes con el pretexto de salvaguardar el supuesto “orden democrático”. El silencio encubridor de varios gobiernos, instituciones y personalidades muy activos y críticos contra la izquierda, es una vergüenza. La complicidad de los grandes medios corporativos de información es vergonzosa.

Los pueblos se preguntan con razón ¿dónde está la democracia y el Estado de derecho; qué hacen las instituciones supuestamente dedicadas a la protección de los derechos humanos; dónde está el sistema de justicia cuya independencia se pregona?

Repasemos algunos hechos. En marzo de 2015, el presidente Barack Obama firma una insólita Orden Ejecutiva que declara a la República Bolivariana de Venezuela “una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional, la economía y la política exterior” de la gran potencia. En noviembre de 2015, ocurre la costosa derrota electoral de la izquierda en Argentina.

La ofensiva neoliberal tuvo un momento decisivo en agosto de 2016, con el golpe parlamentario-judicial en Brasil contra la presidenta Dilma Rousseff, la criminalización y el encarcelamiento de los líderes del Partido de los Trabajadores, y posteriormente del propio expresidente Luiz Inacio Lula Da Silva, con la temprana participación del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, mediante la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero, para instalar un gobierno dependiente, dispuesto a revertir importantes conquistas sociales mediante ajustes neoliberales, al cambio nefasto del modelo de desarrollo, a permitir la destrucción de la empresa nacional y la privatización expoliadora; a la venta barata de los recursos y la infraestructura del país a las trasnacionales norteamericanas.

A finales del 2017, se produjo en Honduras la protesta contra el resultado electoral y la terrible represión de esta.

En enero de 2018, Estados Unidos aborta la firma de un acuerdo entre el gobierno de Venezuela y la oposición manejada desde Washington. Un mes después, el Secretario de Estado proclama la vigencia de la Doctrina Monroe y llama al golpe militar contra la Revolución bolivariana y chavista.

En marzo de 2018, se produce el atroz asesinato de la concejal brasileña Marielle Franco, que levantó una ola de indignación en su país y el mundo y del que permanecen ocultas las oscuras implicaciones de grupos de poder. En abril, Lula es apresado mediante espurias maniobras jurídicas. Hay copiosa evidencia de la intervención de Estados Unidos en las elecciones brasileñas, a través de compañías especializadas que usan tecnologías de “big data” y polimetría para manipular individualmente la voluntad de los votantes, como las manejadas por el ultra-reaccionario Steve Bannon y otras israelíes.

En este periodo, se abren procesos judiciales contra los exPresidentes Cristina Fernández de Kirchner y Rafael Correa. En abril de 2018, intentan desestabilizar a Nicaragua mediante la injerencia externa y la aplicación de medidas coercitivas unilaterales.

El 4 de agosto de 2018, es el intento de magnicidio contra el presidente Nicolás Maduro Moros. En enero de 2019, se produce la autoproclamación del desconocido y corrupto Juan Guaidó, organizada en Washington. En marzo de 2019, el presidente Trump renueva la Orden Ejecutiva que considera una amenaza a Venezuela. El 30 de abril, es el intento de golpe militar en Caracas que fracasa de manera estrepitosa, y Estados Unidos, vengativamente, escala en su guerra no convencional contra la nación sudamericana que resiste tenaz y heroica desde la unión cívico-militar de su pueblo.

En todo el periodo, el gobierno estadounidense aplica salvajes políticas antiinmigrantes y una conducta agresiva, llena de odio, para alimentar el miedo y la división en los electores. Intenta el muro xenófobo en la frontera con México, amenaza a este y a Centroamérica con terribles aranceles y sanciones si no detienen a quienes huyen de la pobreza y la inseguridad, y multiplica las deportaciones. Separa cruelmente a miles de niños de sus padres, ha detenido a 69 mil menores y trata de expulsar a los hijos de inmigrantes nacidos y criados en territorio norteamericano.

El gobierno de Brasil ha intervenido en los asuntos internos de países vecinos como Venezuela, Argentina, Paraguay y Uruguay, y ha asumido posiciones hostiles hacia Cuba, violatorias del Derecho Internacional. Como publicó la prensa brasileña en abril de 2019, la Cancillería cursó instrucciones a 15 de sus Embajadas de coordinar con las estadounidenses para instar a los gobiernos receptores a condenar a Cuba en foros internacionales.

