Las versiones del asesino

RELATO DE TERROR

César Alva Mendoza

César Alva Mendoza confesó ante los agentes de la División de Homicidios que violó y mató a la niña de 11 años en San Juan de Lurigancho y que además, durmió con el cadáver hasta que se deshizo del cuerpo.

“La llevé a un descampado que otros usan como fumadero en la zona de La Huayrona, en San Juan de Lurigancho. En ese lugar la violé y luego la estrangulé”, dijo ante los policías.

Ya de noche, llevó el cuerpo a su casa y metió el cadáver debajo de su cama, donde permaneció hasta el día siguiente en que se deshizo del cuerpo.

Sin embargo, durante la entrevista de pericia psicológica que se realizó el lunes, Alva dijo que luego de recoger a la niña, ambos cayeron y luego continuaron hasta la casa de él.

La niña se desmaya en el inmueble y él aprovechó en violarla. Ella se despierta de noche y empezó a gritar del susto, como no podía hacerla callar con nada, la estranguló.