Sueltan a autor mediato de crímenes cruentos y luego piden reconciliación

Familiares afectados por violencia política cuestionan pedido de sectores del Ejecutivo.

Carolina Oyague, deuda de La Cantuta.

RAMIRO ANGULO MACHIAVELLO

Los familiares de las víctimas que sufrieron la violencia política de la década de 1990 cuestionaron el pedido de reconciliación que el presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) hizo luego de indultar al condenado expresidente Alberto Fujimori.

Para ellos no se puede hablar de reconciliación ya que nunca hubo una real voluntad del Jefe de Estado de escuchar su posición respecto al indulto. Pese a las reiteradas oportunidades en que los familiares de las víctimas le pidieron que los reciba en Palacio de Gobierno este nunca lo hizo y en cambio hizo lo propio con el hijo del indultado Kenji Fujimori.

La falta de reconocimiento de los crímenes y los delitos cometidos, así como un pedido de perdón hecho por Alberto Fujimori luego de que este fue indultado en vez de hacerlo antes que se evalúe la posibilidad o no de su liberación son otro de los elementos que no hacen viable empezar un verdadero proceso de reconciliación nacional.

Carolina Oyague, familiar de una de las víctimas de La Cantuta, calificó como vergonzoso que el gobierno pretenda obligar a los familiares a reconciliarse sin antes cumplir con las leyes. “Nos quieren obligar a algo que es un proceso que se construye en base a la verdad y a la justicia ganada en tribunales con la verdad establecida que se da construyendo procesos de memoria y no con borrón y cuenta nueva”.

EL PERDÓN ES PROCESO
Oyague hizo estas declaraciones el último 27 de diciembre en una conferencia de prensa en la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) donde consideró que el perdón es proceso y aunque dijo haber perdonado hace muchos años a Fujimori y al destacamento Colina con mucho esfuerzo y trabajo espiritual aseguró que el perdón jamás será olvido y menos impunidad.

“Yo estoy tranquila con mi consciencia y con lo que genera el perdón de cada uno de nosotros, el perdón de otro lado no significa el fin de la impunidad, no significa que nos olvidamos de tu responsabilidad criminal, el perdón y el reconocimiento de los crímenes cometidos”, manifestó con serenidad y convicción aquel día frente a muchas cámaras de televisión local e internacional.

FUJIMORI
Después de indultar a Fujimori, el condenado expresidente leyó una carta que difundió a través de las redes sociales en la que agradeció a PPK por el acto magnánimo de haberlo indultado y en el que pidió perdón a los peruanos por los “errores” cometidos durante su gobierno.

“Soy consciente que los resultados durante mi gobierno de una parte fueron bien recibidos pero reconozco que he defraudado también a otros compatriotas. A ellos les pido perdón de todo corazón”, dijo Fujimori desde la Clínica Centenario de Pueblo Libre el día de Navidad en que lo indultaron.

TARDÍO
Para Gisela Ortiz, otra familiar de una víctima del caso La Cantuta, Fujimori se ha beneficiado ilegalmente de un indulto que no le corresponde, entre otras cosas, porque PPK nunca brindó una audiencia a los familiares de las víctimas para explicarle la lucha que vienen sosteniendo para lograr justicia.

“Sin embargo sí ha sido muy diligente para conversar con la familia Fujimori y para creerle en cada uno de los sufrimientos que han manifestado y basar su decisión en las razones de esta familia. Queremos recordarle al presidente que las víctimas somos nosotros, que nosotros hemos perdido a nuestros hermanos, padres, esposos”, manifestó la también activista de Derechos Humanos.

En esta línea condenó los recientes actos públicos de Fujimori y consideró que su accionar solamente ofende la memoria de sus familiares. “Nuestros familiares ya están muertos no hay a quien pedirle perdón por esos crímenes que se mandaron a cometer y nosotros creemos que es muy tarde para ese arrepentimiento que ahora se ha convertido en un canje político para salvar la vacancia del presidente de la República”, cuestionó.

“Rechazamos reconciliación planteada por el gobierno porque la reconciliación no viene por un decreto, la reconciliación no viene porque el presidente dé un indulto, la reconciliación que hace falta en este país va a llegar cuando se sepa la verdad de dónde están los cerca de 15 mil desaparecidos que nos faltan a todos”, dijo en alusión al pedido hecho por Kuczynski en la noche que soltó a Fujimori.

Gisela Ortiz, (centro), pide respeto al gobierno.

Gisela Ortiz, (centro), pide respeto al gobierno.

INVEROSÍMIL
Por su parte, el abogado y director del Instituto de Defensa Legal (IDL), Carlos Rivera, consideró que el perdón hecho por Fujimori ha sido solo para las tribunas y lamentó que el condenado expresidente no lo haya hecho antes de haber recibido el indulto y que haya intentado hacerlo en una clínica y ya prácticamente desde la comodidad de su casa.

“Ya desde hace muchos días atrás hemos venido señalando que ojalá se hubiese hecho una expresión pública del perdón como corresponde, no ese perdón trucho para las tribunas, eso bajo ninguna circunstancia puede ser considerado un perdón, primero que es cómodo expresar un perdón ya cuando estás libre ya casi en tu casa y absuelto de todas responsabilidad”, refirió el jurista.

Sobre esto el abogado de los familiares de las víctimas indicó que el pedido hecho por Fujimori más parece una disculpa por haber defraudado a los peruanos por la mala política económica que aplicó durante su gobierno y por el costo social que esto trajo antes que una disculpa por los asesinatos cometidos durante su gobierno.

“En realidad Fujimori no ha hecho ningún pedido de perdón de los crímenes que ha cometido, nadie le ha pedido que nos diga que él ha defraudado a los peruanos, eso tal vez por la política económica por el tema de la política social, en realidad el perdón como exigen las normas internacionales es una expresión pública respecto de los crímenes y respecto de las víctimas”, explicó.

En esta línea lamentó que PPK se haya sumado al pedido hecho por Fujimori e indicó que cuando el Jefe de Estado habla de reconciliación da la impresión que el presidente “se está enjuagando la boca con esa palabra” y cuestionó que se intente engañar a la población señalando que la liberación de Fujimori sea el primer paso para empezar el proceso de reconciliación.

“Nosotros sí estamos de acuerdo con la posibilidad de un proceso de reconciliación pero creemos que ya hay una descalificación del Jefe de Estado para que eso se haga porque la medida que ha tomado es una medida abiertamente favorable a un criterio de impunidad, por lo tanto creo que los actores políticos que gobiernan este país -el presidente y los que lo tienen como rehén- no son los más habilitados para empezar esto”, dijo Rivera en la conferencia ofrecida en la CNDDHH.

LO QUE DIJO PPK
“Las heridas abiertas solo podrán cicatrizarse a partir de un esfuerzo reconciliador y de una voluntad de la que todos debemos formar parte. Tenemos que persistir, persistir y persistir para llevar nuestro Perú a un bicentenario fraterno de paz y prosperidad”, expresó Pedro Pablo Kuczynski el último 24 de diciembre en la noche luego de haber indultado al condenado expresidente Alberto Fujimori.

PERDÓN NO ES IMPUNIDAD
Carolina Oyague manifestó: “el perdón jamás es impunidad, se tiene que cumplir la ley (…) esto (el indulto) lo ayudará Sr. Fujimori y Sr. Kuczynski a estar mejor con su consciencia, mejor con usted mismo pero eso no significa que deba salir de la cárcel”.