Por primera vez desde 1992, Brasil votó este año en contra, sólo acompañado de Estados Unidos e Israel, de la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas para pedir el fin del bloqueo económico, comercial y financiero, que ahora Estados Unidos arrecia contra Cuba, y el cese de la aplicación extraterritorial de sus leyes contra terceros Estados.

Paralelamente, el gobierno de Colombia, se abstuvo en la votación de la resolución que apoyó desde 1992 y que reclama, en momentos en que se recrudece, el cese del bloqueo genocida de Estados Unidos contra Cuba y el alcance extraterritorial de este. Para justificar esta censurable decisión, las autoridades de ese país acudieron a la manipulación, ingrata y políticamente motivada, sobre la altruista, consagrada, discreta e inobjetable contribución de Cuba a la paz en Colombia, un tema en el que la conducta de nuestro país es universalmente reconocida. Es conocido el amplio y crítico debate que este hecho generó en esa nación, a la que, pese a todo, seguiremos acompañando en sus esfuerzos para alcanzar la paz.

La calumnia norteamericana de atribuirle a Cuba supuestas responsabilidades en la organización de las movilizaciones populares contra el neoliberalismo en Sudamérica constituye una increíble excusa para justificar y endurecer el bloqueo y la política hostil contra nuestro pueblo. Igual, resulta inútil para esconder el fracaso del sistema capitalista, proteger gobiernos tambaleantes y represivos, ocultar golpes parlamentarios, judiciales, policiales; y agitar el fantasma del socialismo para amedrentar a los pueblos. Con ello, pretende también justificar la represión y la criminalización de la protesta social.

La única responsabilidad de Cuba es aquella que emana del ejemplo que ha brindado su heroico pueblo en la defensa de su soberanía, en la resistencia ante las más brutales y sistemáticas agresiones, en la práctica invariable de la solidaridad y la cooperación con las naciones hermanas de América Latina y el Caribe.

Duele al imperialismo que Cuba ha demostrado que sí hay otro mundo posible y que sí se puede construir un modelo alternativo al neoliberalismo, basado en la solidaridad, la cooperación, la dignidad, en la distribución justa de los ingresos, el acceso igualitario a la superación profesional, a la seguridad y protección ciudadanas y a la liberación plena de los seres humanos.

La Revolución cubana es asimismo evidencia de que un pueblo estrechamente unido, dueño de su país y sus instituciones, en permanente y profunda democracia, puede resistir victoriosamente y avanzar en su desarrollo, frente a la agresión y al bloqueo más largos de la historia.

El golpe de Estado en Bolivia, orquestado por los Estados Unidos, utilizando como instrumento a la OEA y a la oligarquía local, es una demostración de la agresividad de la acometida imperialista. Cuba reitera su condena al golpe de Estado, a la brutal represión desatada y expresa su solidaridad con el compañero Evo Morales Ayma y el pueblo boliviano.

Mientras el gobierno de Estados Unidos continúa su guerra no convencional para intentar derrocar al gobierno legítimamente constituido del Presidente Nicolás Maduro Moros e invoca el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), Cuba ratifica la voluntad inquebrantable de mantener la cooperación con el gobierno y el pueblo venezolanos.

Al gobierno y pueblo sandinistas de Nicaragua, liderados por el presidente Daniel Ortega, que enfrenta los intentos de desestabilización y medidas coercitivas unilaterales estadounidenses, reiteramos nuestra solidaridad.

El gobierno legítimo de la Mancomunidad de Dominica y su Primer Ministro Roosevelt Skerrit merecen la solidaridad internacional y tienen ya la del pueblo cubano, en momentos en que esa isla es víctima de la injerencia externa que ya ha provocado violencia y pretende frustrar el proceso electoral.

En este complejo escenario, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en México enfrenta el neoliberalismo y defiende los principios de no intervención y respeto a la soberanía, mientras la elección de Alberto Fernández y Cristina Fernández como Presidente y Vicepresidente en Argentina, expresa el rechazo inequívoco de esa nación a las fórmulas neoliberales que la empobrecieron, endeudaron y dañaron seriamente a su pueblo. La liberación de Lula es un triunfo de los pueblos, y Cuba reitera su llamado a la movilización mundial por el reclamo de su plena libertad, la restitución de su inocencia y de sus derechos políticos.

