Ansiedad y vitamina C

Vida C  - vitamina

Los neurotransmisores son mensajeros químicos que utilizan las células nerviosas para comunicarse entre sí, esto se llama sinapsis. Cada uno de ellos es responsable de diferentes funciones cerebrales específicas. Para que el cerebro funcione adecuadamente requiere de un balance de nutrientes, vitaminas, minerales, aminoácidos, ácidos grasos y neurotransmisores.

Cuando hay un desequilibrio causado por el estrés, estilo de vida no saludable, herencia genética y una malnutrición, la sinapsis se distorsiona o rompe y podría provocar en la persona enfermedades como por ejemplo:Depresión, fibromialgia y fatiga crónica, ansiedad, agresividad e irritabilidad, déficit de atención/hiperactividad, Trastornos de conducta, migrañas, entre otras.

La VITAMINA C es necesaria para la producción de adrenalina. Niveles anormalmente altos de VITAMINA C son consumidos de la glándula adrenal cuando una persona está bajo una carga fuerte de estrés emocional generando mayor susceptibilidad a las enfermedades e infecciones. Es esta una de las razones de que el estrés esté tan implicado en una gran variedad de enfermedades. Las personas que viven bajo frecuentes presiones emocionales son las que más carencia de vitamina C presentan. Otra hormona adrenal, la hidrocortisona, muy activa en los procesos de inflamación, también depende de vitamina C. Estudios han demostrado que el periodo de recuperación del trauma o del estrés físico severo es disminuido en un 70 % por la suplementación con vitamina C. La vitamina C también es importante para la producción de ciertos neurotransmisores, tales como la norepinefrina la cual influye en el comportamiento, el estado de ánimo y la función cerebral. Por lo tanto, la ingesta inadecuada de vitamina C puede ser un factor de riesgo en la depresión.