Buscan frenar robo de celulares

Quienes compren un teléfono móvil robado también cometerán un delito y serán sancionados hasta con 4 años de prisión.

La policía ha identificado hasta 42 mercadillos de venta de celulares robados en todo el país.

El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (MINJUSDH) ha elaborado un protocolo con el fin de frenar el robo de celulares en el país y erradicar por completo los mercados donde se comercializan equipos terminales móviles de dudosa procedencia.

Según explicó el viceministro de Justicia, Juan Falconi, esta nueva estrategia mejora las acciones de inteligencia de la Policía, optimiza la intervención del Ministerio Público, reduce los tiempos para ejecutar operativos y endurece las sanciones para quienes roban y compran equipos celulares hurtados.

“Este protocolo permite una actuación conjunta y estratégica. Además, reduce los errores y, sobre todo, está enfocado en la eliminación de los mercados como La Cachina, Tacora y Las Malvinas donde muchas veces se venden productos obtenidos en asaltos”, puntualizó Falconi.

En ese sentido, detalló que se han logrado identificar 42 mercadillos a nivel nacional donde se comercializan celulares de dudosa procedencia y son precisamente esos lugares los principales objetivos para intervenir.

“A partir de ahora, quien compra un celular hurtado también comete un delito. La receptación será sancionada con penas de uno a cuatro años de prisión. Por eso, queremos decirle a la ciudadanía que tomen conciencia, ya que si no existe demanda, los ladrones no tienen motivación para seguir robando”, manifestó el viceministro de Justicia.

Esta nueva estrategia, que será presentada oficialmente en marzo, se elaboró en el marco de la Política Nacional frente a los Delitos Patrimoniales, cuyo objetivo es el control y reducción de los delitos patrimoniales a través de la disminución de factores de riesgo asociados a su comisión, las oportunidades que los posibilitan, así como el acceso a los medios que los facilitan.