Contáctanos

Especial

10 años de Lima Photo

Publicado

en

Gastón Deleau

Han pasado diez años desde la primera edición de Lima Photo. Hoy es un espacio consolidado en el continente, porque la feria cumple con el objetivo de trazar puentes y lazos entre artistas, galeristas y coleccionistas de la región y del mundo. Es un punto de encuentro para reflexionar y discutir en torno al arte de la fotografía y sus innumerables posibilidades creativas. Diario UNO entrevistó a Gastón Deleau, fundador y promotor de Lima Photo, Buenos Aires Photo y de la Fototeca Latinoamericana (FOLA) en Argentina.

—¿Qué significado tiene la edición de Lima Photo 2019?

—La particularidad que tiene es que contempla los diez años de la feria y eso hace que sea un número para festejar, que es muy importante para nosotros. Y en ese contexto nos pareció muy importante mostrarle. al mercado y a la gente, la importancia del feminismo y el rol de la mujer en la sociedad.

Por eso decidimos gestar un homenaje a estas tres grandes de la fotografía, que están vivas y en plenitud, que son gente que realmente tiene un desarrollo profesional muy importante.

Por eso hacemos un homenaje que lleva a Graciela Iturbide de México, Paz Errázuriz de Chile y Chichi (Alicia) Benavides, un poco más olvidada en el Perú pero con un alto reconocimiento en el mundo fotográfico, entonces nos parecía oportuno brindárselos en vida y porque son de una similar generación. Y el sábado (hoy) van a dar un conversatorio cada una y después las tres juntas con la moderador y gran curadora que es Nélida Román.

Entonces, todo eso le va a dar un protagonismo a gente que dio la vida por la fotografía y que ahora tiene este homenaje.

—¿Cómo ha sido la interacción entre los artistas, organizadores y el público?

—Fue una evolución paralela, fuimos creciendo juntos. Cuando empezamos en la década pasada era todo mucho más artesanal. Y, la experiencia, los años, la evolución del propio mercado.

Porque antes la fotografía, cuando empezamos tanto en Buenos Aires Photo como en LimaPhoto, la gente miraba las fotografías y era para los periódicos, para documentar algo, no era como ahora para comprar una foto y tenerla colgada en tu sala.

La escuela que formamos ese proceso de enseñanza, de gente que ve a la fotografía como arte, es producto de nuestro trabajo, tanto en FOLA y el Centro de la Imagen como los organizadores de Lima Photo.

Lo mismo que en Buenos Aires Photo, en la que ya no participó en la organización pero lleva 15 años, cuando iniciamos el 2005 la gente no compraba fotografía, y ahora todas las colecciones tanto peruanas como del extranjero tiene compradas sus colecciones, entonces me parece que hicimos bien nuestro trabajo.

Galería:Fola. Autora: Dorothea Lange.

Galería:Fola. Autora: Dorothea Lange.

—Tú has trabajado en marketing, inclusive buscabas suscriptores para una revista de fotografía…

—Así empecé, imagínate, es como si estuviese en la puerta de Lima Photo, veía una persona salir, me acercaba y le decía: ´a usted que le gusta la fotografía, trabajo para esta revista´ y tenía 18 años. Era otra Argentina, otra realidad, la gente se suscribía a las revistas para recibirlas en su casa.

Ahora es todo online, eso ya no existe, se hace por internet. Era la segunda mitad de la década de los ochenta, ´iba a la puerta de una galería, y cuando alguien salía les vendía la suscripción en la calle, te pagaban allí, te daban la dirección en un papelito y te decían envíamela a mi oficina o a mi casa´.

Era muy lindo eso, era otra época, y eso fue lo que templó mi perseverancia, mi espíritu combativo de ir para adelante, porque eso fue lo que me hizo llegar hasta donde llegué.

—¿Cuánto te ha servido esa experiencia en el marketing, en las ventas para consolidar estos proyectos fotográficos?

—Fue lo más importante, porque mi experiencia comercial desde el marketing lo junté con mi experiencia artística, no como artista sino con la gente que estaba vinculado; los directores de arte, los fotógrafos, los pintores. Y desde el marketing sentía que le faltaba promoción, publicidad,de cómo le convencía a una empresa para que me de dinero para un evento.

Ese fue mi diferencial, mis estudios en marketing y publicidad, aplicados a la cultura, eso me marcó del resto desde joven. Y lo aproveche en la cultura como lo pude haber aprovechado en otro ámbito. Se me dio la cultura, porque tenía más afinidad y amistades.

Por ejemplo en cómo planteó proyectos fotográficos y lograr convencer a una empresa para que le interese y me facilite el financiamiento, porque uno tiene que convencer a las tres partes: el proyecto, el artista y la empresa, porque si dos ganan y uno pierde no sirve la ecuación, tiene que estar equilibrado para que todos ganen.

Galeria:Younique. Autora: Evelyn Merino-Reyna.

Galeria:Younique. Autora: Evelyn Merino-Reyna.

