“Trump es el triunfo de la sinrazón”

JON LEE ANDERSON. En Arequipa, Jon Lee Anderson conversó con LaMula.pe sobre Trump, el mundo que se viene, Fidel Castro, Perú y más. ”Con la llegada de Trump al poder, se reacomodarán las potencias en el mundo como no se movían desde la II Guerra Mundial”, afirma.

JON LEE ANDERSON

Paola Ugaz
Lamula.pe

—¿Cómo lidiar con un presidente como Donald Trump que es un orgulloso usuario “troll” de Twiter y que ha envalentonado a políticos, medios de comunicación y políticos a ser orgullosamente racistas y xenófobos?
—El triunfo de Trump es un triunfo de los “know nothing” en contra de los que saben algo, Trump es alguien que se jactó de un síndrome de “common man” falso, porque no lo es, fue un niño que nació rico, ha sido rico toda su vida, pero que increíblemente logró convencer a un grupo de gente enajenada de que es su campeón, es el símbolo del triunfo de la sinrazón, de lo reactivo, de lo prejuicioso, en contra del esfuerzo elegante por no decir las cosas por discreción.

Donald Trump

Trump fue un genio para determinar las debilidades, las vulnerabilidades y los prejuicios de las personas y le sacó provecho en votos. Su discurso contra lo políticamente correcto fue muy sensato, porque los liberales, los progresistas, los republicanos, tradicionalmente conservadores, si pecaban de algo era de un discurso donde no se decía todo, pero se hizo eso, porque vivimos en un mundo peligroso, donde por ejemplo, al hablar del problema del Islam, no es que Obama y su gente no saben que están frente a una fenomenología problemática y peligrosa, por ello, es que tratan el tema con guantes de seda, hecho que hizo que un grupo de personas no lo entienda, como es el grupo que dejó de apoyar a Obama y se fue a votar por Trump.

—¿En que basó Trump su éxito entre los votantes?
—Trump le habló sin filtros a varios sectores de votantes que estaban insatisfechos con sus economías desde la crisis del 2008, y los encandiló y se los arrebató a los sectores de la izquierda, la centro derecha y todos los sectores que no son oportunistas. Ha sido un genio en meter el dedo en la llaga y haber respondido a las ansiedades con consecuencias nefastas en los resultados electorales. Pero Trump hizo lo que nadie había hecho antes: atender y alentar a las hordas iracundas que buscaban ser escuchadas.

—¿Cómo va lidiar el mundo con un presidente como Trump que huye de la sutileza y le gusta responder a lo que pide la barra brava?
—Va a traer, sin duda, grandes consecuencias. Sobre todo en un momento en que hacía falta alguien muscular pero con la sensibilidad para ver lo que está debajo de la superficie, sin convertirse en un populista. Con Trump tenemos lo contrario, nos va a traer consecuencias negativas, no puedo prevenir lo que va a venir, pero si Trump dura los cuatro años, vamos a tener cambios en las placas tectónicas del mundo, geológicamente hablando. En estos momentos, todas las piezas están en moción y se moverán tanto como no se movía el mundo desde la II Guerra Mundial. Es una lectura un poco simplista pero desde que Estados Unidos intervino en el Medio Oriente luego del 11 de setiembre y fracasó, ¿qué consiguió?, que Estados Unidos se vea como un punto atacable y alentó a cualquiera que tuviera un chip antioccidente y anticristiano a intentar algo parecido. Debido a la torpeza de Bush y compañía, estos grupos intentan atacar a Estados Unidos pensando que tendrán éxito. Solo sigues peleando si crees que puedes ganar, es obvio que estos grupos radicales piensan que pueden ganar, ISIS así lo piensa.

—El saliente presidente Obama ha culpado a Rusia de la derrota de Hillary Clinton, ¿qué opina del papel ruso en las elecciones?
—El presidente electo Donald Trump no cree que Rusia interfirió en las elecciones y eso me parece grave, porque desecha la información que le proporciona la CIA, incluso de informantes que vienen del Kremlin y trabajan con este grupo de inteligencia. Ese hecho me parece gravísimo y sin precedentes, si el desdeña el servicio de la CIA, estamos en problemas.

