Contáctanos

Política

“A Torrijos lo murieron”

Publicado

en

Roberto Díaz, primo hermano del general Omar Torrijos

Roberto Díaz, embajador de Panamá, que trabajó al lado de su primo hermano Omar Torrijos, abarca una etapa dramática de América Latina, así como las perspectivas de las relaciones con el Perú.

La siguiente entrevista la publiqué en Caretas y la reproduzco ahora en vista de la situación política en Centroamérica y el Caribe.

En la residencia de su misión nos recibió, jovial, animoso, el Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de Panamá en el Perú. En el diálogo desplegó el filme de una época de Panamá, filme que se cortó con la muerte del general Omar Torrijos. Historia intensa la de Panamá. Empezó el 3 de noviembre de 1903, cuando se independizó de Colombia. Quince días después, el comerciante francés Philippe Buneau-Varilla firmó en Washington, a nombre de Panamá, con título apócrifo, la concesión a Estados Unidos, a perpetuidad, del uso, la ocupación y control del área en que se construiría el estratégico Canal. Artífice de la imposición fue el presidente de los Estados Unidos, Theodore Roosevelt, el del gran garrote. En su campaña por la nacionalización del Canal, Torrijos había dicho en el Consejo de Seguridad de la ONU: “Nos han clavado una perpetuidad que significa el infinito más uno”. Gracias a la comprensión del presidente Jimmy Carter, y a su relación cordial con Torrijos, los Estados Unidos firmó el tratado que traslada los bienes del Canal a su legítima dueña. En la entrevista, el flamante Embajador de Panamá detalla posibilidades en la relación con nuestro país, y no elude el caso Bavaria, que involucra a autoridades del anterior régimen panameño.

—¿Cómo, partiendo de un pequeño pueblo campesino, usted llega a los más altos cargos de Panamá?

—En mi pueblo todos eran o querían ser maestros. Mi madre era maestra, una tía era maestra, un hermano era maestro. Bueno, terminé los tres primeros años de secundaria y se planteó el problema de qué estudios seguir. Mi padre me dijo que no podía costearme una carrera. Éramos nueve hermanos. Entonces, intervino un tío que era alcalde. Yo ya escribía a máquina, así que fui a pedirle trabajo a mi tío. Tenía 14 años. Me hicieron una prueba, y la pasé. Después me pusieron un sueldazo. Era una manera de ayudar a la familia.

—¿Cómo se produjo su llegada, temprana, al Perú?

—Atravesé en esa época una crisis existencial. Quería seguir estudiando. Se me ocurrió escribir a todos los presidentes de América Latina para pedirles una beca. El texto era igual para todos: “Soy un joven de escasos recursos económicos, de Santiago de Veragua, República de Panamá”. Corría el año de 1955. En ese tiempo casi todos los presidentes latinoamericanos eran generales. Era la época de la doctrina de seguridad continental de Estados Unidos, que propiciaba las dictaduras de derecha. Me empezaron a llegar respuestas, que en realidad eran excusas. En lenguaje rimbombante, me decían que no había convenios bilaterales. Casi dos meses después, cuando estaba trabajando en la pequeña chacra de mi madre, me avisaron que tenía un telegrama de la embajada de Panamá en Lima. Me comunicaban que me habían concedido una beca para estudiar en el Colegio Militar de Lima. Mi padre organizó una colecta entre los parientes. Compraron ropa y otras cosas, y me mandaron para Lima. Llegué el primero de mayo.

—¿Sufrió en el Leoncio Prado los maltratos que se pintan en La Ciudad y los Perros de Mario Vargas Llosa?

—No. Pero sí era extraño. Además, había llegado cuando ya había empezado el año académico. En el colegio tenía todo; pero el problema era de los días domingos. Mi familia no tenía dinero para enviarme. Mi madre, hermana de la madre de Omar Torrijos, falleció y no pude ir a su entierro. Quise aprovechar para estudiar Derecho; pero eso no era compatible con el Colegio Militar. Aproveché, sí, para ingresar a la Escuela Nacional de Policía, donde había cursos de iniciación jurídica. Tuve allí como profesor a un gran penalista peruano, el doctor Luis Bramont Arias. Cuando regresé a Panamá, me dijeron que no debía estudiar Derecho, porque la facultad de esa rama era comunista. Entonces me dediqué a la carrera militar. Posteriormente llegué a ser secretario del general Omar Torrijos, que era mi primo hermano. Fui su asistente hasta que a Omar lo murieron.