—¿Cómo nació FOLA?

—Nació de un comentario que hice, en el que me preguntaron ¿Cuál era mis sueño? Contesté lo que sentía: `fundar el primer museo de fotografía en la Argentina`. Y lo trascendente fue que esa persona que me preguntó tenía los medios económicos, porque yo no los tenía, porque soy un simple trabajador, no tengo fortuna, no tengo herencia, soy alguien apasionado de lo que hago.

En ese contexto, él me presentó a unas personas que me donaron el lugar, un espacio de mil 200 metros cuadrados, en el corazón de Palermo. A quienes tuve que sustentarles un plan de marketing, de comunicaciones, de programación y de financiamiento mediante sponsors, donaciones, ley de mecenazgo que existe en la Argentina.

Tuve que presentarles un plan de cinco años, mostrarles, convencerlos, porque no era que me decían qué buena idea y listo te lo regalamos. Porque eso vale cientos de miles de dólares por mes. Ahí se creó la Fundación FOLA que recibe ese predio, no es de nuestra propiedad pero lo tenemos con usufructo mientras la fundación siga trabajando.

Ahí se funda el museo que tiene tres salas de exposiciones: una grande de 500 metros y dos más pequeñas de 150 metros y 100 metros, respectivamente, tiene un auditorio, una tienda, una librería especializada en fotografía, producimos libros, catálogos, muestras, talleres, intercambios y allí han estado la mayoría de fotógrafos peruanos, quienes han tenido muestras exclusivas.

ALGO MÁS

Sobre las nuevas tecnologías, Gastón afirmaque se están adaptando y que son bienvenidos los proyectos que tienen soportes audiovisuales.

 

YÁSSER GÓMEZ CARBAJAL

Seguir leyendo
Anuncio

Especial

Las grandes petroleras de EEUU, detrás de la lucha contra la corrupción en Brasil

Publicado

en

Jair Bolsonaro - Donald Trump

La llamada “lucha contra la corrupción” fue desde siempre una práctica normal de la competencia por nuevos recursos y mercados. En el caso de Brasil, la sombra de las grandes petroleras estadounidenses está detrás de las denuncias contra Petrobras, contra el Partido de los Trabajadores y contra el expresidente Luis Inácio Lula da Silva.

Estas grandes empresas, decanas en la práctica de sobornar funcionarios y políticos en todo el mundo, “acostumbran a utilizar la sorprendente acusación de ‘corrupción’ contra todo tipo de competidores y adversarios que se interpongan en su camino”, escriben los analistas geopolíticos José Luis Fiori y William Nozaki, en una pieza titulada Petróleo, guerra y corrupción: entender Curitiba.

Nozaki es profesor de sociología en Sao Paulo y director técnico del Instituto de Estudios Estratégicos del Petróleo, Gas y Biocombustibles (INEEP), creado en 2018 por la Federación de Trabajadores Petroleros, para promover la investigación académica sobre asuntos relacionados con la agenda del sector del petróleo en Brasil y el mundo.

Luis Inácio Lula da Silva

Fiori es economista y coordinador del programa Poder global y geopolítica del capitalismo en la Universidad Federal de Río de Janeiro y también pertenece al INEEP. Publicó varios libros sobre geopolítica y es una de las voces más autorizadas sobre el tema en Brasil y en América Latina.

Curitiba es la ciudad del sur de Brasil donde residen los jueces y juzgados que promovieron la investigación conocida como Lava Jato (lavado rápido), que procesó y encarceló un centenar largo de políticos y empresarios, entre ellos al expresidente Luiz Inacio Lula da Silva.

En el trabajo mencionado comienzan a desvelar, con datos históricos y algunas proyecciones, las razones por las cuales fue posible descabalgar al Partido de los Trabajadores (PT) del gobierno, en base a acusaciones de corrupción que, más allá de algunos desvaríos, tienen visos de ser reales. Aunque realizan algunas conjeturas siempre discutibles, no caen en teorías conspirativas sino que se atienen a los hechos.

Su trabajo arranca con la formación de las Siete Hermanas, como se conoció a las grandes petroleras lideradas por Standard Oil (de John Rockefeller), que controlaban el mercado global de petróleo hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial. Recuerdan que el petróleo jugó un papel muy destacado en las guerras del siglo XX, lo que les permite asegurar la estrecha asociación entre la industria del petróleo y la industria de la guerra.

En efecto, el petróleo tuvo un papel decisivo en la Guerra del Pacífico desencadenada con el ataque japonés a Pearl Harbor en 1941 y en el ataque alemán a la Unión Soviética el mismo año, hasta la guerra del Golfo (1991), la guerra de Irak (2003), la invasión a Libia (2011) y la actual guerra en Siria. El petróleo puede ser considerado una commodity geopolítica.