—¿Por qué señala que hay riesgos de que Trump no dure los cuatro años? ¿Hay riesgos de que no acabe su gobierno?
—No soy un oráculo, pero Trump es un hombre que durante toda su carrera ha comprado todo lo que cruzo enfrente, cree que todo es comprable. Siempre ha vivido en su torre dorada y no tiene límites, por ello creo que con él, cualquier cosa es posible, es una suerte de doctor “Strangelove”.

—¿Cómo evalúa las relaciones entre China y Estados Unidos en tiempos de Trump?
—Si Trump ha dicho que no quiere ser parte de la Alianza del Pacífico (APEC), China lo va a aprovechar. Estados Unidos ha dominado el océano Pacífico en los últimos 100 años y si el presidente de ese país dice que no lo quiere, China se aprovechará. Quizás durante 20 años no se sienta, pero lo que piensa hacer Trump con su ceguera, su decadencia y su falta de tacto refleja que no tiene idea de lo que pierde Estados Unidos con su actitud de abandonar el comercio con los países que forman parte de la APEC. Desecha APEC solo porque fue ideado por Obama. Quien sabe si Trump actúa así aconsejado por otra potencia que está interesada en las vulnerabilidades que pueda presentar Estados Unidos a consecuencia de decisiones como esta.

—¿El gobierno de Trump es una plutocracia?
—Sí eso es lo que es, es una plutocracia y si vas a nombrar al CEO de Exxon como secretario de Estado, no hay duda de que así es, Pao.

—¿Dónde estuvo el periodismo durante la elección de Trump?
—Hay que separar la prensa en dos categorías: los que dieron espacios a Trump en la televisión, cerca de medio billón de dólares en publicidad gratis, donde los “anchors” (conductores) escucharon en silencio y en vivo sus imbecilidades y no le cuestionaron nada, y cuando le cuestionaron lo hicieron como ovejitas; para mí este hecho hizo que Trump se convirtiera en un monstruo mediático que desdeña a todos y los trata como si todos tuvieran precio, sean hombres mujeres y políticos. Apenas ganó Trump los amonestó por cómo lo trataron en campaña y luego les pidió off the record y ellos se callaron; bueno con esa actitud, ellos merecen mucho más que una autocrítica, ellos merecen una paliza.

Todos los medios pecaron en creer en sondeos que no eran certeros, vale la pena hacer una autocrítica en todos los medios.

—¿Cuál fue el papel de las redes sociales en el triunfo de Trump?
—Las redes sociales también son culpables, y los servidores como Google y Facebook, fueron el abono, y la vía del nuevo populismo de Trump. La mayor autocrítica para mí se debe hacer en las redes sociales junto a la televisión, porque en esas plataformas todo se replica y se clona. Además, los que debían oponerse a Trump, no salieron de sus burbujas de amigos en Facebook y le dejaron solo a Trump en (la red social) de Twitter, por algo el presidente Trump es tuitero.

—¿Crees que las redes sociales no merecen una fuerte autocrítica o reflexión?
—Creo que sí, si el producto de las redes es la trollería (actitud de insultar con el fin de desaparecer al otro a punta de insultos), gracias a las redes existe como tal.

—¿Cómo se combate la trollería?
—El hecho de que vivimos y convivimos con cosas inaceptables quiere decir que la libertad de expresión está en otras aguas y no hay un compás moral. Aún estamos por descubrir cómo se le corta las alas a la “posverdad” que no acepta al conocimiento científico como valido frente a la verdad de las religiones.

Fidel Castro

Estrategia de Trump contra Cuba no va a funcionar

—¿Qué diferencia hay entre el Fidel que lideró la revolución en 1959 y el Fidel que murió a los 90 años en Cuba?
—Tras la muerte de Fidel Castro queda la historia conservada y consagrada en la revolución institucionalizada en manos de su hermano Raúl. La generación que tomó el poder en 1959 sigue en el poder, van a querer convertir la gesta de Fidel en la piedra de toque de la soberanía nacional. El Partido Comunista es el guardián de la soberanía nacional, ese hecho puede potenciarse en la era Trump. La huella de Fidel es innegable, Cuba es un país soberano con problemas, la soberanía de Cuba está conquistada, por eso creo que la estrategia de Trump por Twitter contra Cuba no va a funcionar.

