EEUU tira portazo y se va de Unesco

Alega un sesgo contra Israel, que le sigue los pasos y también se retira de organismo para la Educación, la Ciencia y la Cultura de la ONU.

Antonio Guterres - UNESCO

Mientras que Estados Unidos anunció su retiro de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco en inglés), alegando un “sesgo contra Israel”, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, adelantó que comenzará los preparativos para que su nación abandone el organismo.

El Departamento de Estado estadounidense expresó que a pesar de su retiro de la Unesco, desea seguir vinculado, pero solo como Estado observador y no como miembro.

Netanyahu, por su parte, sostuvo en un comunicado que supuestamente la Unesco se ha convertido en el teatro del absurdo y en lugar de preservar la historia, la distorsiona.

Estados Unidos dejó de financiar la Unesco en 2011 cuando la agencia admitió a Palestina como un estado miembro.

Y en julio pasado advirtió que estaba revisando sus relaciones con este organismo, calificando de “afrenta a la historia” su decisión de declarar la ciudad vieja de Hebrón, en Cisjordania ocupada, “Patrimonio Mundial en peligro”.

REACCIONES
La comunidad internacional reaccionó con desazón al retiro de EE.UU. del organismo, a excepción de Israel, que consideró que la decisión “es un punto de inflexión”, ya que, a su entender, “las absurdas y vergonzosas resoluciones de la organización contra Israel tienen consecuencias”.

La directora general de la Unesco, Irina Bokova, lamentó que EE.UU. se haya retirado del organismo.

Por su parte, el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, también lamentó “profundamente” la retirada, a la luz del gran papel que ha tenido en la Unesco desde su fundación.

Esa misma posición mostró Francia, país que acoge la sede del organismo, que deploró que el abandono se produzca “en un momento primordial”.

A juicio de París, la decisión otorga “un nuevo significado” a la candidatura francesa de la exministra de Cultura Azoulay, porque “la Unesco necesita más que nunca un proyecto en el que todos los Estados miembros puedan sentirse acogidos”.

Mientras, Rusia calificó de “noticia triste” la decisión, según dijo un portavoz del Kremlin.

El presidente del comité de Asuntos Internacionales de la Duma o Cámara baja del Parlamento ruso, Leonid Slutski, señaló que los motivos esgrimidos por Washington para retirarse de la Unesco son “extraños”.