Cayó Thorne, viene Basombrío y Keiko no parará hasta PPK

La lideresa de Fuerza Popular mueve los hilos con la ayuda de los apristas. Solo 16 de los ‘primerizos’ aún permanecen en su gabinete.

Keiko Fujimori

Lo que buscaría la lideresa Keiko Fujimori es avanzar poco a poco, de acuerdo como se presente la coyuntura, en su plan de desestabilizar al gobierno a fin de, si es necesario, traerse abajo al mismo presidente Pedro Pablo Kuczynski.

Una de las formas de desestabilizar al gobierno, según diversos analistas, es aprovechar su mayoría aplastante en el Congreso para interpelar y luego censurar a los ministros del gabinete, porque Keiko Fujimori considera que le han quitado a la mala su victoria electoral en el 2016.

En el afán de desestabilizar al gobierno, el fujimorismo cuenta con el apoyo de un grupo minúsculo pero bullicioso de apristas en el Congreso que muchas veces actúan como voceros del fujimorismo.

El analista Carlos Monge sostuvo que la intención del grupo mayoritario del Congreso es de alguna manera quebrar al presidente de la República.

“Se quieren bajar ministro tras ministro para quebrar a Pedro Pablo Kuczynski y/o tumbárselo. Pero al mismo tiempo protegen al impresentable del contralor Edgar Alarcón. Esto nada tiene que ver con la honestidad de cada quien sino con el apetito de poder de Keiko y su gente”, manifestó.

El analista Sinesio López dijo que es una forma de sinvergüencería que los apristas y los fujimoristas hayan pedido la renuncia del ministro de Economía y que hayan sido muy tibios con el cuestionado contralor que se aferra al cargo.

“Que caradura la de los fujiapristas. Piden la renuncia de Thorne, pero no la del impresentable contralor. La crisis ha sido producida por el contralor que provocó y grabó a Thorne por encargo del fujimorismo. Thorne cayó en la trampa, pero no debe renunciar. Que el fujimorismo lo censure y pague los costos de su maniobra”, indicó.

Este miércoles la próxima víctima del fujimorismo será el ministro del Interior, Carlos Basombrío, quien deberá acudir al Parlamento a responder un largo pliego interpelatorio.

Nada detendrá a Keiko en su plan de desestabilización salvo que alguien le asegure que será la reemplazante segura de Pedro Pablo Kuczynski.

Mariano González

Mariano González se fue por culpa
En noviembre de 2016, un programa de televisión reveló un domingo por la noche que extitular de Defensa, Mariano González, promovió de puesto en solo cuatro meses a la asesora del Viceministerio de Políticas para la Defensa, Lissete Ortega Orbegoso.

La joven dejó aquel cargo para convertirse en asesora directa del exministro. Todo este embrollo empeoró cuando el dominical mostró a Ortega Orbegoso abrazada muy tiernamente por Mariano González. Meses después de casaron.

Quien lo suplió en el puesto fue Jorge Nieto Montesinos, quien dejó la cartera de Cultura para convertirse en el actual ministro de Defensa. La cartera de Cultura la ocupa Salvador del Solar.

Jaime Saavedra

Saavedra fue el primero
Jaime Saavedra fue el ministro de Educación del gobierno de Ollanta Humala y porque mucha gente decía que se trataba de un gran ministro, el presidente Pedro Pablo Kuczynski  decidió que continuara en el puesto. Sin embargo, su estadía en el Ministerio de Educación terminó abruptamente luego de tres años y dos meses.

Los fujimoristas decidieron interpelar a Jaime Saavedra tras supuestas irregularidades en la compra de computadoras y malos manejos públicos en medio de una campaña feroz de un sector de “Con mis hijos no te metas”.

Fue así que a mediados de diciembre pasado, Jaime Saavedra tuvo que dar un paso al costado en contra de su voluntad. Su reemplazo fue Marilú Martens.

“El mismo Presidente lo mencionó, el que uno venga del gobierno anterior genera un costo político para el gobierno, y es un costo que PPK estuvo dispuesto a asumir”, declaró a la prensa Saavedra luego de ser censurado.

Martín Vizcarra

A Vizcarra le tocó después
Lo había salvado el huaico y las lluvias en el norte; pero después que la naturaleza se calmó el fujimorismo volvió a la furia y lo empujó a Martín Vizcarra a salir del Ministerio de Transportes.

Vizcarra, quien es también el primer vicepresidente de la República, trató de defender a toda costa la adenda y el irregular proyecto para la construcción del aeropuerto internacional de Chinchero en el Cusco.

Todo inició cuando el Parlamento cuestionó que la adenda para la construcción de este aeropuerto era perjudicial para el Estado Peruano. Además, presuntamente comprometía demasiado los recursos del país en favor de una constructora privada: Kuntur Wasi.

Entre negaciones y acusaciones, a Martín Vizcarra decidieron interpelarlo en el Congreso el último 18 de mayo. El extitular del MTC no esperó a que la Contraloría General de la República evaluara el contrato, así que lo canceló un día antes de anunciar su retiro como ministro de Estado.

Alfredo Thorne

Thorne, el penúltimo
El ministro de Economía, Alfredo Thorne, fue el último ministro del presidente Pedro Pablo Kuczynski en dejar el gabinete por presiones del fujiaprismo que blinda al cuestionado contralor Edgar Alarcón.

Thorne fue foco de las críticas y el escándalo por haber hablado con el contralor sugiriendo que proteja el contrato de Chinchero.

El exministro de Economía fue también víctima del contralor que habría grabado la conversación y se fue del gobierno mientras el contralor sigue en su puesto de contralor general de la República.

Carlos Basombrío

Ahora viene Basombrío
Movido por hilos fujimoristas el Congreso acordó interpelar al ministro del Interior, Carlos Basombrío, este miércoles 21 de junio desde las 3 de la tarde.

La moción fue planteada por Fuerza Popular y secundada por la Célula Parlamentaria Aprista y Acción Popular.

Los fujimoristas abiertamente han señalado que sería mejor que Basombrío dé un paso al costado y que la interpelación parece que será un mero trámite.

Sin embargo, Basombrío dijo: “La interpelación no es un tema de exaltamiento, la interpelación es un derecho del Congreso, no veo ninguna exaltación por hacer una interpelación”.

Patricia García

Patricia García en la fila
La ministra de Salud, Patricia García, quien ni siquiera recibe a los padres de familia de Pasco que exigen atención de sus hijos intoxicados, es la otra víctima del fujimorismo.

García no ha podido resolver los problemas fundamentales y sería una de las ministras sacadas por el fujimorismo pese a que nombró como director general de operaciones del Ministerio de Salud, al excandidato fujimorista al Parlamento Carlos Alberto Segundo Sánchez Centurión.

PPK no reacciona de manera firme ante la arremetida del fujimorismo.

Reacciones