Omar Torrijos

El general Torrijos fue víctima de la CIA y de vendepatrias.

—¿Por qué dice usted que “lo murieron”?

—Bueno, como usted sabe, los magnicidios son cosas muy difíciles de investigar. Yo creía al principio que su muerte se había debido a un accidente. Pero dos años después Moisés, el hermano mayor del general, que era un periodista famoso y con muchas vinculaciones, me comunicó información que le había hecho llegar Juan Bosh, el expresidente de la República Dominicana: alguien que se decía ex agente de la CIA afirmaba que la muerte del general fue producto de un complot que se denominó “Para derribar al halcón en pleno vuelo”. El avión en que cayó Torrijos era una avioneta bimotor Twin Otter. Su viaje era de 27 minutos, desde un lugar que se llama Penonomé, para ir a un caserío donde él tenía una casa, en la cual él se relajaba, viviendo con un grupo de campesinos a quienes había ayudado. Era una casa de madera, que los campesinos habían construido. Iba para dejarles un dinero, destinado a una fiesta. Nunca llegó, pues. Pero había manos foráneas y también la mano del general Manuel Noriega.

—¿Por qué la CIA si ya se había firmado el Tratado que devolvía el Canal a Panamá?

—Ese fue el enigma. El Tratado se había firmado en 1977 gracias a un hombre extraordinario de Estados Unidos, el presidente Jimmy Carter. Sin Carter, sin Torrijos no hubiera habido Tratado. Torrijos había hecho una campaña en todos los continentes a favor de esa salida. Por Panamá pasó medio Congreso de Estados Unidos. Torrijos tenía una casa de playa. Allí los recibía en una hamaca. Cuando se firmó el Tratado, Torrijos se hizo acompañar, por ejemplo, por Gabriel García Márquez, que tenía impedimento para viajar a Estados Unidos. Él le dio pasaporte panameño. Asimismo se lo dio al novelista inglés Graham Greene, que también tenía impedimento.

—¿Por qué estaba Noriega contra Torrijos?

—Desde 1976, él tenía deseos de suceder a Torrijos. Un par de veces Torrijos me dijo: “le tengo miedo a Noriega”. Lo decía y lo dejaba ahí. En esa época era director de la CIA un hombre que apadrinaba a Noriega. Ya entonces había congresistas de Estados Unidos que sabían que Noriega estaba metido en el tráfico de la droga. Repito: difícil es, en casos de magnicidios, llegar a la verdad. Yo iría más allá: más de una vez Omar me dijo: “mi muerte será violenta”.

—¿Cómo define a Martín Torrijos, hijo del general, y flamante presidente de Panamá?

—Fue elegido por una votación masiva. Se conocen sus méritos como economista. Estudió en Chicago y sabe lo que nuestros países deben hacer para que sus industriales, sus agricultores, sus hombres de negocios puedan salir airosos en el mundo de la globalización. En ese marco se sitúa mi función en el Perú. Deseamos ampliar el comercio, cuya balanza es favorable al Perú. Es natural, porque el Perú tiene una gran variedad de productos para ofrecer. En Panamá tenemos una gran comunidad peruana, muy trabajadora. El peruano busca el norte, y es natural, por razón de la moneda. En Panamá, la mayoría de los que venden productos para el desayuno de los trabajadores en la madrugada son peruanos.

—También hay otro tipo de peruanos, supongo…

—Naturalmente, hay los que quieren ir a los Estados Unidos por un portillo, y tenemos que desterrarlos. Bueno, pero quiero hablar de la misión que me ha confiado el presidente Martín Torrijos. Nos interesa conocernos mejor. Nosotros también tenemos pobres y marginados. Panamá debería ser una tacita de oro, por toda la riqueza que el Canal ha generado para otros. Pero, en fin, no se puede vivir pensando en el ayer, aunque hay que tomarlo en cuenta. Tenemos cosas que hacer juntos. Por ejemplo, el Perú puede asesorar a Panamá en pesquería, en pesca artesanal, puesto que nuestro país tiene costas en dos océanos. Panamá puede enseñar algo en servicios, en finanzas.

