Que el festejo se repita en Quito

Peruanos se amanecieron celebrando los golazos de Flores y Cueva en el Monumental. La blanquirroja sigue soñando con el mundial y ahora nos toca ganar a Ecuador, no queda otra.

Hinchas peruanos celebrando gritando

Los limeños festejaron hasta altas horas de la noche el triunfo de la selección peruana sobre su par de Bolivia.

En los locales del Centro de Lima, los bares de La calle de las pizzas, en el parque Kennedy, y en las afueras del estadio Monumental, se congregaron gran cantidad de personas para expresar su algarabía por la victoria.

Horas antes del partido avivando a la bicolor.

Horas antes del partido avivando a la bicolor.

En Miraflores, los hinchas recorrieron calles como Balta y Benavides, por lo que la Policía tuvo que intervenir y dispersarlos a la altura de la Vía Expresa de Paseo de la República.

Tanta fue le euforia que en un concurrido bar miraflorino una hincha no dudó en sacarse el polo para agitarlo por el aire en señal de festejo, dejando ver todos sus atributos ante la vista de camarógrafos profesionales y espontáneos.

Las celebraciones del triunfo fueron hasta la madrugada.

Las celebraciones del triunfo fueron hasta la madrugada.

Todas las sangres se dieron cita para  apoyar a nuestra selección que  logró sumar de a 3. Este martes jugamos otra final en Quito.

Todas las sangres se dieron cita para apoyar a nuestra selección que logró sumar de a 3. Este martes jugamos otra final en Quito.

HIERVE EL CENTRO
Durante el partido el centro de Lima hervía de emoción con la pantalla gigante que se instaló en la Plaza de Armas. En el Jirón de la Unión, las tiendas de electrodomésticos congregaron a decenas de hinchas que desde el pitazo inicial alentaron a la selección. Aunque el primer tiempo dejó algo de desazón, en el segundo tiempo el grito de gol retumbó dos veces en esta transitada vía. Desde la Plaza de Armas hasta la plaza San Martín la alegría se desbordó y aunque al final todos se encomendaron a Santa Rosa de Lima, igual Perú ganó.

“Me he quedado ronca gritando los goles… Es hora de celebrar, en verdad ya nos tocaba”, expresó emocionada María Flores, una joven estudiante que vio el partido de la selección peruana en un bar de la Plaza San Martín.

Fue una victoria que nos hizo vivir mucha ansiedad hasta el pitazo final.

Fue una victoria que nos hizo vivir mucha ansiedad hasta el pitazo final.

OPERACIÓN ECUADOR
Es que hace veinte años no se estaba en esta expectante posición, es decir a un punto de clasificar o del repechaje, pero allí estamos y los once guerreros peruanos le dijeron a las demás selecciones que tienen con que ganar y al pueblo peruano que confíen en ellos.

A través de las redes sociales, los hinchas y la barra oficial de la selección peruana de fútbol ya empezaron a solicitar permiso a sus jefes en sus respectivos centros laborales para viajar con la blanquirroja y alentar en estos momentos decisivos.