Veto migratorio de Trump está vigente

Juez autorizó su entrada en vigor por completo y mandatario estadounidense puede prohibir desde ayer el ingreso a musulmanes.

Veto migratorio de  Trump está vigente

El Tribunal Supremo de Estados Unidos (EE.UU.) autorizó la entrada en vigor por completo del veto migratorio propuesto por el presidente Donald Trump para prohibir la entrada al país de los nacionales de seis países de mayoría musulmana.

El Tribunal Supremo comunicó ayer lunes su decisión en una breve orden judicial. Ciudadanos de Irán, Somalia, Sudán, Siria, Yemen y Libia, países de mayoría musulmana, están incluidos en esta prohibición.

La determinación de los jueces incluye que el Gobierno estadounidense podrá negar la entrada a EE.UU. a aquellas personas que no tengan familiares en territorio estadounidense o que no hayan tramitado su ingreso en la nación con el fin de optar a un puesto de trabajo.

Esta orden significa que Trump tendrá la libertad de prohibir el ingreso de los “extranjeros que no tengan ninguna relación genuina con una persona o una entidad de Estados Unidos”.

DEJA ACUERDO
Estados Unidos (EE.UU.) anunció el pasado fin de semana su retiro del acuerdo migratorio global de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre protección de migrantes y refugiados por considerarlo “incompatible” con su política migratoria.

“La misión estadounidense ante la ONU informó a su secretario general que EE.UU. termina su participación en el Pacto Mundial sobre la Migración”, señala el comunicado. “Muchas disposiciones de la Declaración son incompatibles con la política de EE.UU. sobre inmigración y refugiados, así como con los principios de la administración de Donald Trump”, se agrega.

Desde que el presidente norteamericano, Donald Trump, asumió el poder en enero de este año, Washington abandonó o amenazó con dejar varios acuerdos internacionales bajo su política de “Estados Unidos primero”.

Los 193 miembros de la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobaron en setiembre de 2016 la Declaración de Nueva York con el propósito de mejorar la protección y gestión de los movimientos de migrantes y refugiados.

Sin embargo, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU dijo que “el enfoque mundial de la Declaración de Nueva York es incompatible con la soberanía estadounidense”.

La declaración de Nueva York le concedió un mandato al Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados para proponer a la Asamblea General en 2018 un pacto mundial que tendría dos ejes: definiciones de respuestas ante el problema y un programa de acción.

ALGO MÁS
“La declaración de Nueva York abarca muchas disposiciones que son incompatibles con las políticas estadounidenses de inmigración y refugiados y con los principios dictados por la administración Trump en materia de inmigración”, dice el comunicado de la misión estadounidense ante la ONU.