Luego detallan quince casos en los cuales las grandes petroleras estuvieron involucradas en corrupción comprobada, ya sean empresas privadas o estatales. Citan la investigación del cientista político Paasha Mahdavi, quien constató en base a datos del Departamento de Justicia de EEUU, que un tercio de los 141 procesos de corrupción investigados entre 1977 y 2013 estaban relacionados con el sector petróleo y gas.

Partido de los Trabajadores (PT)

Luego se focalizan en Brasil. El caso del ingeniero Pedro Barusco, gerente de Servicios de Petrobras entre 1995 y 2010, es elocuente. En sus declaraciones ante la justicia, asegura que comenzó a recibir sobornos en 1997, como otros altos cargos de la petrolera, cuando gobernaba Fernando Henrique Cardoso, y estima que el PT recibió entre 150 y 200 millones de dólares entre 2003 y 2013.

Durante el Gobierno del PT, las propinas pasaron a ser pagadas por empresas “nacionales” como Odebrecht y OAS, dos de las mayores constructoras que se beneficiaron con licitaciones para obras de infraestructura. En ese período hubo un recambio de empresas nacionales por las extranjeras como abastecedoras de Petrobras, que ocupaba el segundo lugar entre sus pares del mundo.

Fiori y Nozaki establecen que “el descubrimiento de las reservas de petróleo en el presal en 2006 fue el momento decisivo en el que Brasil cambió la agenda geopolítica de los Estados Unidos”. Brasil pasa a ocupar “una posición destacada en tres de las siete prioridades estratégicas de la política energética de EEUU: como fuente de experiencia para la producción de biocombustibles; como socio clave para la exploración y producción de petróleo en aguas profundas; como territorio estratégico para la exploración del Atlántico Sur”.

Tres datos adicionales. El mercado del petróleo nunca se guió por la libre competencia, como aseguran los liberales, sino como “campo de guerra entre las grandes corporaciones y las grandes potencias”. La llamada “corrupción” fue desde siempre una práctica normal de la competencia por nuevos recursos y mercados. Y, por último, acusan de corrupción a los “adversarios que se interponen en su camino”.

Creo que el análisis de Fiori y Nozaki es interesante y probablemente ajustado a la realidad, pero adolece de un par de insuficiencias, muy similares a las que tuvieron las administraciones del PT, de la mano de Lula y Rousseff.

La primera es que nunca tuvieron en cuenta la realidad del mundo, la feroz competencia entre naciones y empresas. Lula fue elegido con el lema Lulinha paz y amor y ya siendo presidente repitió una y otra vez que “Brasil no tiene enemigos”. Llevó adelante una política de buenas relaciones con el Gobierno de Obama y de cooperación con los EEUU.

Aunque su gestión avanzó en la integración regional, como la Unasur y la CELAC, que excluyen a EEUU, no fue capaz de formular una política clara hacia la potencia que sigue considerando a la región como su patio trasero.

El segundo problema es que no fue capaz de reformar el sistema político y de partidos, y se adaptó a lo que ya existía con pequeños cambios. Confió en el empresariado brasileño, que muy pronto le dio la espalda. Su proyecto político de elevar a Brasil al rango de potencia global, estaba asentado en los pilares de las empresas semi-estatales (como Petrobras) y en las grandes empresas de origen brasileño pero con intereses globales.

El tiempo demostró que ambos errores tuvieron consecuencias desastrosas y se convirtieron en fuerzas depredadoras que terminaron por desbaratar la gestión de gobierno. Empresas y empresarios nunca tuvieron intención de dejar la corrupción estructural de lado, porque solo pensaban en sus pequeños intereses.

 

RAÚL ZIBECHI
SPUTNIK MUNDO

Seguir leyendo

Especial

La crisis del guano: gobiernos y gabinetes efímeros en el Perú del siglo XIX

Publicado

en

La crisis del guano: gobiernos y gabinetes efímeros en el Perú del siglo XIX

A mediados del siglo XIX, la economía de la naciente República del Perú dependía directamente de la recaudación de impuestos, aranceles y contribuciones producto de la exportación del guano. El mercado mundial exigía guano. Las grandes potencias capitalistas europeas exigían guano para poder mantener sus revoluciones industriales. Por ende, los precios del guano alcanzaron cifras astronómicas para la economía de aquel momento.

Pero, el ingreso de un producto de mayor calidad como el salitre, desmoronó como un débil castillo de naipes nuestras exportaciones de guano. Su preció cayó y nuestra economía se desplomó. Las consecuencias políticas se verán reflejadas en la existencia de una serie de gobiernos efímeros, otros de mayor duración, pero con gabinetes que cambiaban constantemente.

La crisis económica producto de la caída del precio mundial del guano, produjo un estancamiento económico-político que nos llevó directamente a la derrota en la Guerra contra Chile.

El 24 de octubre de 1862, el mariscal Miguel de San Román y Meza es elegido Presidente de la República. Tres días después, juramentó el gabinete presidido por el Dr. José Gregorio Paz Soldán. Un gabinete que duró 5 meses debido a la muerte del presidente el 3 de abril de 1863.