—En el pasado reciente Panamá ha sido escenario de escándalos relacionados con el Perú. En el caso Bavaria aparecen dos cuadernos de bitácora distintos sobre el viaje de un personaje.

—Bueno, lo he estado leyendo y, además, está planteado en los departamentos judiciales de Panamá. Por alguna razón, manos panameñas, durante el anterior gobierno, manosearon documentos, y ese manoseo ha traído dificultades en la investigación. No hay duda de que hubo manos panameñas metidas en eso, indebidamente. El caso está en los tribunales, y hay conversaciones entre los dos países. Naturalmente, yo, como abogado solo puedo hablar de supuestos delitos.

—Una curiosidad: ¿qué papel desempeña Rubén Blades en el nuevo gobierno panameño?

—Rubén ayudó mucho en la campaña electoral de Martín Torrijos. Antes, en anterior elección, él mismo fue candidato presidencial. Creó en ocho meses un partido, Papá Agoró, que en lengua de una etnia nativa quiere decir “madre tierra”. Sacó muchísimos votos. Rubén es un hombre que ha llevado a la salsa un mensaje social. Su pasión es la música. Tiene una canción que me hizo llorar. Yo en 1987 acusé al general Noriega de crimen de narcotráfico. Caí preso con mi familia. Hubo presión de varios gobiernos, entre ellos el del gobierno aprista del Perú, a través de Armando Villanueva, para que no se me mate. Volviendo a Blades, es actualmente Director del Instituto Panameño de Turismo, con categoría de ministro. Ante todo, él es embajador permanente de Panamá. Rubén es, como ministro, un hombre a quien le piden autógrafos. Ahora bien, el éxito en general marea. Pero no ha ocurrido con él. La canción que me hizo llorar se llama “Patria”.

—¿Cómo define a Omar Torrijos?

—Como un patriota que quería que el Canal estuviera en manos panameñas, y que sirviera a todos los países sin distingos. Era también un pragmático. Un panameño que está escribiendo una biografía de Torrijos le dijo a Jimmy Carter: “A Torrijos lo acusaban de comunista, o de narcotraficante, o de drogadicto. ¿Usted lo investigó?”. La respuesta fue: “Teníamos que investigarlo. Y pasó la prueba”.

Omar Torrijos

Gabo recibió de Torrijos pasaporte de panameño, para que pudiera ingresar a los Estados Unidos.

Un ilegal en Washington

En 1977, en la firma en Washington de la recuperación del Canal, García Márquez estuvo presente, porque Torrijos le dio pasaporte panameño. En su libro Notas de Prensa, el narrador cuenta la respuesta de Torrijos a una misiva insolente del gobierno de Ronald Reagan: “Doy este mensaje por no recibido por haberse equivocado de destinatario. Debió ser enviado a Puerto Rico”.

César Lévano
Director

Política

Lo dejaron solo

Publicado

en

Omar Quesada

Luego de que algunos representantes apristas acusaran a autoridades como los fiscales José Domingo Pérez y Rafael Vela, o al mismo presidente de la república, Martín Vizcarra, de ser los causantes del suicidio del expresidente Alan García Pérez, las declaraciones de otro dirigente aprista tiran por los suelos la pretendida estrategia de obtener un rédito político de la muerte del exmandatario. Por el contrario, dejan al descubierto una posible falta de prevención que podría haber contribuido al trágico desenlace.

AG LO ANUNCIÓ

Omar Quesada, quien diera la noticia de la muerte de Alan García, declaró ayer a Radio Programas del Perú que el expresidente había advertido a su entorno más cercano que no lo iban a ver esposado ni humillado.

“Él (García) siempre nos dijo a mí no me van a ver, al presidente del Apra, al presidente Alan García o al compañero de ustedes, esposado, humillado, como el día de ayer lo querían hacer. No nos ha sorprendido un acto de esa naturaleza, aunque es increíble hasta el último momento”, reveló.

“Para nosotros ha sido un shock emocional, a pesar de que sabíamos de que esa era una medida que él podía tomar”, agregó.

Las afirmaciones de Quesada no representan una visión aislada. El congresista Víctor García Belaunde de Acción Popular afirmó en una entrevista televisiva que según le comentaron algunos partidarios apristas, Alan García se presentó en la embajada de Uruguay con un arma bajo el brazo, creyendo que podía ser detenido. “Él conservó el arma no para usarla contra otro, sino para él, porque no estaba dispuesto a permitir que lo humillen, según decía”, recordó García Belaunde.

