El fujimontesinismo ha vuelto a las andadas

Campaña de insultos a Diario UNO es una maniobra para evitar críticas contra el indulto.

Portada apócrifa - Diario UNO

ERNESTO TOLEDO BRÜCKMANN

La mayoría de cibernautas que a diario navegan por las redes sociales vienen expresando su rechazo por la falsa portada del Diario UNO que venía circulando en los últimos días por las redes sociales.

Las opiniones convergen en que el autor intelectual y material del mismo es el fujimorismo, quien a 18 años de la caída de su líder, Alberto Fujimori, viene ejecutando la misma campaña de ataque y desprestigio contra la prensa opositora al fujimorismo.

Durante la década de 1990 la mayoría de medios de comunicación se vendió al poder para informar solo lo que le convenía al régimen de Fujimori.

Montesinos asesor del dictador Fujimori con el complaciente Gral. Chacón (2 izq.) padre de la congregsista Cecilia Chacón.

Montesinos asesor del dictador Fujimori con el complaciente Gral. Chacón (2 izq.) padre de la congregsista Cecilia Chacón.

MONTESINOS CONFESÓ
“El ingeniero Fujimori era consciente de que la prensa escrita, particularmente aquellos diarios que por su bajo precio llegaban a la opinión pública en forma masiva (‘diarios chicha’), producía el efecto de orientar la corriente de opinión”, confesó el ex asesor del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN), Vladimiro Montesinos, durante su juicio.

El propio Montesinos confirmó que el propio Alberto Fujimori organizó el reclutamiento de la “prensa chicha”: “Dicha investigación la hizo Saúl Mánkevich (Lifschitz) de la empresa Mayéutica, quien identificó a los diarios con los que se tenía que trabajar para orientar a la opinión pública en el sentido deseado. Es decir, levantar la imagen del presidente Fujimori y cuestionar a los candidatos opositores. (…) Fujimori decidió que se debía iniciar contacto con los diarios ‘El Mañanero’, ‘La Chuchi’, ‘Diario Más’, ‘El Chato’, ‘Conclusión’, ‘El Tío’ y ‘La Yuca’”

El manejo de los medios de comunicación en favor de la dictadura y en perjuicio de los opositores a Fujimori incluyó la fabricación de “Repúdica” y “Repudio”, pasquines que imitaban el diseño del diario La República, a fin de desprestigiarlo. Esto también se materializó en la compra del diario de oposición “Referéndum” por US$ 30 mil.

Todos estos hechos fueron acreditados mediante el testimonio de los implicados, la confesión de Montesinos y documentos.

Montesinos confirmó que el propio Alberto Fujimori organizó el reclutamiento de la “prensa chicha”.

Montesinos confirmó que el propio Alberto Fujimori organizó el reclutamiento de la “prensa chicha”.

5 MIL DÓLARES POR CADA TITULAR
La procuradora Rocío Armas recuerda: “Se pagaba entre 2 mil y hasta 5 mil dólares diarios por cada titular de portada a cada periódico. Los fondos provenían del presupuesto de las Fuerzas Armadas desviados al SIN por orden de Fujimori..

Fueron entre 900 mil dólares y un millón de soles mensuales lo que se desembolsó en algunos casos”. Armas se encargó del caso de José Oliveri Agurto, encargado de producir e imprimir el pasquín “La Repúdica”. Oliveri, quien controlaba los periódicos “El Mañanero” y “La Chuchi”, huyó del país y fue extraditado en el 2008. El 22 de abril de 2010 fue condenado a cuatro años de prisión efectiva.

“El proceso de la compra de los “diarios chicha” se dio por orden de Alberto Fuijimori, quien dispuso que el Ejército, la Fuerza Aérea y la Marina desviaran de su presupuesto fondos al SIN para financiar el operativo”, señaló el abogado Julio Arbizu Gonzales, quien se encargó de sustentar la acusación de la procuraduría contra los propietarios y directores de los periódicos populares sometidos al SIN: “Lo declaró Montesinos y ha quedado plenamente demostrado”. Finalmente se supo que fueron siete los periódicos populares reclutados por Montesinos, con la venia de Fujimori.

“Fue una forma perversa de distorsionar el papel de la prensa. Fujimori no cerró los medios de comunicación pero los compró y los dirigió contra sus enemigos políticos”, manifestó Arbizu.

Según el ex procurador del Caso Fujimori-Montesinos, Antonio Maldonado Paredes, el financiamiento de la “prensa chicha” es uno de los hechos más emblemáticos de la corrupción que se produjo durante el gobierno de Alberto Fujimori. 22 millones de dólares se destinaron al financiamiento de la “prensa chicha”; el objetivo era apoyar la campaña reeleccionista de Fujimori y atacar a la oposición política y periodística, entre 1998 y 2000.

“La Procuraduría determinó que con dinero del SIN el régimen dictatorial financió diarios dedicados a atacar o demoler la imagen de políticos de oposición, empresarios disconformes con el gobierno y cualquier persona de influencia en la población que mostrara discrepancia con el gobierno de Fujimori, con la finalidad de que este se perpetuara en el poder”, expresó.

Posteriormente, en un informe del 2014, la Procuraduría Anticorrupción determinó que se habían gastado 122 millones de soles (unos 32 millones de euros) en la “compra” de diarios. En total fueron enjuiciadas 36 personas y todas fueron condenadas. Del total, 20 cumplieron prisión efectiva debido a la gravedad de los delitos.