La crisis del guano: gobiernos y gabinetes efímeros en el Perú del siglo XIX

Ese mismo 3 de abril de 1863, se autoproclamó como presidente el mariscal Ramón Castilla y Marquesado, generando una crisis que duró hasta el 9 de abril cuando el general Pedro Diez-Canseco Corbacho es proclamado Presidente. Ese mismo día, juramentó el gabinete encabezado por el Dr. Juan Antonio Ribeyro. Este gabinete funcionó por cuatro meses, ya que el 2 de agosto de 1863 el presidente Diez-Canseco cesó en sus funciones.

Ese 2 de agosto de 1863 juramentó como Presidente el general Juan Antonio Pezet Rodríguez, quien no aceptó la renuncia de la mayoría de los ministros del Gabinete Ribeyro y, con pocos cambios, renovó su confianza en ellos. Pese a las renuncias y algunos recambios de ministros, el Dr. Juan Antonio Ribeyro presidió el gabinete hasta el 10 de agosto de 1864 cuando fue reemplazado por el señor Manuel Costas.

El gabinete Costas solo duró dos meses porque el 14 de octubre de 1864 juramentó como nuevo presidente del Consejo de Ministros el general José Allende. El gabinete Allende llegó a su final el 3 de abril de 1865 cuando el general Manuel Ignacio de Vivanco asume la Presidencia del Consejo de Ministros. Tres meses después, el 14 de julio de 1865, el señor Pedro José Calderón será nombrado como nuevo Presidente del Consejo de Ministros.

El 6 de noviembre de 1865, el general Pedro Diez-Canseco Corbacho entró a Lima y se proclamó Presidente de la República. Su objetivo era terminar con la crisis que atravesaba el país producto de las denuncias contra Pezet y sus ministros. En medio de ese caos, el coronel Juan Antonio Ugarteche se había autoproclamado Presidente del Consejo de Ministros (26 de setiembre de 1865) en la ciudad de Pisco.

La crisis no menguó y, el 26 de noviembre de 1865, el coronel Mariano Ignacio Prado Ochoa fue proclamado Jefe Supremo Provisorio de la República, quien prácticamente no tuvo gabinete, pero sí varias secretarías (que reemplazaban a los ministerios), siendo el voronel José Gálvez Egúsquiza una suerte de presidente de gabinete. La valiente muerte de Gálvez durante el combate del 2 de mayo de 1866, significó que ese cargo lo ocupe el general Prado Bustamante.

La crisis del guano: gobiernos y gabinetes efímeros en el Perú del siglo XIX

Mariano Ignacio Prado Ochoa, fue reconocido como Presidente Provisorio el 15 de febrero de 1867. El Dr. Pedro Paz Soldán será nombrado Presidente del Consejo de Ministros el 3 de junio de 1867. La crisis política parecía quedar atrás. Más aun cuando el 31 de agosto de 1867, Mariano Ignacio Prado Ochoa juramentó como Presidente Constitucional del Perú. El gabinete Paz Soldán llegó a su fin el 10 de octubre de 1867 ya que, el general Luis la Puerta de Mendoza fue nombrado nuevo Presidente del Consejo de Ministros.

Pero, estos cambios lo único que generaron fue una mayor crisis política. Las acusaciones de corrupción se daban en todas las direcciones. El Congreso de la República era un lugar de enfrentamientos diarios. Entonces, el general Luis la Puerta de Mendoza asume la Presidencia de la República en octubre de 1867. El nuevo gabinete presidido por el Dr. Pedro Paz Soldán trata de buscar una salida dialogada a la crisis. Pero, el caos se acrecentó.

El general Pedro Diez Canseco Corbacho se proclamó Presidente en Arequipa desde setiembre de 1867; entre el 7 y 8 de enero de 1868, el general Antonio Gutiérrez de la Fuente fue reconocido como Presidente Provisorio en Lima. Tras su renuncia, el coronel Francisco Diez Canseco se encargó del gobierno entre el 8 y 22 de enero de 1868.

Entre el 22 de enero y el 2 de agosto de 1868, el general Pedro Diez Canseco Corbacho fue reconocido como Presidente Provisorio. El Dr. José Luis Gómez Sánchez fue su primer presidente de gabinete. Luego fue el mariscal Luis Gutiérrez de la Fuente.

Esta crisis política de gobiernos breves y gabinetes mucho más breves fue producto de la caída del precio del guano en el mercado mundial. Nuestros ingresos por exportación de guano se desplomaron a niveles insospechados. El déficit presupuestal no se logró superar con estos cambios.

El Perú tenía una economía detenida o estacionada. Los cambios fueron solo parte de la práctica política de nuestro país. Presidentes que gozaban del aprecio de los congresistas quienes en todo momento imponían ministros amigos.