Tuit de Carlos Mesía

Otro testimonio que consigna la delicada información de la que estaba al tanto el entorno de García, es el del expresidente del Tribunal Constitucional, Carlos Mesía, quien escribió en Twitter: “El presidente no iba a permitir que sin pruebas, fuese expuesto a la humillación pública de verse enmarrocado. Por eso dije hace un tiempo: ‘al presidente García nadie lo enmarroca’. No es cobardía, es honor. Lo sabía de fuentes cercanas que eso sucedería llegado el caso”.

Todas estas afirmaciones confirman que la posibilidad del suicidio no era ignorada por el entorno del expresidente, por lo que cabe preguntarse si acaso no lleva su círculo más íntimo la responsabilidad moral de no haber asistido al expresidente con ayuda médica profesional, y previniendo el acceso que este tenía al arma de fuego con la que terminó quitándose la vida.

Como una premonición o como una evidencia de que la idea de la muerte no le era ajena, García dijo en el primer mitin tras su regreso al país en el 2001: “no sé a dónde me conduzca la vida, no sé si me lleve a la muerte, pero aquí estoy entregando todo lo que soy, otra vez, al servicio de la patria”.

EN EL DOLOR, TE ACUSO

El primer líder aprista en apuntar contra quienes consideró “los perseguidores de García” fue Mauricio Mulder. En los exteriores del Hospital Casimiro Ulloa, lejos de mostrar empatía con la familia o con el amigo que acababa de perder, dio un discurso con un claro cálculo político: “El presidente García tomó una decisión de dignidad y de honor. Un acto de honor frente a una persecución fascista”.

Mulder acusó “la concreción de todo un mecanismo de persecución de búsqueda de popularidad enfermiza por parte de algunas personas imbuidas de poder que quieren pasar a la historia como carceleros”, en clara referencia al fiscal José Domingo Pérez.

Luis Gonzales Posada, ex ministro de Justicia y de Relaciones Exteriores en el primer gobierno de García, culpó a Pedro Cateriano y Gustavo Gorriti como responsables de la muerte del expresidente. “La bala la han disparado ellos”, acusó. Además, se dirigió al fiscal Pérez calificando su trabajo de “crueldad”.

Lo dicho por Jorge Del Castillo dio un sentido político al suicidio del líder aprista: “Es una decisión muy dura pero tiene una inspiración de defensa de su honor … ha entregado su vida pero ha hecho un acto político decisivo”.

LAS INVESTIGACIONES NO DEBEN PARAR

Los dichos anteriores fueron rechazados por el ex primer ministro y actual presidente de la región Lambayeque, Yehude Simon, quien consideró que no se puede señalar a la Prensa o a los fiscales de la responsabilidad de una decisión tomada por el propio García. “Hay una investigación, el país requiere saber la verdad, el expresidente creo que debió enfrentar esta investigación con la serenidad respectiva”.

Por otro lado, el dirigente aprista Carlos Roca indicó que la “decisión personal de Alan García de inmolarse es una decisión que hay que respetar y no hay que utilizar la trágica muerte para suscitar odios contra personalidades del país”.

Roca hizo una invocación para que en vez de estar buscando responsables de la muerte de García en los adversarios políticos, los partidarios apristas piensen en lo que se debe hacer para que nunca más haya funcionarios que caigan en la coima y la corrupción. “Eso no se puede negar”, sentenció.

Seguir leyendo

Política

Allanamiento no podía detenerse pese al suicidio de AG

Publicado

en

Juan José Quispe

El abogado Amoretti dijo que el allanamiento a la casa de Alan García debió suspenderse de inmediato tras la muerte de Alan García. De igual modo sostuvo la jurisconsulta Romy Chang, al referirse al mismo tema. El testimonio de Humberto Abanto, se suma a esas informaciones.

Sin embargo, esto no sucedió. ¿Por qué? Una orden del juez Carhuancho gravitaba en la ejecución de dicha medida, que debía ejecutarse pese a la tragedia ocurrida por el suicidio de Alan García.

“La diligencia debió concluir, no tenía por qué suspenderse. Uno porque era una orden dispuesta por un juez, requerida por el fiscal, había una disposición que intervenía personas e intervenía el domicilio, y por tanto se tenía que concluir”, dijo el jurista JJQuispe.

