Caiga quien caiga

La exalcaldesa de Lima, Susana María del Carmen Villarán de la Puente, ha sido incluida en la lista de investigados del Equipo Especial del Ministerio Público para el caso Odebrecht, después que un aspirante a colaborador eficaz revelara al fiscal Hamilton Castro que la constructora brasileña financió la campaña por el “No” a la revocatoria en 2013 y para su reelección, en 2014. A consecuencia de ello, la Fiscalía, oficializó el pedido de impedimento de salida del país para la exautoridad de Lima.

La solicitud será resuelta por el Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria, a cargo del juez Manuel Chuyo Zavaleta. Otros dos funcionarios de la anterior administración municipal también están comprendidos en el pedido del fiscal. Las investigaciones del escándalo de corrupción de la constructora Odebrecht deben continuar caiga quien caiga, pero es menester que los fiscales cuenten con todas las garantías del caso para realizar su trabajo con total y absoluta independencia.

No obstante, el Ministerio Público acaba de abrir una investigación preliminar contra el fiscal Castro por no haber incluido en las investigaciones del caso Lava Jato a las empresas peruanas asociadas a Odebrecht en proyectos donde se presume el pago de coimas. A ello se suma el llamado del congresista aprista Mauricio Mulder para que el Ministerio Público solicite al Poder Judicial dictar prisión preventiva contra la exalcaldesa de Lima. La jefa del Gabinete, Mercedes Aráoz, ha pedido que dejen hacer su trabajo al fiscal.

Y no es para menos, pues de lo contrario se podría utilizar algunos casos de corrupción como cortina de humo para tapar otros. Sabido es por todos que la corrupción avanza como un cáncer que corroe todo y se instala en muchas instituciones del Estado y hasta en empresas privadas. Pero para eso están los fueros de la justicia. Las investigaciones que se realizan en la Fiscalía y el Poder Judicial, deben ser transparentes, por la salud de nuestra democracia, por el país y por el bienestar común de todos los ciudadanos, pues Lava Jato se ha apoderado de la agenda y hay que impedir que la corrupción siga paralizando al país.