Hegemonía fujimorista, avasallamiento y compras sospechosas

Cinco meses de primera legislatura del 2016 dejan más sinsabores que logros para el Poder Legislativo controlado por el fujimorismo.

Bancada fujimorista

Tras la agonía parlamentaria del los últimos meses del gobierno nacionalista, por la prioridad que los partidos dieron a la campaña electoral, los cinco meses de la Primera Legislatura Ordinaria del periodo legislativo 2016 – 17 (del 27 de julio al 19 de diciembre) se han caracterizado principalmente por el protagonismo estridente y prepotente de la bancada fujimorista de Fuerza Popular (FP), que no desaprovechó la oportunidad de atacar y cuestionar al Ejecutivo desde el inicio del periodo legislativo sin darle tregua alguna.

Ante ese avasallamiento, cuya hoja de parra es el otorgamiento de facultades y el voto de investidura al primer gabinete del nuevo gobierno, nada pudo hacer una bancada poco cohesionada, la oficialista de Peruanos Por el Kambio (PPK).

La política del “porque quiero y porque puedo” tuvo su punto más alto con la reciente censura al ministro de Educación, Jaime Saavedra y la crisis de gobernabilidad que trajo consigo lo que muchos llaman irresponsabilidad de las huestes naranjas o parte de una política de desestabilización.

DELEGACIÓN DE FACULTADES
Sin embargo, los primeros choques entre la bancada fujimorista y el Ejecutivo se dieron desde que este último remitió en setiembre su proyecto de ley de delegación de facultades legislativas para cinco ejes: reactivación económica y formalización, seguridad ciudadana, agua y saneamiento, lucha contra la corrupción y reorganización de Petroperú.

Ante ese pedido, legisladoras fujimoristas como la actual presidente del Congreso, Luz Salgado, se resistieron a otorgar facultades legislativas al Ejecutivo, pese a que es un pedido común de todo gobierno entrante, algo así como un ritual.

“Como poder del Estado, el Congreso no puede dejar de cumplir con su responsabilidad. En ese sentido, prefiero que las leyes y políticas públicas sigan por su cauce regular y se discutan, abiertamente, en las comisiones parlamentarias respectivas. El Parlamento no se puede abstraer de cumplir su función, lo mejor es analizar los proyectos en comisiones”, dijo entonces Salgado.

Curiosamente, durante los dos periodos de gobierno de Alberto Fujimori Fujimori (1990-2000) el fujimorismo obtuvo en 27 oportunidades facultades legislativas otorgadas sin objeción alguna por el Congreso de la República de aquella época.

ENTORPECIMIENTO
Antes de ser aprobado el pedido del Ejecutivo, el fujimorismo hizo todo lo posible para entorpecer su aprobación. Un ejemplo de ello es que la Comisión de Constitución, en manos del fujimorista Miguel Torres –devoto de la constitución de la dictadura-, envió el proyecto de ley de delegación de facultades a otras 10 comisiones ordinarias para revisarlas antes de ser debatido en el Pleno.

“Es un poco extraño y no es la fórmula que el pedido de facultades pase a tantas comisiones ordinarias. Comúnmente ese proyecto pasa a comisiones como la de Justicia, Economía, Inteligencia o Seguridad, pero diez diluye mucho el tema”, declaró en ese momento la congresista oficialista Mercedes Aráoz.

Sin embargo, el 29 de setiembre el Pleno del Congreso aprobó a regañadientes y con recortes las facultades legislativas al Ejecutivo pero solo por 90 días y no por 120 como se había solicitado.

Jaime Saavedra

INTERPELACIÓN Y CENSURA
No cabe duda que la censura al ministro Jaime Saavedra es posiblemente la noticia política más trascendental desde que Pedro Pablo Kuczynski asumiera la Presidencia de la República el 28 de julio. Sin embargo, todo empezó con el pedido de interpelación solicitado por la bancada naranja supuestamente por dos motivos: el retraso de la construcción de la infraestructura para los Juegos Panamericanos 2019 y la denuncia de un caso de posible corrupción de parte de un funcionario del Ministerio de Educación en la compra de un lote de computadoras valorizado en S/146’397.709.

