La salud en transportistas y enfermedades comunes de los conductores

La salud en transportistas y enfermedades comunes de los conductores - Vitamina Vida C

Todo tipo de conductor (taxistas, choferes de transporte urbano o público, movilidad escolar, propagandistas médicos, vendedores, o cualquier persona que conduzca un vehículo), está expuesto a una serie de condicionantes porque permanentemente están en estado de vigilia o de atención y concentración, trayendo como consecuencia problemas a nivel de todo nuestro organismo principalmente tensional, estrés, contracturas musculares, problemas articulares, columna, entre otros, que el mismo caos vehicular suele causar.

Adicionalmente, el conductor todo el tiempo está expuesto a una constante contaminación y ruidos molestos generando en el tiempo problemas auditivos, las malas posiciones alteran la estabilidad en la columna perjudicando los discos intervertebrales produciendo dolor crónico que puede desencadenar en problemas funcionales.

Entre las principales patologías, encontramos problemas osteoarticulares como lumbalgias, discopatías, contracturas musculares por giros y flexiones de la columna por cambios bruscos en la postura en que se realiza al momento de conducir; alteraciones prostáticas debido a la presión constante de la glándula prostática, que se va agravando con la edad; daños oculares como cansancio visual por la fijación dando como resultado la disminución de visión, fatiga y el estrés puede aumentar el riesgo de infartos.

En Vida C tenemos la solución; la mega dosis de vitamina C antioxidante principal que capta radicales libres, responsables del 90% de las enfermedades sistémicas y es capaz de destruirlos, cuando se suministran en dosis altas.

La vitamina C aumenta las defensas de nuestro organismo, produce colágeno para las articulaciones, músculos, tendones; disminuye el cortisol hormona que produce daño en el organismo en cantidad altas dadas por el estrés; disminuye riesgo de cataratas fortaleciendo la visión y reduciendo la inflación de la córnea.

La vitamina C evita que la célula se deteriore tan rápido y favorece la producción de energía de mejor calidad.