“El hecho de que una persona muera no significa que se suspenda inmediatamente todo. Eso es un absurdo. Yo entiendo la posición del Dr. Amoretti y otros que siempre defienden a personas vinculadas a actos de corrupción y de violación de derechos humanos”, precisó.

HABÍA MUCHOS ABOGADOS

“Una vez que se concluye se levanta un acta y se tiene que poner lo que pasó, no solo del imputado Alan García, porque estamos hablando de una presunta organización criminal”, precisó.

“Imaginemos que hipotéticamente había un tipo de documentación que lo vinculaba con los otros investigados. Lo que pasa es que a nivel de la investigación muere todo lo que se investigaba a Alan García por su muerte, pero los demás siguen investigados”, remarcó.

“Lo que sí llama la atención es la presencia de muchos abogados allí. El fiscal debió ponerse mucho más fuerte. El único que podía participar era su abogado Erasmo Reyna y nadie más”, recalcó.

El abogado Humberto Abanto dijo que estaba en la casa de Alan García porque era su amigo. Dijo que su decisión fue personalísima y de protección a su figura política, frente a la barbarie judicial.

LOS VIDEOS LO REVELARÁN TODO

“Lo importante es que tanto la Policía como la Fiscalía van publicar los videos que suelen tomar. Ese es un protocolo y van revelar todo lo que se incautó, todo lo que sucedió”, sostuvo.

“Tras la muerte de Alan García el testimonio que le pudieran haber tomado preliminarmente, cuando haya juicio oral, servirá poco. Respecto a los demás investigados, sigue el proceso”, precisó.

“Yo creo que poco van a ayudar las declaraciones de Alan García en el sentido de que siempre ha negado que haya recibido dinero de Odebrecht. Lo que sí le digo es que todos los demás investigados, para evadir sus responsabilidades, le echarán la culpa a la persona que ha fallecido”, explicó.

“Eso sucede en muchos casos. Cuando una persona fallece, los demás investigados le echan la responsabilidad Yo le pongo un ejemplo: en el caso del señor Nicolás de Bari Hermoza Ríos, no es un procesado ausente, no está muerto, pero tiene un alzheimer bastante avanzado, ¿y qué han hecho los demás coinculpados? Le echan la culpa”, remarcó.

“Esta es una práctica muy usual de los coinvestigados para evadir la justicia, para echarle la culpa a un procesado ausente, que no tiene capacidad de discernir o que está fallecido, Mucho ojo con eso”, subrayó.

DANZA DE MILLONES

“Definitivamente, las declaraciones de Barata harán que los coinculpados de García Pérez sean llevados a juicio y sean declarados culpables. El mejor ejemplo es su secretario general, el señor Nava y su hijo. Ellos no tenían ningún poder de decisión, ni estaban en un comité de licitaciones, ni eran ministros… Y la pregunta es, ¿cómo este tipo de personas recibieron tanto dinero en millones de dólares? Esto es lo que está cuadrando el fiscal Domingo Pérez, porque ese dinero no era para Nava y su hijo y tampoco para Atala y su hijo”, declaró.

“Se presume que ese dinero era para ser repartido entre todos, incluyendo Alan García. Yo creo que muchos de los investigados con Alan García, se van someter a la colaboración eficaz ante las pruebas que se están encontrando. Mucho ojo con eso”, remarcó.

ALGO MÁS

“La prisión preventiva a PPK va a servir de termómetro. Si los jueces dictan o no dictan un mandato de prisión preventiva si hay peligro de fuga o entorpecimiento de las investigaciones. Si eso sucede, adiós al arresto domiciliario para los mayores de 65 años”, concluyó Quispe.

 

FELIX GRIJALBA SATO

Seguir leyendo

Política

Fiscal José Pérez insiste con prisión preventiva a Kuczynski

Publicado

en

Pedro Pablo Kuczynski y César Nakazaki

El fiscal José Domingo Pérez mantuvo el pedido de prisión preventiva de 36 meses en contra del expresidente Pedro Pablo Kuczynski y no variará esta solicitud por el arresto domiciliario.

Según indicó durante la diligencia que desarrolla el Poder Judicial, el fiscal Pérez se ratificó en su exigencia inicial y que no ha retrocedido porque hay cargos que pesan en contra del ex presidente.