La interpelación fue aprobada durante el Pleno del 1 de diciembre con 63 votos a favor, 19 en contra y 17 abstenciones, a pesar de que el mismo Jaime Saavedra había solicitado previamente a la Mesa Directiva acudir al Pleno a brindar las explicaciones del caso de manera voluntaria.

Congresistas fujimoristas como Luis Galarreta y Héctor Becerril defendieron la interpelación, aduciendo que tenían todo el derecho de interpelar al titular del Minedu, y que el Ejecutivo no podía “venir a amenazar al Congreso”, ante la posibilidad deslizada por el presidente Kuczynski de hacer cuestión de confianza por el ministro Saavedra.

Al respecto, hubo algunos congresistas como el oficialista Vicente Zeballos (PPK) que manifestaron su extrañeza porque de las 18 preguntas planteadas en el pliego interpelatorio solo cuatro hacían referencia a las cuestionadas adquisiciones del Minedu y las otras 14 estaban vinculadas al caso de los Juegos Panamericanos Lima 2019.

DEBATE DEPLORABLE
Durante el debate del Pleno tras la interpelación del ministro Saavedra, ocurrido el 07 de diciembre, las bancadas fujimorista y aprista mostraron lo mejor de su repertorio de ataques, calificativos y hasta mentiras con la finalidad de hacer quedar mal a toda costa al entonces titular del Minedu, al que destaban por provenir del anterior gobierno, aunque tenía un amplio consenso.

Un ejemplo de ello fueron los calificativos de “psicosocial” y “prueba bamba” a los resultados de la prueba PISA 2015, donde se indicó que Perú fue uno de los países que más avanzó en ciencias, lectura y matemáticas entre los 70 evaluados.

“Por lo menos en la gestión de José Antonio Chang (exministro de Educación del Apra) no se han hecho pruebas PISA bambas”,alegó durante el debate el pintoresco congresista aprista Mauricio Mulder.

“Hablando de psicosociales, el ministro no nos ha hablado del PISA, que justo sale para tratar de defenderlo”, aseveró también el vocero fujimorista, Luis Galarreta.

Por su parte, representantes de otras bancadas como Marco Arana, del Frente Amplio (FA) respondieron los ataques del fujimorismo y el aprismo. “Las dos bancadas ya tienen a su reemplazo. Un ministro que defienda los negocios de las universidades privadas, que les dan trabajo y financian sus campañas”; manifestó.

“No hay lugar a ninguna renuncia. Lo que hay es una interpelación y luego la representación nacional puede decidir qué curso seguir”, respondió Jaime Saavedra ante el ataque múltiple del que era objeto durante aquella sesión plenaria.

Finalmente, el 15 de diciembre con 78 votos a favor la censura y el retiro de las demás bancadas del hemiciclo, fue aprobada por el Pleno del Parlamento. La postura fujimorista era totalmente predecible pero llamó la atención el voto a favor de la censura de parte de los congresistas Edwin Donayre y Julio Rosas, de la bancada de Alianza Para el Progreso (APP), y de Édgar Núñez (FA).

Asimismo, se produjo una fricción pública entre el congresista aprista y secretario general del Partido Aprista Peruano, Jorge del Castillo, y su compañero de bancada, Mauricio Mulder. El primero se manifestó, a través de su cuenta de Twitter, en contra de censurar al ministro aduciendo que se trataba de un “voto de conciencia”. Esto fue inmediatamente respondido por Mulder quien insinuó que Del Castillo tenía asuntos “guardados en el clóset” por no acatar un supuesto acuerdo de bancada. El episodio concluyó con un apretón de manos ante las cámaras pero con la evidencia de que el partido de la estrella se encuentra en una severa crisis interna.