CONTRA ANDRADE Y MOHME
Los opositores a Fujimori eran descritos de forma ofensiva. En marzo de 1998 el diario “El Chino” publicó un suplemento que tituló “Los Rabiosos de la prensa antiperuana, Rospigliosi, Arrieta y Páez” en el que acusaban a estos periodistas de ser espías de países vecinos a los que vendían secretos militares y hasta de ser cómplices del terrorismo y estar detrás de un intento de golpe militar. Pero el centro de los ataques tendría como víctimas principales a dos opositores. El entonces alcalde de Lima y candidato a la presidencia, Alberto Andrade, aparece abusando de su poder y descrito de un modo grosero en razón de su sobrepeso.: “Chancho Andrade pide sembrar el terror a sus cascos azules” (La Chuchi, 14/II/2000). (“Somos Kutra de Andrade quería traficar con lotes de terreno del pueblo”) se trata de relacionar a los oponentes a Fujimori

Muchos coinciden que fue Gustavo Mohme quien sufrió de manera más dura los embates del fujimorismo, difamándolo de la manera más vulgar y vergonzosa jamás visto en la historia del Perú. Al asociarlo con el comunismo, el fujimorismo lo tildó de “maricón”, de tener amoríos con los líderes de Sendero Luminoso y hasta con el congresista José Luis Risco. Entre los titulares de “La Chuchi”, “El tío”, “Pal micro”, “El Bacán” o “El Polvorín” tenemos los siguientes:

“Mohme en la Jaula de las Locas”; “El Pecaminoso ‘GRAN PARO’ de Gustavo Mohme”; “Las Orgías Democráticas de Mohme”; “Mohme no aguanta cuadre y mariconea en el Congreso”; “Mohme en la huella de Cerpa Cartolini”; “La Jaula de las Locas esta alborotada”; “Mohme proclama: ¡Erección Nacional o Muerte!”; “Mohme se aloca por la erección perdida”; “La Dictadura Norcoreana financia a Mohme”; “Mohme está de duelo : Se le murió ‘¡AY QUE RISCO!’”; “El Zambo Risco enjuicia a Mohme por corrompido”; “Gustavo Mohme ‘Ay, como odio a las mujeres’”; “Plan Octavio sepulta a la Reina de la Primavera de Piura”; “Mohme, convertido en Diosa Griega alista el ‘Plan Medusa’”; “Mohme canta ‘Amor de Guardia Civil’ y ¡Ay que Risco! se pone celoso”; “Indignado porque no lo satisfacen Mohme acusa a los jóvenes de traficantes”; “Mohme ama la dedocracia”; “Mohme vive una tragedia: A ¡Ay que Risco! se le está cambiando el gusto”; “La pasión de Mohme por la puerta falsa”; “Por amor a Mohme ¡Ay que Risco! entra al Servicio Militar Voluntario”; “Comunista Mohme pide noche a solas con Feliciano”; “Comunista Mohme besó a Feliciano y le dijo ¡Nunca te olvidaré!”; “Comunista Mohme enfrenta celos de ¡AY QUE RISCO!”. La lista de titulares con estas difaciones e insultos es muy larga.

A la “prensa chicha” se sumaron cadenas de televisión que prefirieron venderse en lugar de mantener el propósito de informar de manera independiente.

DE LA “PRENSA CHICHA” A LOS FUJITROLES
A 18 años de la caída de Fujimori, los adeptos a cualquier organización política liderada por los hijos del ex presidente han dejado de priorizar la prensa escrita para dar paso a las redes sociales.

Los asiduos navegantes identifican claramente a los fujimoristas en las redes por una serie de señales.

En sus mensajes aparecen las palabras “anticaviar”, “antirojimio”, “provida”, “Keiko”, “Fujimori es el mejor presidente del Perú” y más recientemente “Kenji” por algún lado de sus cuentas.

Asimismo, le dan retuit a todo lo que publica Keiko Fujimori, el ex mandatario y todos los congresistas de Fuerza Popular (FP). Asimismo, retuitean a periodistas con una identificación con el fujimorismo como Martha Meier o Alfonso Baella.

Sus memes presentan faltas ortográficas y denuncias calificadas por la mayoría de cibernautas como fuera de la realidad ya que poseen difamaciones e insultos.

A pesar de que son muchos, esta vez nos centraremos solo en las cuentas de Twitter que se identifican como juventudes fujimoristas…

FUJIMORI@DO
Aparte de la cuenta oficial del partido Fuerza Popular, existen dos más consideradas no oficiales pero que se encargan del trabajo sucio.

@JovenesKeiko se dedica a insultar, difamar y amenazar; se define como “la juventud peruana apoya a Keiko Fujimori por un Perú con más seguridad y oportunidades para todos”.

@jovenesconkeiko no realizan amenazas pero se identifican como “jóvenes identificados con el modelo económico, de seguridad y oportunidades para todos que representa @KeikoFujimori“.

#GraciasChino se creó para asociar la imagen del expresidente con la derrota del terrorismo; en medio de su campaña arremeten con agravios contra los que consideran defensores del terrorismo, identificándolos con la izquierda.

Durante la campaña presidencial del 2016 aparecieron las cuentas Jóvenes K – Perú @JovenesK y FactorK pero salieron de circulación.