Cuando la economía entra en crisis, la política también lo hace. Esto último genera una crisis social. Es mejor la renuncia al cargo público que enfrentar una ola de crítica cada vez mayor. En las elecciones se verán los resultados de una política obstruccionista y de comprensión con las justas aspiraciones de las grandes mayorías. El Perú no es la excepción.

 

AUGUSTO LOSTAUNAU MOSCOL

Seguir leyendo

Especial

Arduo “camino hacia la libertad” en el Sáhara Occidental

Publicado

en

Arduo “camino hacia la libertad” en el Sáhara Occidental

La historia del Sáhara Occidental, la última colonia en África, es la historia de la violación flagrante del derecho internacional y de la persistencia de la ocupación militar durante cuatro décadas por parte de un país africano sobre otra nación africana.

Pero también es la historia de la violación sistemática de los derechos humanos, de miles de historias de familias separadas por la fuerza, de vidas y sueños robados, pero con un sabor de resistencia y la negativa del pueblo de este territorio a abdicar.

Desde los primeros días de la invasión del territorio por Marruecos en octubre de 1975, miles de saharauis huyeron de los bombardeos y asesinatos masivos, buscando refugio en la vecina Argelia bajo la protección y organización del movimiento de liberación saharaui, Frente Polisario.

Y todavía siguen allí, viviendo en el segundo campo de refugiados políticos más antiguo del mundo después de los palestinos. Para empeorar aún más la situación, el ejército marroquí construyó un muro militar de 2.700 km de largo sembrado de millones de minas terrestres y miles de soldados, intensificando así la separación de las familias.

La mujer saharaui siempre ha sido un fuerte pilar de la cultura nómada y beduina saharaui, no solo a nivel social, sino también en la participación política en la vida colectiva. Incluso fue consultada en situaciones de guerra, porque en la cultura tradicional saharaui, todos deben participar en la toma de decisiones, incluidos los niños, a los que se motiva desde una edad muy temprana a forjarse una personalidad fuerte, necesaria para enfrentarse a las dificultades del desierto.

Desde que comenzó la invasión, las mujeres y los jóvenes saharauis fueron los principales objetivos de la opresión marroquí, pero también fueron los primeros en levantarse y resistir con el rigor de la juventud, el apego a la identidad y el rechazo de la dominación y la agresión extranjeras.

MUJERES SAHARAUIS: EL MISMO SUFRIMIENTO, EL MISMO DESTINO

Elghalia Djimi y Mbarka Mehdi, dos mujeres de mediana edad reflejan la historia de este conflicto mal cubierto en los principales medios de comunicación. Mbarka huyó de la invasión con su familia cuando era niña, para vivir en los campos de refugiados. Es periodista en la televisión saharaui. Perdió de vista a muchos miembros de su familia que se quedaron en la ciudad ocupada de Smara desde 1975, y desde entonces no ha podido ver su tierra natal.

Al otro lado del muro militar, Elghalia vive en la capital ocupada del Sáhara Occidental, El Aaiún. Todavía era joven cuando se convirtió en víctima de desaparición forzada en una cárcel secreta marroquí durante 4 años, de 1987 a 1991. Después de su liberación, comenzó una larga y valiente lucha contra las violaciones de los derechos humanos en su país, convirtiéndose en vicepresidenta de una Asociación saharaui de derechos humanos que trabaja bajo la dominación colonial marroquí.

“Cuando vi las vergonzosas fotos de prisioneros iraquíes en Abou Ghraib en 2004, no me sorprendió realmente, porque viví humillaciones similares con muchos de mis compatriotas saharauis, hombres y mujeres, en un campo de detención secreto en El Aaiún, la capital del Sáhara Occidental, en 1987”, dice El Ghalia Djimi, condenando lo que describe como uso sistemático de la tortura y la opresión por parte de las autoridades marroquíes en su territorio, desde su ocupación hasta la fecha.

“Nada ha cambiado”, dice Elghalia. “La misma rancia actitud de negación de todos los derechos, la misma rancia arrogancia y crueldad se sigue ejerciendo hoy contra cualquier saharaui que se atreva a protestar contra la ocupación marroquí. Y esto sucede todos los días, pero nadie habla de ello, excepto las pocas organizaciones, observadores internacionales o periodistas que logran visitar el territorio en ese momento. ¡Aun así, rara vez se les escucha, si es que se les escucha alguna vez!”, añade.

De hecho, todas las organizaciones internacionales relevantes de derechos humanos, como Human Rights Watch, Amnistía Internacional, la Fundación Robert F. Kennedy, Front Line Defenders y muchas otras, han informado sobre estas violaciones en los últimos 20 años, frecuentemente con evidencias y pruebas muy contundentes de los abusos cometidos por funcionarios marroquíes. Sin embargo, las Naciones Unidas no protegen al pueblo del Sáhara Occidental, que todavía está en la lista de la Cuarta Comisión de Descolonización de la Asamblea General.