Luz Salgado

CASO CANASTAS NAVIDEÑAS
Como si los escándalos del pasado y los bajos niveles de aprobación en la población no fueran suficiente, salió a la luz pública el caso de las canastas navideñas valorizadas en S/. 920 cada una a favor de los congresistas y todos los trabajadores del Poder Legislativo. En ese sentido, salió de inmediato el Oficial Mayor del Congreso, José Cevasco, en más de una ocasión, a asegurar de que existía una “campaña” en contra del Parlamento, y que no había nada irregular en ese beneficio.

Afirmó una y otra vez que la canasta es un derecho adquirido de los trabajadores del Parlamento, y que es un beneficio que se brinda todos los años. Además, confirmó que no hubo proceso de licitación sino que el proveedor fue seleccionado por la modalidad de adjudicación directa.

Poco tiempo después se conoció que las canastas incluían el sorteo de dos pasajes dobles a Jamaica con todos los gastos incluidos por cinco días, 05 paquetes familiares a un hacienda del interior del país y dos viajes para dos personas a Punta Cana por cinco días con todo pagado.

Bancadas como el Frente Amplio renunciaron públicamente a la canasta navideña y al aguinaldo. Los siguieron parlamentarios como Alberto de Belaunde (PPK), quien anunció que renunció formalmente a tales beneficios.

“Si ya tenemos gratificación, ¿por qué recibimos aguinaldo? Si hay canastas navideñas a precios cómodos y con buenos productos, ¿por qué buscar una tan cara? Respeto la decisión que tomen mis colegas, pero yo no me siento cómodo con esto. Avisaré a la Administración que renunciaré a recibir el aguinaldo y la canasta”, mencionó un legislador del FA.

Pero, sin dudas, llamó más la atención el anuncio de Kenji Fujimori de sumarse a esta iniciativa pese a que su colega de bancada, Luz Salgado, defendió la supuesta legitimidad de estos beneficios.

El delfín del preso de la Diroes fue más allá y cuestionó el enfrentamiento entre el Ejecutivo y el Congreso por la censura al ministro de Educación, cuando fue su bancada la principal impulsora de este hecho.

José Cevasco

COMPUTADORAS BAJO LA LUPA
Al poco tiempo, salió otra denuncia a la luz: Esta vez se trataba de la adquisición de 980 computadoras valorizadas en cerca de 5 millones de soles a una empresa de la ciudad de Trujillo sin proceso de licitación. Llamó la atención que la empresa proveedora de los equipos informáticos, Grupo Coresol SAC, consignó como dirección a una vivienda del pueblo joven Monserrate, ubicado en la capital trujillana, donde no habita nadie.

“La semana pasada solicité la información por escrito y, lamentablemente, se me ha entregado una ayuda memoria sin firma de Cevasco. Yo he insistido en que me entreguen la documentación. No solo de las canastas, también de las computadoras. No entiendo qué ocultan. ¿No dicen que no tienen nada que ocultar en la gestión de Luz Salgado?”, declaró en ese entonces el parlamentario Yhony Lescano, vocero de la bancada de Acción Popular.

Pese a que la titular del Parlamento, Luz Salgado, salió varias veces muy enérgica a asegurar que no había nada irregular en esta compra y que “renunciaría” si se comprobara que hubo corrupción, la primera vicepresidenta del Congreso, Rosa Bartra, anunció que la compra de las 980 computadoras quedó suspendida ante el reciente informa de la Contraloría General de la República que indica la existencia de “un riesgo” en la transacción.

ADEMÁS
El caso de las computadoras también está pendiente y en su último capítulo registró el despido de funcionarios de menor rango como supuestos responsables, por decisión de Luz Salgado, pero uno de ellos señaló que la compra se hizo por orden de Cevasco, brazo derecho de la presidenta, que no da señas de renuncia, pese a que el oficial mayor es incluso investigado por la Fiscalía.

Reacciones