En la dramática coyuntura que atraviesa la región y el mundo, Cuba reafirma los principios de soberanía, no intervención en los asuntos internos de otros Estados y el derecho de cada pueblo a elegir y construir libremente su sistema político, en un ambiente de paz, estabilidad y justicia; sin amenazas, agresiones ni medidas coercitivas unilaterales y llama a cumplir los postulados de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz.

Cuba seguirá trabajando en el camino de la integración de Nuestra América que incluye la realización de todos los esfuerzos para que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), pronto presidida por México, continúe promoviendo los intereses comunes de nuestras naciones mediante el fortalecimiento de la unidad dentro de la diversidad.

A la implacable arremetida de las fuerzas más reaccionarias del hemisferio, Cuba opone la inquebrantable resistencia de su pueblo junto a la voluntad de defender la unidad de la nación, sus conquistas sociales, su soberanía e independencia, y el socialismo al precio que sea necesario. Lo hacemos con el optimismo y la confianza inconmovible en la victoria que nos legara el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, con la conducción del Primer Secretario de nuestro Partido, General de Ejército Raúl Castro y el liderazgo del Presidente Miguel Díaz-Canel. (Declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba).

La Habana, diciembre de 2019.

Seguir leyendo
Publicidad

Lo más reciente

Aurora, programa para prevenir y erradicar violencia contra mujeres Aurora, programa para prevenir y erradicar violencia contra mujeres
Actualidadhace 1 min

Aurora, programa para prevenir y erradicar violencia contra mujeres

Aurora, cuyo significado es el comienzo de un nuevo día, es la nueva denominación corta del Programa Nacional para la...

Instalan oficinas Descentralizada de Lima Oeste 2 ODPE Instalan oficinas Descentralizada de Lima Oeste 2 ODPE
Actualidadhace 1 min

Instalan oficinas Descentralizada de Lima Oeste 2 ODPE

La Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) instaló, este 11 de diciembre, la oficina descentralizada de Lima Oeste 2 (ODPE),...

Encuentran en Huaral a bebé raptado en Ancón Encuentran en Huaral a bebé raptado en Ancón
Actualidadhace 2 min

Encuentran en Huaral a bebé raptado en Ancón

Final feliz. Infante de 11 meses fue hallado en vivienda de Huaral en casa de secuestradora. Mamá fue al norte...

Balacera deja dos muertos y tres heridos Balacera deja dos muertos y tres heridos
Actualidadhace 4 min

Balacera deja dos muertos y tres heridos

Dos muertos y tres heridos fue el saldo de una balacera registrada en la primera cuadra de la calle Mateo...

Internos de Lurigancho culminan estudios Internos de Lurigancho culminan estudios
Actualidadhace 4 min

Internos de Lurigancho culminan estudios

Cerca de 55 internos del penal de Lurigancho culminaron con éxito los niveles de primaria y secundaria en el Centro...

pirotécnicos pirotécnicos
Actualidadhace 5 min

Uso de pirotécnicos convierte a diciembre en el mes más contaminado

Concentraciones llegan a entre 8 y 10 veces del promedio anual. Serie de componentes cargan la atmosfera y se disuelven...

parapente parapente
Actualidadhace 5 min

Navidad: la nueva tendencia de regalar experiencias

La Navidad es la ocasión perfecta para engreír a nuestros seres queridos con obsequios especiales para ellos. Sin embargo, puede...

Andrés Chadwick y Sebastián Piñera Andrés Chadwick y Sebastián Piñera
Mundohace 7 min

Los vínculos de Piñera y su exministro Chadwick

El Senado chileno aprobó la acusación contra el exministro del Interior y Seguridad Pública, Andrés Chadwick. El exministro es acusado...

Rafael Correo y ALBERTO FERNÁNDEZ Rafael Correo y ALBERTO FERNÁNDEZ
Mundohace 8 min

Correa confía en que Argentina se levantará

El expresidente ecuatoriano Rafael Correa apuntó aquí su confianza en que, con el apoyo popular, el flamante mandatario de Argentina,...

Adiel Compositora y cantante se lanza como solista y sorprende con su primera producción musical.”ALMA”, es el nombre de su primer sencillo. Adiel Compositora y cantante se lanza como solista y sorprende con su primera producción musical.”ALMA”, es el nombre de su primer sencillo.
Espectáculoshace 10 min

Adiel

ADIEL, compositora y cantante peruana, quien busca compartir su historia y experiencias, así como conectar con las personas a través...

Anuncio
Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.