“Conozco a muchos compatriotas que fueron asesinados bajo tortura o debido a unas condiciones de detención inhumanas solo porque eran saharauis”, agrega Elghalia. “Mi propia abuela, de 60 años, falleció en un campo de detención secreto marroquí a mediados de la década de 1980, y todavía no sé cómo murió. ¿Quién es responsable de eso? ¿Y, ante todo, por qué fue detenida? Lo único que sé es que el Consejo Consultivo Marroquí para los Derechos Humanos, después de años de negar la relación del Estado con su desaparición, de repente, en 2010, puso su nombre en una lista de más de 350 saharauis que murieron en cárceles secretas entre 1975 y 1993. Pero, no se produjo ninguna reacción internacional tras ese reconocimiento de responsabilidad. A nadie parece importarle”, dijo con lágrimas resbaladizas en su mejilla, que limpió inmediatamente para no dar aspecto de debilidad.

OTRA CARA DE LA MONEDA

La historia de Mbarka Mehdi, es diferente. Contaba solo 6 años cuando tuvo que huir, en 1975, con algunos miembros de su familia, de los ataques militares marroquíes contra la ciudad ahora ocupada de Smara, para vivir desde entonces en los campos de refugiados en el suroeste de Argelia.

Los saharauis construyeron los únicos campos de refugiados del mundo completamente organizados y administrados por los propios refugiados. Constituyeron su Gobierno en el exilio, la República Saharaui, en 1976, para autoorganizarse en pequeñas ciudades o campamentos de refugiados que llevan el nombre de sus ciudades ocupadas que hubieron de abandonar.

Construyeron escuelas, hospitales, ministerios y administraciones para proporcionar lo básico a unos 200.000 refugiados. Y así dieron un ejemplo único de determinación y voluntad de resistir la ocupación extranjera, no solo a nivel político, sino a todos los niveles que preservan su identidad y cultura como una auténtica nación africana que lucha por la libertad, rechazando la dominación cultural y política o la rendición a un Marruecos fuertemente apoyado por Occidente.

“Yo era joven, pero podía ver y sentir un terror que aún vive en lo profundo de mí. En particular, tenía recuerdos borrosos de la atmósfera de pánico, gritos y largas noches de miedo que no podía entender, y principalmente recuerdo cómo tuvimos que huir de nuestra casa, dejando todo atrás, llevando solo la ropa que teníamos puesta y algunos otras cosas esenciales. Y, sobre todo, todavía recuerdo a mis primos, a quienes perdí de vista desde entonces, y a mis amigos y vecinos de la infancia, que murieron durante la invasión o años después en las cárceles”, dice Mbarka con una voz suave pero firme.

Describe los primeros días en los campos de refugiados con un brillo de nostalgia en los ojos, admitiendo que fueron días muy difíciles, porque hubo muchos sufrimientos que acompañaron el éxodo forzado de los refugiados, pero también días de un alto espíritu de resistencia, confraternización y humanidad.

“Era noviembre y diciembre de 1975. El desierto era cruel y frío, y realmente no teníamos nada para comer, beber o vestir. Sin embargo, recuerdo principalmente a aquellos orgullosos y generosos hombres y mujeres jóvenes que se ofrecieron como voluntarios para organizar nuestro pobre campamento, distribuyendo la escasa comida entre las familias, dando prioridad a los ancianos y niños y, al mismo tiempo, protegiéndonos de los ataques militares marroquíes. Eran los héroes y heroínas del movimiento de liberación saharaui POLISARIO, se convirtieron en mi inspiración. Y creo que su actitud explica el hecho de que mi generación deviniese ejemplar en todo, en estudios, en productividad y voluntariado, y en la determinación de continuar la lucha, porque lo hemos visto todo: la injusticia, la crueldad del invasor, la muerte y la negación de nuestros derechos más básicos, pero también la voluntad de levantarnos y luchar”, enfatiza Mbarka.

El Ghalia tiene otro enfoque de la historia que contar sobre la vida bajo ocupación. No podía olvidar cómo fue torturada y “tratada como un animal” en la cárcel secreta marroquí de PC-CM [Kalaat M´Gouna] en la capital del Sáhara Occidental.

“¿Te imaginas a hombres y mujeres jóvenes, viviendo durante 4 largos años con la misma ropa y la muda interior, con los ojos vendados y esposados en celdas pequeñas y sucias que habían sido utilizadas durante la época colonial española como pocilga para criar cerdos, sin ningún tipo de alimentación adecuada, medicinas o espacio para las necesidades higiénicas? Fuimos casi despojados de nuestra humanidad, si no fuera por la rabia de vivir y sobrevivir, y la voluntad de resistir su intento de quebrantar nuestra dignidad”.

Arduo “camino hacia la libertad” en el Sáhara Occidental

UNA COMUNIDAD INTERNACIONAL SORDA, MUDA Y CIEGA

Lo peor es que la comunidad internacional es indolente ante estas cuatro décadas de sufrimiento humano. En abril de 2013, Francia y España unieron sus fuerzas en el Consejo de Seguridad de la ONU para oponerse a un proyecto de resolución propuesto por los EE UU, en el que Washington, por primera vez, apoyaba la demanda internacionalmente exigida de incluir la supervisión permanente, independiente y exhaustiva de los derechos humanos en el mandato de la misión de la ONU en el Sáhara Occidental.

