Exigen a CIDH intervención en el caso Uchuraccay

Familiares y Federación de Periodistas del Perú piden al organismo internacional que ayude para exigir que el gobierno diga quién o quiénes son los verdaderos responsables de esta matanza.

El grupo de  periodistas, en una de las últimas imágenes captadas por su guía.

DENIS MERINO

A 34 años de la masacre de Uchuraccay, donde fueron asesinados ocho periodistas y su guía, familiares de las víctimas conjuntamente con la Federación de Periodistas del Perú, exigieron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que pida al Estado peruano la desclasificación de documentos que dan cuenta del múltiple crimen.

Los dirigentes de la institución periodística, Ángel Sánchez y Juan Suárez, expresaron que después de tantos años es necesario conocer quién o quiénes ordenaron los asesinatos de los hombres de prensa en esa comunidad de Huanta el 26 de enero de 1983 donde perdieron la vida Eduardo de la Piniella, Pedro Sánchez, Félix Gavilán, Jorge Luis Mendívil, Willy Retto, Amador García, Jorge Sedano, Octavio Infante y el guía Juan Argumedo.

“Ahora que el nuevo presidente de la CIDH es el peruano Francisco Eguiguren Praeli le pedimos que exija al gobierno que se pueda conocer lo que hasta el momento permanece oculto y que los altos mandos militares y policiales nunca quisieron revelar” señaló Suárez.

El dirigente señaló que el pasado 17 de julio los familiares de los periodistas asesinados enviaron comunicaciones a Eguiguren, quien efectuó una visita a nuestro país, para que atienda este justo pedido.

Preciso que es necesario y urgente que la CIDH honre el mandato del inciso 1º del artículo 25 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos que cautela el derecho a la verdad sobre violaciones a Derechos Humanos.

HORA DE LA VERDAD
Eudocia Reynoso, viuda del periodista Felix Gavilán, dijo que después de tantos años de luchas y demandas es hora que se conozca quiénes o por orden de quién se terminó con la vida de los periodistas que se dirigieron a las alturas de Huanta para investigar la realidad de lo que sucedía en las comunidades después que días antes se encontró los cadáveres de varios jóvenes en Huaychao posiblemente ejecutados por las fuerzas del orden.

“Ellos se arriesgaron para encontrar la verdad de lo que sucedía en esas zonas sin pensar que serían las nuevas víctimas de ese periodo de violencia. Madres, esposas, hijos, no nos cansamos de insistir en conocer la realidad de lo sucedido pero siempre nos han cerrado las puertas y ni la justicia ha podido revelar lo que pasó”, dijo.

En un principio la Comisión Vargas Llosa refirió que los comuneros de Uchuraccay fueron los responsables de la matanza al confundirlos con senderistas pero meses después con la aparición de las cámaras fotográficas del reportero Willy Retto y el revelado de las fotos se comprobó que los periodistas, entre los que habían cuatro quechuahablantes, conversaron con los comuneros.

Hipótesis y conclusiones sobre el caso Uchuraccay: el juicio oral y el procedimiento ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

AFIRMA INVESTIGADOR
Estado impidió investigación
La Asociación Nacional de Periodistas del Perú (ANP) realizó la conferencia Hipótesis y conclusiones sobre el caso Uchuraccay: el juicio oral y el procedimiento ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Entre los expositores estuvieron el presidente de la ANP y rector de la Universidad Jaime Bausate y Meza, Roberto Mejía Alarcón, y el investigador y abogado Julio Falconí Gonzales.

Falconí advirtió que, desde que se cometió el crimen, el Estado ha impedido que se conozca cómo y por qué murieron los comunicadores, y el castigo a los autores intelectuales del asesinato.

Recordó que en el Caso Uchuraccay hay hechos debidamente comprobados, pero jamás aclarados como que a los ocho periodistas se les haya permitido pasar sin ningún problema los controles militares hacia Uchuraccay, así como la presencia de una patrulla militar en esta localidad el 24 de enero de 1983, es decir, 48 horas antes de la matanza.

Comuneros Uchuruccay

COMUNEROS
Aceptaron responsabilidad
En el clima de diálogo propiciado por la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), los pobladores de Uchuraccay admitieron su responsabilidad directa en la muerte de los periodistas, pero estuvieron lejos de avalar los argumentos del informe de la Comisión Vargas Llosa, que insistía en una supuesta disposición innata de los campesinos a la violencia. Por el contrario, los comuneros aludían a hechos recientes. Refirieron que la mayoría de los pobladores de Uchuraccay estuvo convencida de que los periodistas eran senderistas, principalmente por haber identificado como tal al guía que venía con ellos, a quien finalmente también asesinaron. Al momento de llegar los periodistas, añadieron, los comuneros ya estaban en guardia frente a Sendero, que en los últimos meses e incluso semanas había dado muerte a varias personas que se negaban a cumplir con sus dictados en Uchuraccay y en las comunidades vecinas.

CULPABLES
En un juicio subsiguiente en Lima se encontró a ciertos oficiales indirectamente responsables por la masacre, pero al final ninguno fue sentenciado. Tres pobladores de Uchuraccay fueron encontrados culpables y sentenciados a varios años de prisión; nunca revelaron alguna evidencia adicional, y uno de ellos moriría de tuberculosis en la cárcel.

Reacciones