Sigue en peligro plaza de juez Concepción Carhuancho

Corte Suprema calificó de “situación crítica” el recurso de la Sala Penal Nacional. Colegas de juez Concepción hablan de una falta de respeto.

Richard Concepción Carhuancho - César San Martín

EDUARDO GARCÍA

Los 19 jueces supremos que componen el núcleo del Poder Judicial, encabezado por Duberlí Rodríguez, le dieron la espalda al juez símbolo de la lucha anticorrupción, Richard Concepción Carhuancho, el mismo que ordenó la prisión preventiva de expresidentes y empresarios poderosos por el Caso Odebrecht.

Mediante un comunicado, la Sala Plena de la Corte Suprema no solo calificó de “situación crítica” el recurso de la Sala Penal Nacional que busca evitar que les arrebaten los casos relacionados a la empresa brasilera, sino que se impuso con términos que fueron tomados como una falta de respeto por los colegas del juez Concepción.

“La Sala Plena de la Corte Suprema, como órgano máximo de deliberación del Poder Judicial (…) deplora la vía y los modos inadecuados para ejercerlo, y afirma la necesidad de respetar los canales institucionales y de proceder con prudencia, mesura y altura que corresponde a todo juez”, reprochó de la instancia suprema.

Y agrega: “La Sala Plena de la Corte Suprema -como era de esperarse- ratifica su respaldo al presidente del Poder Judicial y al Consejo Ejecutivo del Poder Judicial (ambos encabezados por Duberlí Rodríguez) con motivo de la aprobación del Estatuto de la Sala Penal Nacional”.

“Asimismo, dejamos en claro que el proceso de institucionalización del funcionamiento de la Sala Penal Nacional se realizó dentro de las atribuciones de gobierno del Consejo Directivo del Poder Judicial, y con el objetivo estratégico institucional de velar por el interés superior de la justicia”, se lee líneas más abajo.

El mensaje no fue bien recibido por los magistrados de la Sala Penal Nacional, informaron allegados al círculo de la coordinadora de la Sala Penal Nacional, Inés Villa Bonilla, quien también firmó el escrito que busca que el despacho que dirige continúe teniendo competencia en los casos emblemáticos por el escándalo Lava Jato.

Sin embargo, los jueces supremos dejaron en vigencia el Estatuto de la Sala Penal Nacional -el mismo que los aparta de la dirección del Caso Odebrecht-, con lo cual la mayoría de sus integrantes, como el juez Concepción Carhuancho o su superiora jerárquica, la magistrada Villa Bonilla, saldrán del sistema.

La Sala Penal Nacional solicitó, a través de un escrito de 28 de diciembre pasado, firmado por los miembros de dicha instancia, la intervención del pleno de la Corte Suprema luego de que el Consejo Ejecutivo, dirigido por Duberlí Rodríguez, aprobara el polémico estatuto que afectaría los procesos ligados a Odebrecht.

El miércoles último DIARIO UNO adelantó que, de darse una situación adversa, es decir, que la Sala Plena de la Corte Suprema rechace sus argumentos, que es lo que finalmente ocurrió, la Sala Penal Nacional actuará de acuerdo a ley y evaluará qué medidas legales adoptarán para evitar que los casos de corrupción se desvirtúen y se dilaten.

Duberlí Rodríguez

LA ALTERNATIVA DE UNIFICAR
El presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez, reconoció la alternativa de unificar el Sistema Nacional Anticorrupción y la Sala Penal Nacional, cuyas coordinadoras son -por el momento- Susana Castañeda Otsu e Inés Villa Bonilla.

Las plazas judiciales para ambos brazos de la instancia judicial que dirige Rodríguez se someterían a concurso público para seleccionar, a través del Consejo Nacional de la Magistratura, a los magistrados con mayor capacidad para desenvolverse en el rubro.