Pérez sustentó esta solicitud en el certificado médico legal entregado por el Instituto Médico Legal (IML) del Ministerio Público, durante la diligencia que se realizó en la sede de la Corte Superior de Crimen Organizado y Corrupción de Funcionarios.

Dicho documento señala que la salud del exmandatario se encuentra “clínicamente inestable” y con hipertensión arterial no controlada, pero ello “no significaba una enfermedad grave e incapacidad física permanente” para cumplir con el pedido.

EL PEDIDO NO VARÍA

“La Fiscalía no variará el pedido de prisión preventiva por el de arresto domiciliario y se mantendrá el pedido por 36 meses de prisión preventiva para el investigado (Kuczynski) y los otros dos implicados”, remarcó Pérez.

La solicitud de prisión preventiva alcanza a su secretaria personal Gloria Kisic y a su chofer, José Luis Bernaola, por una investigación referida a la trama de sobornos que involucra a la empresa brasileña Odebrecht.

César Nakazaki, abogado de Kuczynski, señaló que el fiscal Pérez solicitó en la víspera un informe médico legal para determinar el estado de salud del exmandatario, ante la eventualidad de cambiar la detención preventiva por arresto domiciliario.

“No hay peligro procesal ni entorpecimiento de la actividad probatoria por parte de mi defendido, así como de su defensa legal”, señaló durante la diligencia de evaluación de la prisión preventiva por 36 meses solicitada por el fiscal José Domingo Pérez.

ALGO MÁS

“Solicitamos que se rechace el pedido de prisión preventiva en contra de mi defendido o, en todo caso, si hay alguna medida, que se le imponga arresto domiciliario”, reiteró Nakazaki.

Seguir leyendo
Publicidad

Lo más reciente

Omar Quesada Omar Quesada
Políticahace 17 horas

Lo dejaron solo

Luego de que algunos representantes apristas acusaran a autoridades como los fiscales José Domingo Pérez y Rafael Vela, o al...

Juan José Quispe Juan José Quispe
Políticahace 17 horas

Allanamiento no podía detenerse pese al suicidio de AG

El abogado Amoretti dijo que el allanamiento a la casa de Alan García debió suspenderse de inmediato tras la muerte...

Pedro Pablo Kuczynski y César Nakazaki Pedro Pablo Kuczynski y César Nakazaki
Políticahace 17 horas

Fiscal José Pérez insiste con prisión preventiva a Kuczynski

El fiscal José Domingo Pérez mantuvo el pedido de prisión preventiva de 36 meses en contra del expresidente Pedro Pablo...

Mauricio Mulder Mauricio Mulder
Políticahace 17 horas

Mulder destacó el gesto de Humala

El congresista Mauricio Mulder (APRA) saludó ayer el gesto democrático que tuvo el expresidente Ollanta Humala Tasso de acudir hasta...

Alan García Pérez caso Odebrech - Diario El País Alan García Pérez caso Odebrech - Diario El País
Políticahace 17 horas

Alan nunca muere… por eso se suicida

Cuando faltan solo 5 años para que la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA) cumpla 100 años de haber sido fundada...

Policía allanamiento detención investigados Policía allanamiento detención investigados
Políticahace 17 horas

Fueron detenidas 7 personas del caso Línea 1 del Metro de Lima

El Poder Judicial ordenó detención preliminar contra nueve implicados en estos hechos delictivos, sin embargo, se concretaron siete capturas de...

Pedro Barreto Pedro Barreto
Políticahace 17 horas

Cardenal Barreto respalda a fiscales

“La Fiscalía está cumpliendo su labor de investigar hechos de presunta corrupción; no hay que politizar la lucha contra este...

Junta Nacional de Justicia (JNJ) Junta Nacional de Justicia (JNJ)
Políticahace 17 horas

Presentará bases para el concurso

Las Bases del Concurso Público de Méritos para la selección y nombramiento de los siete miembros titulares y 7 suplentes...

Alfredo Barnechea Alfredo Barnechea
Políticahace 17 horas

Mejor es reírse

Solo depende de los apristas si puedo ser su candidato presidencial.

Mesías Guevara Mesías Guevara
Políticahace 17 horas

La voz clara

“Desafortunadas palabras de Alfredo Barnechea en las exequias del expresidente Alan García. Sin duda sigue siendo aprista, está muy distante...

Anuncio
Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.