Francia, que juega el papel de defensor de la democracia y los derechos humanos en muchos otros conflictos y crisis, como en Libia o Malí, siempre ha sido manifiesta y ferozmente hostil a estos mismos principios en lo que respecta a los derechos humanos en el Sáhara Occidental.

El Enviado Personal del Secretario General de las Naciones Unidas para el Sáhara Occidental, embajador Christopher Ross, estaba alarmado por el estancamiento persistente de la situación e intentó, en sus dos últimos informes al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, llamar la atención de los Estados miembros sobre el peligro de “mantener el statu quo” en esta última colonia en África, especialmente después de la explosión de conflictos, disturbios y terrorismo en países del Sahel, como Malí, pero también en Libia, y la posible influencia que esta situación puede tener en el Sáhara Occidental.

Con razón, dijo que fue un error pensar que el estancamiento beneficiaría a alguien. Terminó renunciando a su cargo en 2015, después de haber sido boicoteado por Marruecos y no respaldado realmente por la ONU o por los principales miembros permanentes del Consejo de Seguridad.

El nuevo secretario general de la ONU, Antonio Guterres, nombró al expresidente alemán, Hans Köhler, como su enviado personal. Este político europeo logró organizar dos rondas de conversaciones directas entre las dos partes en conflicto, el Reino de Marruecos y la República Saharaui (RASD), con la participación de los dos países vecinos, Argelia y Mauritania. Pero nuevamente, solo pasó un año en su puesto antes de llegar a la conclusión de que el verdadero problema radica en la renuencia de la llamada comunidad internacional para implementar el derecho internacional. Guterres dijo claramente en su último informe al Consejo de Seguridad, en abril de 2019, que: “Una solución al conflicto es posible. Sin embargo, encontrar una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable que permita la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental requerirá una fuerte voluntad política no solo de los partidos y los Estados vecinos, sino también de la comunidad internacional” (S/2019/282. Párr.: 73).

Aparentemente, tanto Guterres como Köhler intentaron hacer algo con respecto a la grave situación de los derechos humanos, al menos presionando al Consejo para que incluyera la supervisión y la protección de los derechos humanos en el mandato de la Misión de la ONU para el referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO), vigente desde 1991, y ampliamente criticada por las organizaciones internacionales de derechos humanos porque hasta ahora no ha logrado cumplir su mandato inicial. Finalmente, Köhler dimitió el 22 de mayo pasado. Las razones concretas dadas por Guterres para explicar esa renuncia carecen de relevancia, pues la situación misma lo dice todo.

“¡NO NOS VEN PORQUE NO PONEMOS BOMBAS!”

“Es peligroso jugar con el destino, los sentimientos y la paciencia de la gente”, afirma Mbarka. Y cree que los jóvenes saharauis “muy bien pueden perder la paciencia y optar por la violencia para liberar a su país”. No ven esperanzas de futuro; no ven una verdadera reacción por parte de la llamada comunidad internacional, solo conversaciones y palabras vacías y resoluciones que no resuelven nada”.

En las zonas ocupadas, en el lado occidental del muro militar marroquí, Elghalia comparte la misma opinión y cree que la opresión y la inaudita violencia marroquí contra manifestantes pacíficos saharauis tienen como objetivo empujar a la generación joven a la violencia. “Así es como lo entiendo, de lo contrario resulta incomprensible”, señala.

Esta posibilidad es especialmente peligrosa porque toda la región del norte de África está en ebullición. “Túnez y Egipto son ejemplos que los jóvenes miran”, dijo Hamdi Toubali -un saharaui de 27 años que marchó a los campos de refugiados en 2005 huyendo de la persecución policial en El Aaiún-, cuando se le pidió que comentara la falta de atención que la comunidad internacional parece prestar a la lucha y las actividades pacíficas de él y sus amigos.

“Simplemente, no nos ven; sencillamente, no les importa. Tal vez sea porque protestamos pacíficamente contra el muro marroquí y la ocupación marroquí en lugar de hacer estallar bombas o derramar sangre en las calles marroquíes. Y esto es realmente lamentable”, se queja Hamdi, subrayando que la mayoría de los jóvenes saharauis creen que reanudar la lucha armada legítima puede ser la única opción que la comunidad internacional deja a los saharauis, aunque siguen manteniendo el espíritu de disciplina y el compromiso con la estrategia pacífica general de la dirección saharaui.

