Que no se repita lo de Pisco

El director ejecutivo de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARCC), Pablo de la Flor, presentó ayer su renuncia al cargo que venía desempeñando desde principios de mayo del presente año.

La dimisión ocurrió por las tensas relaciones generadas con los gobernadores regionales y autoridades locales, lo que determinó su presentación esta semana ante el Congreso para responder sobre los avances realizados en el proceso de reconstrucción tras el Niño Costero.

Lo lamentable, más allá de los entredichos entre el funcionario y las autoridades locales y regionales, es que las poblaciones afectadas no ven acciones efectivas de parte del Estado para la reconstrucción de las zonas destruidas por la furia de la naturaleza, con lo cual no solo ellos pierden sino también el país por efecto de una menor recaudación tributaria en las zonas donde las actividades no se normalizan en su totalidad.

Peor aún, hasta el momento no se nota planificación alguna para prevenir futuros daños por estos fenómenos naturales que como bien conocido es se repiten todos los años. En otras palabras, nuevamente se ha perdido el tiempo, mientras los alcaldes denuncian que muchas familias continúan viviendo en carpas y los puentes Bailey prometidos no se instalan en la mayoría de las zonas donde se les requiere con suma urgencia.

Por su parte, el presidente Pedro Pablo Kuczynski, anunció ayer que hoy sábado visitaría la región Piura para verificar los avances en los trabajos de reconstrucción, tras los estragos del fenómeno el Niño Costero.

Ojalá no vuelvan a sorprendernos los desastres naturales en medio de la inacción y no ocurra lo mismo que con la reconstrucción de Pisco que fue dejada para las calendas griegas, porque hasta ahora de la reconstrucción con cambios en el norte del país, el único cambio que estamos viendo es el de Pablo de la Flor.