Martín Vizcarra - , Pedro Pablo Kuczynski y Mercedes Aráoz

MIRADA CRÍTICA
El Perú, racismo y consumismo

—¿Cómo es su relación con Perú, país donde aprendió el oficio de periodismo y tuvo como jefe a Nick Ashehov?
—Durante 30 años no tenía una relación con Perú, tenía sentimientos encontrados con el país, como tú sabes. Al regresar el año pasado me quedé en shock, porque lo primero que tú ves cuando llegas al aeropuerto de Lima son tres vallas de cigarrillos chinos en chino. ¿Qué quiere decir eso? Que el país está en venta. Luego fui a Madre de Dios, y los estragos de la minería eran obvios.

Y bueno, regresar a Lima …uff era curioso, para muchos limeños es una capital de mundo pero no se dan cuenta, porque tienen carritos, casas bonitas, que viven detrás de alambres de púas, pero los limeños siguen alegando que viven bien. Compadre, eso no es vivir bien. Lo siento, es el consumismo llevado a su extremo, sin límites, sin un estado de derecho consolidado.

—¿Cómo encuentra al país en términos políticos?
—Es un país que siempre ha ido a su aire en América Latina, tiene a sus tres grandes figuras de los ochenta y noventa en la cárcel, como son Abimael Guzmán (líder de la banda terrorista Sendero Luminoso), el expresidente Alberto Fujimori y (su brazo derecho, el jefe de facto de los servicios de inteligencia) Vladimiro Montesinos. Es decir, más allá de PPK y Vargas Llosa, quienes han destacado por sus propios méritos; tienes a estos tres figurones en la cárcel, no conozco a un país con una situación así.

—¿Qué le pareció la elección de PPK como presidente?
—Puedo decir desde la elección de PPK, a quien no conocía, y por la forma en que ganó, con el apoyo de la candidata de izquierda, que me pareció una noticia genial, porque demostró un esfuerzo de los peruanos, de tener más democracia y me cambió mucho la percepción que tenía del país.

Me ha dado mucho aliento esta elección y he sido positivo con esta coyuntura, sé que lo tiene color de hormiga pero tienen un señor ilustrado y con valores como presidente.

—¿Qué opina del racismo y discriminación en Perú?
—Perú es uno de los países más racistas en América Latina. Actualmente no he circulado lo suficiente en la actualidad, para saber cómo es actualmente pero recuerdo cómo era antes y era odioso, era algo que luego lo he comentado, y mucha gente no sabía.

Me acuerdo -cuando vivía aquí- de la PIP (Policía de Investigaciones de Perú), de la mafia de la trata de niños, vendían niños de la sierra a la costa, vivían como esclavos de las familias en Lima, con chozas en sus techos, ellos tenían entre siete y ocho años. Este hecho me consta porque lo vi, y todo el mundo repetía los comentarios prejuiciosos en torno a los cholos, los indios, y ello lo escuché hasta el hastío. Cuando hablaban de los de la selva eran aún más bajos en el escalafón y no tenían ningún amparo por parte del Estado.

Hoy me consta que tienen poco y su futuro está en eventual destrucción en manos de los colonos asociados con caciques regionales y corruptos que buscan ganar dinero mediante la minería y tala ilegal.

Perú tiene la oportunidad para revertir esto, pero tiene una población ajena básicamente en las áreas urbanas, que es ajena a esas realidades, que viven en una burbuja consumista y que en vez de dar la espalda deberían apoyar por tener un país con más igualdad y con cero discriminación.

ADEMÁS

—¿Cómo evalúa al 2016?
—Es un año nefasto, que no comenzó tan mal…hasta Brexit en junio a partir de ahí, todo ha adquirido una dimensión espeluznante…(ahora a) enfrentar lo que viene porque Trump sube el 20 de enero de 2017, y eso no va a cambiar.

Reacciones