NO HAY LUZ AL FINAL DEL TÚNEL

La actitud y la posición marroquí permanecen inalteradas: una negativa total a aceptar cualquier tipo de solución que pueda dar al pueblo saharaui la posibilidad de independencia. El rey marroquí nunca deja de subrayarlo, en todos sus discursos, especialmente el del 9 de octubre de 2009, en el que enfatizó la determinación de su país de mantener la ocupación, afirmando que “se es patriota o se es traidor. No hay otra posibilidad. No se puede disfrutar de los derechos y privilegios de la ciudadanía solo para abusar de ellos y conspirar con los enemigos de la patria”.

Por supuesto, las declaraciones de su majestad son recogidas de inmediato por las diferentes autoridades marroquíes y traducidas en actos de violencia, discriminación y opresión contra cualquiera que se atreva a oponerse a la voluntad del rey, los saharauis en primer lugar.

La historia del Sáhara Occidental y las historias individuales de miles de saharauis como Elghalia, Mbarka o Hamdi quedarán como una deshonrosa vergüenza en los anales de la ONU y la comunidad internacional. Constituye un desafío al derecho internacional, por supuesto, pero también es un desafío para todos aquellos que piensan que el Estado de derecho, la democracia, la justicia social y los principios humanos deben prevalecer sobre la ley de la jungla que las grandes potencias siempre intentan imponer a la humanidad.

Mas el “camino hacia la libertad” nunca ha sido fácil de recorrer. “Requiere luchas y sacrificios amargos, especialmente de las naciones africanas que siempre han sido despreciadas y subestimadas por sus opresores”, ratifica Elghalia; y añade que su generación no tiene otra opción que “mantener la lucha para que nuestros hijos puedan recuperar su tierra y su dignidad en el futuro, porque nosotros podremos morir antes de disfrutar de la libertad, pero si es así, moriremos de pie”.

Original en inglés: Arduous “walk to freedom” in Western Sahara. Publicado en Pravda y Tlaxcala. Traducción: Luis Portillo Pasqual del Riquelme.

 

MALAININ LAKHAL
ALAINET.ORG

Seguir leyendo
Publicidad

Lo más reciente

César Hinostroza Pariachi César Hinostroza Pariachi
Políticahace 37 min

Cuellos Blancos tomarán el TC

El abogado del IDL, Juan José Quispe, indicó que el inminente nombramiento de los nuevos magistrados del Tribunal Constitucional (TC)...

Ernesto Araujo Ramos de Rosas - Joaquín Ramírez Ernesto Araujo Ramos de Rosas - Joaquín Ramírez
Políticahace 37 min

Hallan muerto a juez que veía el caso de Joaquín Ramírez

Se trata del titular del Juzgado Unipersonal Penal Supraprovincial de Chepén, magistrado Ernesto Araujo Ramos de Rosas, quien fue encontrado...

Manuel Rodríguez Cuadros Manuel Rodríguez Cuadros
Políticahace 38 min

Comisión de Venecia hará asesoría jurídica

La Comisión de Venecia no tiene ninguna fuerza de carácter jurisdiccional y sus opiniones no son vinculantes ni dirimentes, señaló...

Rector de la UNMSM tiene plazo de 15 días Rector de la UNMSM tiene plazo de 15 días
Políticahace 39 min

Rector de la UNMSM tiene plazo de 15 días

La asamblea de estudiantes de la UNMSM le ha dado un plazo al rector Orestes Cachay para que en quince...

Pedro Barreto Pedro Barreto
Políticahace 41 min

Hay que agilizar procesos y el diálogo por el bien del país

El cardenal Pedro Barreto, obispo de Huancayo, llamó a agilizar los procesos y lograr un diálogo alturado y respetuoso por...

Walter Albán Walter Albán
Políticahace 42 min

Se está forzando elección de magistrados para el TC

Walter Albán, ex defensor del pueblo, cuestionó la celeridad en el proceso de selección de los candidatos a magistrados para...

Tribunal Constitucional Tribunal Constitucional
Políticahace 43 min

Así se elegirá a sus nuevos integrantes en el Congreso

El Congreso de la República convocó para el lunes 30 de setiembre a sesión de pleno para la elección de...

Gustavo Espinoza Montesinos - Con la esperanza Viva Gustavo Espinoza Montesinos - Con la esperanza Viva
Políticahace 43 min

La Larga Marcha de Gustavo

Hace unos días terminé la lectura del reciente libro de Gustavo Espinoza Montesinos: Con la esperanza viva. Memorias de un...

iShop Perú inaugura su segunda tienda en San Borja iShop Perú inaugura su segunda tienda en San Borja
Actualidadhace 44 min

iShop Perú inaugura su segunda tienda en San Borja

iShop Perú, Apple Premium Reseller, inauguró su decimonovena tienda en San Borja, la cual está ubicada en el Centro Comercial...

Que se vayan todos, pero no se lleven las empresas Que se vayan todos, pero no se lleven las empresas
Políticahace 44 min

Que se vayan todos, pero no se lleven las empresas

El presidente Martín Vizcarra, anunció la semana pasada ante pobladores de Carabayllo, mientras inauguraba un expediente técnico, que Sedapal no...

Anuncio
Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.