Hallan sala de banquetes de élite Mochica con 1,500 años

Lo encontrado permite obtener información sobre la forma en que se realizaban las actividades políticas y sociales mochicas.

Hallan sala de banquetes de  élite Mochica con 1,500 años

La Huaca Limón, ubicada en la zona arqueológica de Úcupe, en Lambayeque, fue el escenario del descubrimiento de una sala de banquetes protocolares de la cultura Mochica, de al menos 1,500 años de antigüedad, considerado por el equipo de arqueólogos a cargo del trabajo como “fascinante” por su aporte al conocimiento y la reconstrucción de la compleja y jerarquizada sociedad de ese tiempo.

En el ambiente, decorado con pinturas murales que representan escenas marinas, se hallaron dos tronos escalonados que habrían servido de asientos a los personajes de la élite de esta civilización preincaica, así como más de 100 huellas o concavidades para vasijas y platos, en los que se colocaban alimentos para el banquete.

Para el equipo de especialistas a cargo del hallazgo, realizado en el marco del programa de investigaciones del Museo Tumbas Reales de Sipán del Ministerio de Cultura, lo encontrado permite obtener información sobre la forma en que se realizaban las actividades políticas y sociales mochicas.

Por ejemplo, los dos tronos escalonados habrían sido destinados a personajes de distinta jerarquía: el gobernante que recibe el banquete y otro principal que ofrece el homenaje. Además, uno de estos asientos, ubicado en la parte culminante de una plataforma escalonada, presenta huellas de postes para una cubierta, lo que significaría que fue una estructura utilizada por los jerarcas para brindar audiencias y recibir ofrendas.

Cerca de la estructura piramidal, se encontró una maqueta de barro crudo con la representación de las salas descubiertas, una probable evidencia de que los arquitectos mochicas planificaban sus construcciones en modelos a escala.

Al lado de la sala de banquetes y con un pórtico de por medio, se hallaron los restos de otra sala de menores dimensiones; y en la esquina y frente a la puerta, un podio circular de dos niveles que habría funcionado como espacio para reuniones privadas de carácter político y social. Podios semejantes aparecen también en la iconografía mochica para destacar a los gobernantes por lo que se cree que ambos ambientes estaban destinados a las reuniones reservadas de la élite mochica.