Testimonios desde Espinar

FAMILIAS CONTAMINADAS

Mineros informales minería artesanales

Faustina Ñañahauca de la comunidad de Alto Huancané (Espinar) es un ejemplo de lo que vive a diario esta población. “Vivo en la pateadera del relave, entonces, treinta y dos años he sufrido con esta contaminación, como estaba explicándole al doctor, mucha preocupación yo siento. Ahora, mis nietos de la zona también han nacido mentalmente retrasada, mi niñito de seis años no graba está mal, y mi nietito, también no habla y camina, no sé, anda como asustado”.

Felícita Quima de Espinar (distrito) afirmas que “todos los señores que viven en esos sectores tienen infinidad de enfermedades, hay muchos que tienen dolor de pies, de cabeza, no pueden cocinarse, se le caen sus cabellos, los niños cuando se bañan con esa agua tienen granitos en su cuerpo. Es triste la realidad”, afirmó.