Daño irremediable en la Amazonía

Especialistas advierten considerable daño en suelos y ríos afectados por derrames de petróleo. Pobladores en la zona no podrán consumir agua de quebradas por estar contaminada.

Derrame de petróleo en la selva amazónica

El daño ocasionado por los derrames de crudo de petróleo en el Datem del Marañón, en Loreto, sería irremediable debido a la cantidad vertida en suelos y ríos y la dificultad para retirar el hidrocarburo de esta alejada zona del país, afirmaron especialistas consultados por este diario.

“Según el tiempo biológico de nuestras vidas sí podemos hablar de un daño irremediable. Para superar el impacto de estos derrames la naturaleza puede tomarse más de cien años. Lamentablemente los compuestos de estos hidrocarburos son difíciles de eliminar si no son retirados del ecosistema con prontitud”, dijo el médico ambientalista, Fernando Osores.

Por su parte Clinton Jenkins, biólogo de la conservación del Instituto de Investigaciones Ecológicas en Sao Paulo, Brasil, mencionó a este diario que el daño producido no desaparecerá fácilmente.

“Conocer los impactos biológicos es difícil porque tenemos muy poca información de lo que hay ahí, para empezar. Pero estos derrames han ocurrido de manera regular y las repercusiones no van a desaparecer fácilmente”, dijo Jenkins.

PÁNICO EN COMUNIDADES
El presidente de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep), Henderson Rengifo, señaló que nuevamente la población de Datem del Marañón ha entrado en pánico por la contaminación de sus aguas.

“Nuevamente entramos en pánico y preocupación. En febrero pasado nos reunimos con el presidente de Petroperú y no tomó mucho interés a nuestras propuestas de no bombear los ductos que no tienen mantenimiento. Ellos nunca más entraron en contacto con nosotros a pesar que les enviamos cartas y correos”, indicó.

Rengifo dijo que los únicos afectados con este nuevo desastre ambiental son quienes “vivimos en las comunidades porque afecta a nuestros ríos, agua y alimentos”.

GRAVE NEGLIGENCIA
En tanto, Juan Carlos Ruiz, abogado del IDL, recordó que el punto de inflexión para la grave crisis que atraviesa Petroperú empezó en junio del 2014 con el derrame de Cuninico en el que el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (Oefa) impuso una sanción contra la entidad estatal.

“Ese fue el punto de inflexión porque antes Petroperú acusaba a los pueblos de sabotaje cuando ocurrían estos derrames. Luego de este caso bandera se comprobó que Petroperú cometía una grave negligencia por falta de mantenimiento de las tuberías”, dijo el abogado.

Ruiz señaló que la gente sigue tomando agua contaminada y alimentándose con peces contaminados con metales pesados. “Esto ocasiona problemas infecciosos y estomacales”, indicó.

Esta no es la primera vez que la selva amazónica de Perú se ve amenazada por la explotación de hidrocarburos, y probablemente no será la última. Desde 2011 se han registrado al menos 20 emergencias como consecuencia de fallas en las tuberías del Oleoducto Norperuano.

AGUA EN EMERGENCIA
Ayer fue publicada en El Peruano una norma del Ministerio de Salud que declara en emergencia la calidad del agua para consumo humano por 90 días y prohíbe su con sumo.

Según el análisis realizado por la Dirección General de Salud (Digesa) del Minsa, la quebrada afectada tras el incidente ambiental constituye una fuente de agua para consumo humano y, por tanto, la salud y la vida de las personas se encuentran en “riesgo sanitario”

SE QUEDAN SIN AGUA
La comunidad del distrito de Barranca tiene una población aproximada de 500 habitantes que tendrá que pedir agua a las poblaciones aledañas o buscarla en una quebrada que no haya sido afectada.