Los cósmicos avatares de la Serie B

En las cintas de vampiros de la serie B, los actores sí mordían ya que les pagaban sueldos de hambre. En las cintas futuristas de la serie B, confirmábamos que todo tiempo pasado fue mejor. En las cintas de zombis de la serie B, era divertido señalar al director.

Los cósmicos  avatares de la Serie B

VÍCTOR HURTADO OVIEDO

Plutón es un planeta de la serie B. Como bien se sabe –aunque no tanto–, en la serie B yacen películas de bajo presupuesto, de bajas pretensiones, de bajas recaudaciones y de bajas recordaciones. Una superproducción se hace por todo lo alto, más las cintas de la serie B se hacían por lo bajo.

En los westerns de la serie B, el jefe cheroqui solía ser un irlandés maquillado de emergencia, y los granjeros muertos por los malos en el primer rollo, se parecían demasiado a los matones que repartían sillas voladoras en la bronca del saloon del grand finale.

En las cintas de vampiros de la serie B, los actores sí mordían ya que les pagaban sueldos de hambre. En las cintas futuristas de la serie B, confirmábamos que todo tiempo pasado fue mejor. En las cintas de zombis de la serie B, era divertido señalar al director.

En las cintas policiales de la serie B, el delito no estaba en el argumento, sino en la película. En las cintas románticas de la serie B, el único amor realmente traicionado era el amor al cine.

En las cintas musicales de la serie B, los bailarines tropezaban hasta con los diálogos. En las cintas de romanos de la serie B, los leones se limitaban inexplicablemente a comerse a los cristianos.

En las cintas de piratas de la serie B, el género rendía homenaje a los guionistas. En las cintas cómicas de la serie B, se reían de nosotros. En las cintas de la serie B, los cartones del decorado hacían un papelón.

En las cintas de la serie B, los actores parecían haberse aprendido solamente los parlamentos de los otros. En las cintas de la serie B, la dirección de los actores consistía en sus domicilios.

El luminotécnico de la serie B era un hombre de pocas luces. Para cualquier irresponsable, dirigir su primera película de la serie B era una forma de pedir una segunda oportunidad.

Empero, la serie B no se limita al cine: hay toda una serie de series B. Hay chocolates de la serie A (negros) y de la serie B (con leche), y habemos gente de la serie B, y se nos reconoce pues decimos “habemos” en vez de “hay”.

Entre los planetas existe una serie B: Plutón, Ceres, Eris, Makemake y Haumea. Hoy se los llama “planetas enanos” pues, aunque son redondos, son muy pequeños. Ninguno está entre los top ten, los que curiosamente son ocho.

La órbita de Plutón es más excéntrica que Salvador Dalí. Al fin, Plutón es otro de los millones de asteroides que orbitan alrededor del Sol, muy lejos, en el cinturón de Kuiper. Incluso, Ceres es más grande que Plutón, y la Luna es más grande que los dos.

En el año 2006, un congreso de astrónomos definió a Plutón como “planeta enano” (o sea, de la serie B). Plutón fue planeta de la serie A durante 76 años, pero él no cambió: cambió el afán de clasificar que impulsa a la ciencia.

La ciencia es la única mano que nos guía por entre la gigantesca selva del Sol –y por entre las selvas que imaginemos–. La ciencia es el cosmos en el caos.

Reacciones