Cocaína en el Círculo Militar

Policía detuvo a dos en diferentes intervenciones. Uno de ellos cayó con 39 kilos del alcaloide. Especialista advierte que muchos militares “se forran de dinero” cobrando cupos a narcos.

El Ministerio de Defensa rechazó acusación, pero investigación sigue.

Gustavo Alvarado

Un paciente seguimiento de la Dirandro y del Ministerio Público dejó al descubierto una mafia de narcotraficantes que estaría ligada nada menos que a personal del Ejército Peruano debido a un cargamento de 39 kilos de la droga que tenía como dirección el Círculo Militar de Jesús María.

Las investigaciones apuntan a que este emblemático local del Ejército Peruano estaba sirviendo de centro de acopio de la cocaína para luego ser llevada al extranjero.

Esta historia empieza el 12 de junio del 2016 cuando la Policía detuvo un vehículo de placa ALE-576 conducido por Marlon Rodríguez en Carabayllo. En esta operación fue incautado 38.950 kilogramos de cocaína que iban a ser llevados – según el conductor- al Círculo Militar.

Desde entonces empezó el seguimiento a esta supuesta mafia del narcotráfico. Posteriormente fue capturado en la sede militar de la avenida Salaverry, Jonathan Aron Benzaquén Ortiz, a quien la Policía acusa de ser el encargado de almacenar los ladrillos de cocaína. Benzaquén, además, vivía en el Círculo Militar.

“SE FORRAN DE DINERO”
Jaime Antezana, especialista en temas de narcotráfico, señala a diario UNO que esta noticia no le sorprende porque precisa que muchos militares “independientemente de las instituciones” están cobrando cupo a los narcotraficantes, desde el 2008, año en que empezó la incursión de las Fuerzas Armadas en el VRAEM.

“Para lo único que ha servido la presencia institucional de las Fuerzas Armadas en el VRAEM luego de casi nueve años es para que no haya una política de antinarcóticos ya que se produce al año 250 toneladas de cocaína”, indica Antezana.

Los militares –según el especialista- van al VRAEM “a forrarse de dinero” y agrega que lo que actualmente está surgiendo en esa zona es un “narcomilitarismo”.

“Que se haya encontrado droga no es nada casual, es una realidad. Muchas de las instalaciones de algunas dependencias militares pueden ser utilizadas para transportar droga. Hay que sacar a las FF.AA. del VRAEM porque se van a meter a las drogas”, subraya.

RECHAZAN ACUSACIÓN
El Ministerio de Defensa señaló en un comunicado que la detención de Jonathan Benzaquén contó con la total colaboración de los encargados la sede militar y que en ésta no encontraron ningún tipo de droga. “Rechazamos rotundamente la versión que pretende presentar al Círculo Militar como el ‘centro de acopio’ de una banda de narcotraficantes”, afirman.

Agregaron que ninguno de sus miembros o directivos se encuentra dentro de alguna investigación por este caso. Sobre la residencia de Benzaquén -denunciado por tráfico ilícito de drogas- el Círculo Militar refiere que la habitación fue reservada por Paul Bobadilla Retamal, un capitán que se encuentra en situación de retiro desde el 2015.

CRIMEN ORGANIZADO
El caso está a cargo de la Cuarta Fiscalía Supraprovincial de Crimen Organizado y de la Dirandro. Las investigaciones continúan.

Reacciones