Se encubren entre ellos

Investigado por lavado de activos y narcotráfico (por la DEA) defiende a Keiko y asegura que no recibió dinero de Odebrecht.

Joaquín Ramírez

Al igual que Keiko niega los aportes de Marcelo Odebrecht, el financista del fujimorismo Joaquín Ramírez, negó ayer que la excandidata y Fuerza Popular hayan recibido algún aporte de la corruptora empresa brasileña y dijo que su fortuna está debidamente sustentada.

Fue tras brindar su declaración ante la fiscal Sara Vidal Vargas, titular de la Fiscalía de Lavado de Activos que lo citó para interrogarlo luego de que encontrara contradicciones entre sus declaraciones y la versión de Keiko Fujimori.

Después de dos horas en la Fiscalía, el también excongresista se refirió a la anotación sobre la lideresa de Fuerza Popular registrada en la agenda electrónica de Marcelo Odebrecht. “Es una mentira. Ya lo explicó nuestra líder, dijo que no y ya está”, dijo escuetamente.

Así se manifestó Ramírez, pese a que las autoridades brasileñas confirmaron al fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, la existencia de una anotación relacionada a Keiko. Ese documento será entregado en los próximos días al Ministerio Público de nuestro país.

FORTUNA NO SUSTENTADA
Respecto a la indagación fiscal por lavado de activos que afronta Joaquín Ramírez, la Fiscalía sostiene que la fortuna patrimonial del exfinancista de la campaña de Keiko Fujimori no tiene un origen sustentado. Sin embargo, él no quiso dar alcances y remarcó que “la investigación es reservada”.

La familia Ramírez es investigada por la posesión de 30 inmuebles y 34 automóviles que fueron adquiridos a través de sus empresas y Keiko Fujimori fue incluida en la investigación por lavado de activos y defraudación tributaria.

La fiscal Sara Vidal se percató de las contradicciones en las declaraciones dadas por Joaquín Ramírez y Keiko Fujimori, por lo que decidió citar nuevamente a Ramírez y lo más probable es que haga lo mismo con Keiko.

La excandidata de Fuerza Popular es investigada ante las sospechas de que entregó 15 millones de dólares a Joaquín Ramírez para blanquearlos y utilizarlos en la campaña presidencial de 2011.

U$ 15 MILLONES
El origen de esta información se remonta a mayo de 2016, cuando en plena campaña electoral de segunda vuelta, el piloto peruano Jesús Vásquez dijo que en una operación encubierta de la DEA del 2013 grabó una conversación con Joaquín Ramírez.

En ese diálogo, el entonces congresista fujimorista, le habría dicho que Keiko Fujimori le entregó 15 millones de dólares para lavarlos a través de una cadena de grifos, para luego destinarlos a su campaña electoral del 2011.

La resolución de la Fiscalía también menciona el vínculo de la lideresa de Fuerza Popular con su padre, Alberto Fujimori, quien, entre otros delitos, ha sido sancionado por corrupción de funcionarios.

INMUEBLES
El documento fiscal también menciona como sospechosa la compra de dos propiedades hecha por el ex secretario general de Fuerza Popular. Ambas costaron en conjunto dos millones de dólares y sirvieron una como local de campaña de Keiko Fujimori y otra como sede de su ONG.

Las propiedades están a nombre de dos empresas: Mondreu SAC, que nació con una inversión de 5,000 soles; y Lima Ingeniería y Construcción SAC, en la que se invirtió 1,000 soles. Según Correo, la Fiscalía sospecha que “recurría al artificio engañoso y encubridor de la “capitalización de créditos” para aumentar el “ridículo monto” invertido inicialmente.

ALGO MÁS
La fiscalía también toma en cuenta el vínculo de la lideresa de Fuerza Popular con su padre, Alberto Fujimori, quien cumple una sentencia de 25 años en el penal de la Diroes.

Reacciones