La La Land

MIRADA LÍQUIDA | CRÍTICA

La LaLand

Rodrigo Portales Fidel

Con catorce nominaciones al Oscar, entre otros premios internacionales, el segundo largometraje del realizador DamienChazelle se ha convertido en la película más comentada de la temporada, cosechando por igual elogios y ataques por su personal acercamiento al género musical. “La LaLand” es un elegía al competitivo sueño hollywoodiense al que aspiran la actriz Mia (Emma Stone) y el pianista de jazz Sebastiane (Ryan Gosling) quienes encarnan los anhelos de dos artistas en Los Ángeles.

Como en clásicos del género como “Cantando bajo la lluvia”, “Un americano en París”, “Sombrero de copa”y otros a los que hace referencia, el film es además una fábula de amor que estiliza su apariencia en ensoñaciones que proyectan los sentimientos y las emociones de los personajes en momentos mágicos que desafían todas las leyes, incluida la de la gravedad. Los grandes estudios y rincones icónicos de Hollywood sirven de telón de fondo de estas expectativas humanas que se estrellan contra la decepción, el fracaso y la aceptación de la realidad.

Plásticamente deslumbrante, es una película sencilla en su argumento e impecable en su acabado técnico, que no descuida las actuaciones de sus protagonistas que destilan empatía y emoción, más en sus miradas y silencios que en sus canciones y números de baile. La dirección controla y maneja con desenvoltura y sensibilidad cada aspecto formal y narrativo de esta romántica, por momentos eufórica, y finalmente melancólica oda al musical de antaño.

Esta mirada abiertamente posmodernista le ha acarreado detractores a la película, debido a sus guiños cinéfilos y a la primacía de ese tono emocional y nostálgico que encubre su artificio y superficialidad. Precisamente, el valor de “La LaLand” se encuentra en la forma en que Chazelle filma y emociona trabajando con prolijo esas superficies en la dramaturgia, la composición musical y la fotografía colorista y lustrosa en technicolor.

“La La Land” no es un pastiche de alusiones, como ocurre con la oscarizada “El Artista”(2011) de Michel Hazanavicius, resultona falsificación del cine mudo con la que se le ha buscado comparar. Es una obra autoconsciente de su lustre y artificio, y como tal sintoniza con cierta sensibilidad del cine de la industria, que cada cierto tiempo desempolva el baúl de sus viejas glorias y lo pone en las manos de un reciclador dotado como DamienChazelle.Como dice un personaje: “¿Cuándo más verás a todos los clichés de Hollywood juntos?”.

Título original: La LaLand

País y año: EE.UU., 2016

Duración: 127 min.

Director: Damien Chazelle

Reparto: Emma Stone, Ryan Gosling, John Legend, Rosemarie DeWitt, J.K. Simmons

Reacciones